La conservación de los bosques juega un papel clave para contener el cambio climático y por ello es urgente e imperativo su mantenimiento y protección. Actualmente la tasa de deforestación mundial es causa del 17% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero.

Para contribuir a la conservación de los bosques, se está discutiendo la implementación del mecanismo conocido como REDD o Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación. Pero este mecanismo está siendo ampliamente criticado por no aportar suficientes garantías sociales y medioambientales a las poblaciones y areas comprometidas.

1. ¿Qué es la Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación (REDD)? REDD o Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación es una política o un mecanismo de negociación para alcanzar compromisos para la conservación de bosques y otros sumideros de carbono y concretar el aporte de recursos financieros que los países industrializados podrían aportar para ello.

2. ¿Qué aspectos se incluyen en estas negociaciones REDD? Hasta hoy, las negociaciones se concentran en: Aspectos técnicos sobre cómo medir las reducciones de emisiones de la deforestación y degradación de los bosques. Incentivos económicos para respaldar las reducciones, como por ejemplo, establecer un fondo público, incluir reducciones de emisiones a nivel de las naciones, elaborar proyectos de reducciones de emisiones basados en el mercado de carbono global.

3. ¿En qué fase se encuentra el proceso de negociación? El proceso de negociación se encuentra en su fase final. Las negociaciones fueron incluidas en la “hoja de ruta” de la reunión sobre cambio climático en Bali, en 2007 y se espera que se firmará una acuerdo en diciembre 2009 en Copenhague. Pero si las negociacones continúan como hasta ahora, las decisiones se habrán tomado sin participación de las comunidades locales, solo por y para los gobiernos.

4. ¿Se encuentra funcionando actualmente el esquema REDD? Se han puesto en marcha diferentes iniciativas de aplicación del esquema REDD en países del Sur. El Banco Mundial ha iniciaoel Forest Carbon Partnership Facility. La ONU a través de varias de sus organizaciones ha establecido la iniciativa ONU-REDD. Algunos gobiernos, especialmente el noruego han comenzado a poner recursos financieros a disposición para financiar actividades relacionadas con REDD. Proyectos de conservación de bosques y plantaciones están recibiendo financiación del llamdo “mercado voluntario de carbono”. Aunque estos proyectos son ajenos a los objetivos obligatorios de emisiones, por lo que de momento sólo constituyen un tipo de “maquillaje verde” corporativo.

5.¿Cuáles son las críticas principales que han surgido ante la propuesta REDD? El mecanismo REDD es como otras soluciones propuestas desde los países del Norte, según las cuales todo, incluso la naturaleza, puede ser mercantilizado, vendido y comprado. La propuesta REDD abre un mercado que movilizaría miles de millones de dólares alrededor de la necesidad de conservar los bosques. Por su parte, los pueblos indígenas y comunidades locales han sido históricamente responsables de la conservación de los bosques y de su uso sustentable y generalmente no están involucrados en la deforestación a gran escala y por lo tanto no serán beneficiados por el mecanismo REDD. Además, desde algunos países del Sur, se ha expresado la preocupación de que con esta propuesta se podrían estar imponiendo límites obligatorios a sus emisiones, incluso antes de que los países industrializados reduzcan sus propias emisiones de acuerdo a lo comprometido en la Convención Marco sobre Cambio Climático. En un contexto crítico, hay que tener en cuenta que: -En muchos países existe poca o ninguna deforestación. Donde no ha habido deforestación, la deforestación no puede ser entonces “reducida”. Para ello ha sido inventado el mecanismo de “deforestación evitada” (avoided deforestation), para recompensar estos esfuerzos de conservación de bosques, lo que se concreta a través de compensaciones por emisiones de carbono. Esto significa que con la conservación de los bosques, de todas formas se incentiva a producir más emisiones de carbono (aunque en otros lugares del mundo) y el clima resulta igualmente dañado. -El debate del mecanismo REDD ignora la importancia de otros ecosistemas para el almacenamiento de carbono como las sabanas o las praderas tropicales. Ignora además otros valores de los bosques, priorizando su contenido en términos de carbono y minimizando por ejemplo las funciones alimentarias o medicinales, conservación de agua, y valores sociales, económicos, culturales, espirituales y ecológicos. -Tampoco existen estudios comprehensivos desde una perspectiva de género, es decir, de los impactos potenciales de las diferentes políticas e incentivos para reducir la deforestación sobre las mujeres. -Se ha criticado que la definición de “bosques” que se utiliza en este contexto incluye a los monocultivos de árboles, lo que permite a países que están expandiendo ampliamente sus monocultivos a costa del medio ambiente y la población, compensar su deforestación con estas plantaciones

6. ¿Cuáles son los riesgos? Hasta el momento, el mecanismo REDD se presenta como un conjunto de normas inventadas e impuestas por actores lejanos, que plantea más problemas que soluciones. Asignando un valor monetario a los bosques, el mecanismo REDD de reducción de la deforestación se traduce en la práctica en un riesgo de que estos recursos sean apropiados por las élites nacionales, o incluso las comunitarias, perpetuando la pobreza y el sacrificio de los más desfavorecidos. Este es un problema generalizado que plantean todos los mecanismos del mercado de carbono. Esto podría implicar además: Titulación de tierras y bosques por las élites: esto ya está sucediendo por parte de gobiernos, corporaciones y grandes organizaciones conservacionistas, con la intención de obtener beneficios de este mecanismo. La consecuencia es la privatización y concentración de tierras, y retrocesos en las luchas por la reforma agraria y los derechos sobre la tierra reclamados por poblaciones ancestrales Desplazamiento de las poblaciones fuera de los bosques Prohibición de sistemas tradicionales de cultivo como la tala y quema Marginación social Expansión de la frontera agrícola o desplazamiento e la deforestación Manipulación de la participación comunitaria

7. ¿Qué problemas encuentran los pueblos indígenas a la propuesta REDD? A los pueblos indígenas les preocupa la comercialización de la naturaleza y el control de las tierras y los recursos naturales. Manifiestan que el movimiento indígena ha sido ignorado y marginado en la planificación y debates del mecanismo REDD. Al respecto han efectuado varias protestas en las COP 13 y COP 14. Aunque a menudo no se reconoce ni mucho menos se respeta, muchos pueblos indígenas y comunidades locales tradicionales viven en una proporción considerable de áreas de conservación