Para proteger la biodiversidad se deben respetar los derechos de los pueblos indígenas

Guardiana de la selva © Nathalie Weemaels

Un millón de especies animales y vegetales se extinguirán si no actuamos para proteger la biodiversidad. La Conferencia sobre la Diversidad Biológica de la ONU tiene el plan de declarar en diciembre que el 30% de la superficie del planeta debe estar protegida en todo el mundo para 2030. Dicho plan es sin embargo controvertido.

Noti­cias y actuali­zaciones Petición

Para: Secretaria Ejecutiva del CDB, Elizabeth Maruma Mrema, y Estados miembros de CDB

“A la Convención de Biodiversidad CBD: para proteger la biodiversidad deben respetar los derechos de los pueblos indígenas.”

Leer la carta

Las áreas protegidas pueden desempeñar un papel importante en la conservación de la biodiversidad y el clima, pero no constituyen una solución mágica.

La estrategia de poner bajo protección "30 por ciento para 2030" alarman entre a ecologistas y activistas de los derechos humanos: unos 300 millones de personas podrían verse afectados y sufrir consecuencias si la tierra en la que a menudo viven en armonía con la naturaleza durante muchas generaciones se convierte de repente en"protegida".

Áreas protegidas, como parques nacionales, obedecen a veces al concepto "fortaleza” de conservación de la naturaleza". Este se rige por una estricta separación de los seres humanos y la naturaleza, e involucra la participación de guardas forestales armados. En numerosas áreas protegidas ha habido violaciones de derechos humanos e incluso asesinatos.

"Hay que detener este futuro acaparamiento de tierras", afirma Ladislas Désiré Ndembet, de la ONG camerunesa Synaparcam.

¿Más áreas protegidas pueden salvar la biodiversidad? Es dudoso. El objetivo del 30% es completamente arbitrario.

A pesar de su número creciente, la crisis climática y de biodiversidad se están intensificando. Tiene sentido asegurar la protección de la biodiversidad en zonas donde es más abundante. Entre ellas las selvas tropicales.

Los derechos, los conocimientos y el modo de vida de los pueblos indígenas y otras comunidades locales son cruciales en este terreno y, por tanto, deben respetarse. Además, los pueblos indígenas deben contar con financiación para trabajar sobre esta temática y contar con derechos de codeterminación verdaderos en la escena internacional.

También es imperativo que superemos nuestra actual forma de vivir y de hacer negocios, basada en el consumo excesivo de materias primas, productos agrícolas y energía.

Ante la crisis de extinción, necesitamos soluciones eficaces en lugar de conceptos inadecuados. Por favor, pide a la comunidad internacional que refuerce los derechos de los pueblos indígenas.

Carta

Para: Secretaria Ejecutiva del CDB, Elizabeth Maruma Mrema, y Estados miembros de CDB

Estimada Sra. Maruma Mrema, Secretaria Ejecutiva:

El colapso de la biodiversidad es una de las crisis de nuestro tiempo, junto con la crisis climática. Ambas exigen reformas profundas y una acción audaz por parte de nuestra sociedad.

Las áreas protegidas y "otras medidas efectivas de conservación basadas en Áreas Protegidas" (OECM, por sus siglas en inglés) desempeñan un papel importante en la conservación de la biodiversidad y los ecosistemas, pero conllevan riesgos significativos. El objetivo del Marco Mundial para la Biodiversidad después de 2020 de proteger el 30% de las tierras del mundo para 2030 plantea varias amenazas.

- Muchas áreas protegidas y OECM están asociadas a la violencia, el empobrecimiento y el desplazamiento, especialmente de grupos de población que han vivido en armonía con la naturaleza durante generaciones. El precio de la conservación de la naturaleza sería entonces la violación de los derechos humanos. "30 por 30" tiene el potencial de ser el mayor acaparamiento de tierras de la historia.

- Muchas áreas protegidas y OECM hacen poco para conservar la naturaleza; su establecimiento sólo sirve de coartada y distrae de las medidas efectivas.

- Objetivos como el 30% o incluso el 50% se basan obviamente en consideraciones políticas y no en hechos científicos.

- La creación y gestión de áreas protegidas y OECM promete beneficios a grandes organizaciones y empresas, a menudo occidentales, y ayuda a estas últimas a continuar con su modelo de negocio perjudicial para el clima a través de "soluciones basadas en la naturaleza" que ocupan tierras.

- La gestión de las áreas protegidas y de los OECM no suele tener en cuenta las especificidades regionales y locales.

Al mismo tiempo, cada vez se reconoce más, con el respaldo de la ciencia, que la naturaleza se preserva mejor donde viven los pueblos indígenas y las comunidades locales y donde se protegen sus derechos.

Por lo tanto, le pedimos:

- Reforzar los derechos de los pueblos indígenas y las comunidades locales. Implica garantías de los derechos sobre los bosques y la tierra, el derecho al consentimiento libre, previo e informado, la protección contra la violencia y el desplazamiento y la participación equitativa en el desarrollo económico y social.

- Reforzar el papel de pueblos indígenas y comunidades locales en las negociaciones nacionales e internacionales y en la aplicación o el seguimiento de las decisiones adoptadas. Deben incorporarse los conocimientos tradicionales indígenas.

- Trabajar para garantizar que los pueblos indígenas y las comunidades locales reciban una mejor financiación para que puedan cumplir realmente su papel de guardianes de la naturaleza.

- Trabajar para combatir las causas profundas de la crisis de la biodiversidad, en particular la explotación de los recursos y el consumo excesivo.

Atentamente,

Información breve sobre el tema Biodiversidad

La biodiversidad o diversidad biológica abarca tres ámbitos estrechamente relacionados: la diversidad de las especies, la diversidad genética dentro de las especies y la diversidad de los ecosistemas, como bosques u océanos. Cada especie forma parte de una red de relaciones muy compleja. La extinción de una especie repercute en muchas otras y en ecosistemas enteros.

En todo el mundo se han descrito ya casi 2 millones de especies; se estima que la cantidad es mucho más elevada. Las selvas tropicales y los arrecifes de coral se encuentran entre los ecosistemas más ricos en especies y más complejos del planeta. Cerca de la mitad de las especies animales y vegetales viven en las selvas tropicales.

Es crucial proteger la biodiversidad por sí misma. Y también porque es nuestro medio de vida. Todos los días utilizamos alimentos, agua potable, medicamentos, energía, ropa o materiales de construcción. Los ecosistemas intactos garantizan la polinización de las plantas y la fertilidad del suelo, nos protegen de catástrofes medioambientales como inundaciones o corrimientos de tierra, purifican el agua y el aire y almacenan el CO2 dañino para el clima.

La naturaleza es también el hogar y al mismo tiempo un lugar de valor espiritual para muchos pueblos indígenas. Estos últimos son los mejores cuidadores de las selvas tropicales, porque los ecosistemas particularmente intactos se encuentran en los hábitats de las comunidades indígenas.

La conexión entre la pérdida de biodiversidad y la propagación de pandemias no es algo nuevo, de lo que nos diéramos cuenta recién con la pandemia del Coronavirus. Una naturaleza intacta y diversa nos protege contra enfermedades y nuevas pandemias.

 

Los efectos de la pérdida de biodiversidad: hambre y crisis climática

La salud de la naturaleza se ha deteriorado drásticamente en todo el mundo. Alrededor de un millón de especies animales y vegetales están amenazadas de extinción en las próximas décadas. En la Lista Roja de la UICN de la Unión Mundial para la Naturaleza, 37.400 especies de animales y plantas están actualmente en peligro de extinción. ¡Un récord dramático! Los expertos hablan de una sexta extinción masiva en la historia de la Tierra: la tasa de extinción de especies a nivel mundial es cientos de veces superior a la de los últimos 10 millones de años, debido a la actividad humana.

Muchos de los ecosistemas del mundo también están en peligro: el 75% de la superficie terrestre y el 66% de la superficie marina. Sólo el 3% está ecológicamente intacto, por ejemplo, partes del Amazonas y la cuenca del Congo. Los ecosistemas ricos en especies, como los bosques tropicales y los arrecifes de coral, están especialmente dañados. Cerca del 50% de los bosques tropicales han sido destruidos en los últimos 30 años. La mortalidad de los corales sigue aumentando debido al incremento de la temperatura global. 

Las principales causas de la disminución masiva de la biodiversidad son: la destrucción del hábitat, la agricultura intensiva, la sobrepesca, la caza furtiva y el calentamiento global. En todo el mundo se invierten unos 500.000 millones de dólares al año en la destrucción de la naturaleza: en agricultura industrial, subvenciones al petróleo y al carbón, deforestación y otras.

La pérdida de biodiversidad tiene graves consecuencias sociales y económicas, y la explotación de los recursos naturales pone en peligro la vida de miles de millones de personas en el Sur global. La ONU sólo puede alcanzar sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible - por ejemplo la lucha contra el hambre y la pobreza - conservando la biodiversidad en todo el mundo y si se maneja de forma sostenible para las generaciones futuras. 

Sin la conservación de la biodiversidad, la protección del clima también se ve amenazada. La destrucción de las selvas tropicales y las turberas -importantes almacenes de CO2- alimenta aún más el cambio climático.

La solución: ¡menos es más!

Los recursos naturales de la Tierra no están disponibles en cantidades ilimitadas. Los seres humanos consumimos a un ritmo como si tuviéramos dos planetas iguales a la Tierra, y si seguimos igual, para 2050 estaremos consumiendo recursos como si tuviéramos tres. Para conservar la biodiversidad, base de la vida, debemos aumentar la presión política.

Y también podemos hacer mucho en nuestra vida cotidiana.

Siguiendo estos consejos, ayudas a proteger la biodiversidad:

  1. Elije con más frecuencia una dieta vegetal: pon en tu plato más verduras y frutas, o preferiblemente elimina el consumo de carne. Aproximadamente el 80% de las tierras agrícolas del mundo se destinan a la agricultura intensiva y al cultivo de pienso animal.
  2. Local y orgánico: los alimentos producidos orgánicamente evitan extensos monocultivos y, consecuentemente, el uso de pesticidas. Comprar productos locales y regionales también supone el ahorro una gran cantidad de energía.
  3. consciente acerca de tu estilo de vida: ¿Necesito ropa o un teléfono móvil nuevo? ¿Puedo usar segunda mano? Hay buenas alternativas a productos con aceite de palma o madera tropical. Las mascotas que provienen de países tropicales, como los loros o los reptiles, son un tabú.
  4. Calcula aquí tu huella ecológica 
  5. Protege las abejas: en tu balcón o jardín, puedes mantener felices las abejas y otros insectos con una variedad de sabrosas plantas y flores. Si no tienes  jardín o mano verde, puedes participar en algún proyecto de conservación de la naturaleza en tu localidad o región.
  6. Apoya las manifestaciones en favor de la naturaleza: participando en manifestaciones, firmando peticiones contra el calentamiento global o exigiendo cambios sobre temas como la agricultura industrial o la defensa de las selvas tropicales son maneras de presionar a los políticos, quienes también son responsables de la protección de la biodiversidad.

Lee aquí por qué se extinguen tantas especies antes de ser descubiertas.

 

 

Noti­cias y actuali­zaciones

¿Cuántas zonas protegidas hay?

En junio de 2022, había 253.368 áreas protegidas en todo el mundo. En total, unos 21 millones de kilómetros cuadrados. Equivale a cinco veces la superficie de la Unión Europea. El plan de la ONU de proteger el "30 por ciento para 2030" duplicaría aproximadamente dicha superficie.

¿Qué tipos de zonas protegidas hay?

En todo el mundo hay numerosos tipos y categorías de áreas protegidas. Se diferencian principalmente por aquéllo que se considera digno de protección en cada caso, por quién es responsable, por lo que está permitido y por lo que está prohibido. He aquí una visión general.

En España hay por ejemplo más de 1600 espacios protegidos bajo alguna de las figuras existentes [152 parques naturales y 16 parques nacionales y otros espacios como 291 reservas naturales, 359 monumentos naturales, 61 paisajes protegidos y 2 áreas marinas, a los que se suman más de 800 espacios destacados por las diferentes comunidades autónomas]. En Alemania, el espectro de áreas protegidas abarca desde santuarios de aves y zonas de protección del paisaje hasta parques nacionales y reservas de la biosfera. La denominación Natura 2000 es la común en las áreas protegidas de la UE.

A nivel internacional, los sitios del Patrimonio Mundial y las Reservas del Hombre y la Biosfera de la UNESCO y los humedales de importancia internacional de Ramsar desempeñan un papel destacado. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) clasifica las áreas protegidas en seis categorías.

El Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) habla de "áreas protegidas" y "otras medidas eficaces de conservación basadas en áreas".

¿Por qué el tema de las áreas protegidas es controvertido en estos momentos?

Uno de los principales impulsores del debate actual es el plan de la ONU y de muchos países de someter el 30% de la superficie de la Tierra a la conservación de la naturaleza. El WWF y algunos miembros de la comunidad científica piden incluso que se proteja el 50%.

Con motivo de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Biodiversidad que se celebrará en diciembre de 2022 en Montreal (Canadá), el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) apuesta por el de poner bajo conservación el 30 por ciento de la superficie de la Tierra y de los océanos para 2030.

Se pretende que este "Marco Mundial para la Biodiversidad después de 2020" marcará la política internacional de conservación de la naturaleza durante décadas, mucho más allá de 2030. Las malas decisiones serán difíciles de corregir.

¿Cómo se estableció el objetivo del 30%?

Ya en 2011, la comunidad internacional se había fijado un objetivo: para 2020, la naturaleza de al menos el 17% de la superficie terrestre y las aguas interiores y el 10% de las costas y los mares deberían estar bajo protección. Sin embargo, ninguno de estos objetivos de Aichi se alcanzó plenamente. Lo mismo que ocurre con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Podemos ver, sin temor a equivocarnos, que la cifra de 30% es una herramienta de marketing. En cualquier caso, la cifra no tiene ninguna base científica. En junio de 2022, un estudio publicado en la revista Science situaba el objetivo de protección en el 44% de la superficie terrestre, un espacio habitado también por 1.800 millones de personas. El popular biólogo y escritor Edward O. Wilson planteó el objetivo de "la mitad de la Tierra", que implica compartir el planeta de forma justa entre la naturaleza y los seres humanos

Sin embargo, según un estudio de 2020, bastaría con aumentar las zonas protegidas en un 2,3% para proteger a casi todas las especies raras y amenazadas. Cabe destacar que los autores del estudio apoyan, no obstante, el objetivo del 30%.

¿Tiene sentido establecer este porcentaje?

Es discutible. Se podría alcanzar ese 30% protegiendo el Sáhara y el norte de Canadá y Siberia, pero no sería muy efectivo para proteger la biodiversidad. Pues allí vive poca gente y sería relativamente fácil evitar conflictos sociales.

Para marcar una diferencia con un objetivo como el del 30 por ciento, lo que hay que proteger son las regiones con un elevado nivel de biodiversidad. Pero resulta que en las mismas viven cientos de millones de personas que podrían por ese motivo verse privadas de derechos. Aún más, la mayor biodiversidad suele encontrarse en las tierras tradicionales de los pueblos indígenas y otros grupos de población marginados. Por tanto, sus medios de vida y sus culturas corren un especial peligro.

Por otra parte, la cifra del 30% podría alcanzarse ya hoy si se protegieran los territorios indígenas. Para ello, la ONU y otras organizaciones tendrían que reconocer que el modo de vida indígena puede contribuir de forma crucial a la conservación de la naturaleza.

¿Cómo encaja "30 por 30" con la justicia global?

En pocas palabras: los países del Norte global se enriquecieron porque no tuvieron reparos en explotar a otros pueblos y la naturaleza. Son los mayores responsables de las crisis de biodiversidad y del clima. Ahora, para que estas crisis no se agraven hay que proteger grandes extensiones del planeta. Dado que la naturaleza virgen y la mayor biodiversidad se encuentran todavía en los países tropicales más pobres, son estos los que deberán soportar la mayor carga al poner zonas bajo estricta protección en lugar de poder utilizar los recursos de que disponen. Y se pide sacrificios a los más desfavorecidos, mientras los ricos apenas limitan su consumo de recursos.

¿Quiénes pueden quedar perjudicados por el establecimiento de zonas protegidas y objetivos como el de "30 por 30"?

Tememos que las comunidades indígenas y locales puedan terminar perdiendo. Hasta 300 millones de personas podrían sufrir si las tierras en la que han vivido en armonía con la naturaleza durante muchas generaciones fuera de repente sometida a "protección". (Al 50%, más de mil millones de personas se verían afectadas).

El sitio medioambiental Mongabay escribe que el objetivo "30 por 30" se ha convertido en un "campo de batalla de la conservación".

En resumen: "30 por 30" plantea un enfoque neocolonial, de "conservación de fortaleza" militarizado, que no contempla a la población local, mayoritariamente indígena, sino que la oprime, la margina aún más y viola sus derechos. Las experiencias de las áreas protegidas, especialmente en África y Asia, son motivo de preocupación. La creación de 34 áreas protegidas en la cuenca del Congo, provocó por ejemplo 26 casos de desplazamiento de comunidades locales sin compensación.

En Tanzania, el pueblo indígena maasai está sufriendo desplazamientos y violencia porque el gobierno quiere ampliar el Área de Conservación del Ngorongoro (NCA) para promover el turismo. Salva la Selva está difundiendo una campaña para exigir protección de los derechos del pueblo maasai mediante una petición.

"30 por 30" se apoya en una actitud occidental hacia la naturaleza y la conservación e ignora la concepción indígena del mundo y el conocimiento.

¿Quién se beneficia?

El establecimiento y la gestión de áreas protegidas y "otras medidas eficaces de conservación basadas en Áreas Protegidas" pueden ser un modelo de negocio lucrativo para las empresas y las grandes organizaciones ambientales. Las personas críticas con este enfoque lo ven como una nueva fuente de financiación para la "industria de la conservación". Incluyen la compensación de emisiones de carbono y las "soluciones basadas en la naturaleza", como la plantación de árboles al por mayor, una medida que también se defiende para la protección del clima.

Las áreas protegidas, como los parques nacionales, ya se gestionan como asociaciones público-privadas (APP): en este proceso, los Estados ceden su responsabilidad, pero también su control, a empresas u organizaciones no gubernamentales.

Fundada por el multimillonario holandés Paul Fentener van Vlissingen, la organización African Parks gestionará 22 parques nacionales en 2022 en 12 países africanos, con una superficie de más de 20 millones de hectáreas (a modo de comparación, el Reino Unido tiene una superficie de 24,3 millones de hectáreas). La organización pretende aumentar el número de parques que gestiona hasta 30 en 2030. Según el sitio web de la empresa, persigue "un claro enfoque empresarial para conservar la vida salvaje de África y las zonas silvestres restantes". El presidente de la organización es el príncipe inglés Harry, duque de Sussex.

¿Qué otras medidas está aplicando el CDB?

El borrador del Marco Mundial para la Biodiversidad después de 2020 menciona, entre otras cosas, las áreas protegidas, las "soluciones basadas en la naturaleza" contra el cambio climático, el comercio de especies silvestres, la contaminación ambiental como el plástico, los "derechos de la naturaleza" y el fin de las subvenciones gubernamentales perjudiciales para el medio ambiente.

Su visión es "vivir en armonía con la naturaleza" en 2050. Para ello será necesario transformar los sistemas económicos, sociales y financieros.

Aunque el borrador menciona los derechos de los pueblos indígenas y las comunidades locales, los conocimientos tradicionales y los derechos de las mujeres y las niñas, las ONG temen que se desatiendan.

Con el telón de fondo de la pandemia de Covid, es probable que el reconocimiento de que las pandemias y la degradación del medio ambiente están reladionadas sirva de base para las negociaciones, por ejemplo, bajo la rúbrica de "Una sola salud".

Un punto de fricción es la financiación. Los países ricos, culpables de gran parte de la crisis de extinción, tienen la responsabilidad de aportar miles de millones de dólares. Sin embargo, es dudoso que lo hagan. Como hemos visto en el caso de la protección del clima, ni siquiera se cumplen promesas muy pequeñas para alcanzar medidas eficaces.

Lo que está claro es que los objetivos fijados para 2020 se incumplen por un amplio margen. Por lo tanto, el punto de partida de las negociaciones para el periodo hasta 2030 es un fracaso. Algunos Estados miembros incluso cuestionan el sentido de unos objetivos más estrictos debido a la falta de aplicación y financiación de los objetivos anteriores.

¿Por qué está amenazada la biodiversidad?

El ritmo de extinción al que asistimos actualmente se produjo por última vez hace 66 millones de años, cuando desaparecieron los dinosaurios. Esta sexta extinción masiva en la historia de nuestro planeta la causamos nosotros y no el impacto de un asteroide. Los seres humanos estamos alterando y destruyendo los hábitats de plantas y animales, cazando, cazando furtivamente, contaminando el medio ambiente con toxinas y arruinando el clima de tal manera que muchas especies no pueden adaptarse.

Más información sobre biodiversidad.

¿Qué importancia tiene la Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica, COP 15?

¡Extraordinaria!

Podemos intervenir y evitar que ocurran cosas peores. Necesitamos medidas drásticas rápidamente. La COP 15 de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica marcará el rumbo de la conservación de las especies en las próximas décadas.

El país anfitrión, China, sólo ha invitado a ministros en lugar de jefes de Estado y de gobierno y es un motivo de preocupación. De este modo, el gobierno de Pekín parece querer trivializar el asunto. (Formalmente, China acoge la COP 15, pero debido a la pandemia de Covid, se celebra en Canadá, donde tiene su sede el CDB).


Éxito · 30 nov 2022

Panamá: propuestas locales en defensa de los bosques que funcionan

Un grupo de personas de la Alianza en Defensa de la Cuenca del Río Santa María recibe la sanción de la Ley 339 que declara Patrimonio Natural Nacional y Área Protegida Hidrológica a cargo del Presidente Laurentino Cortizo Cohen

Durante más de 10 años, comunidades campesinas, ecologistas y académicos trabajaron para conseguir una ley que protegiera adecuadamente la Cuenca del Río Santa María, en Panamá. Y lo han conseguido.

A la publicación
Footnotes

afirma Ladislas Désiré NdembetEl 30% del territorio a conservar es demasiado para nuestros países pobres o en vías de desarrollo, como los de África o Gabón, de donde procedo. Este proyecto reforzará la mala gobernanza que ya sufrimos. Aumentará la corrupción y la pobreza porque el fenómeno del acaparamiento de tierras será mayor.

En 2002, Gabón dedicó el 11% de su territorio a la creación de 13 parques nacionales. Se hicieron numerosas promesas a las poblaciones indígenas y a las comunidades locales en términos de desarrollo, incluido el ecoturismo. Hasta la fecha, nada de esto ha sucedido. Las comunidades ribereñas siguen sufriendo en la miseria y la pobreza. Este porcentaje no ha dejado de aumentar con las exigencias internacionales y las promesas de compensaciones de carbono.

Desde 2012, la tierra se ha puesto a disposición de las agroindustrias y otros inversores en créditos de carbono. No, esto no puede continuar. Hay que detener este futuro acaparamiento de tierras. En nuestro país, donde el dominio rural no está definido en absoluto, un proyecto así empujará literalmente a las poblaciones indígenas y a las comunidades locales a la precariedad absoluta.

Lo único que puedo decir a este macabro proyecto es que es absolutamente necesario luchar.


son cruciales

Los estudios demuestran que la naturaleza está en mejores condiciones allí donde los pueblos indígenas y las comunidades locales están a cargo y tienen derechos sobre la tierra.

Según el Informe 2021 sobre los Territorios de la Vida, si las tierras que gestionan se sumaran a las áreas protegidas oficiales (17% de la Tierra), el 31% de la Tierra estaría ya bajo protección.

En otras palabras, si todas las tierras indígenas -que albergan el 80% de la biodiversidad mundial- fueran reconocidas y aseguradas, se cumpliría el objetivo del 30%. Esto subraya que los derechos indígenas y la protección de la biodiversidad están estrechamente relacionados.


comunidad internacionalLa "comunidad internacional" engloba en este caso a los Estados miembros del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB). El CDB tiene su sede en Montreal (Canadá).

Esta petición está disponible en los siguientes idiomas:

62.640 participantes

Con tu ayuda al­can­za­mos las 100.000:

Sus datos sólo se utilizan en el marco de nuestras campañas. Sus datos no se entregan a terceros. Le informaremos sobre futuras campañas.

Actividad Reciente

Suscríbete ahora al boletín de Salva la Selva

Recibirás alertas de acción y actualizaciones - ¡con tu ayuda seguimos salvando la selva!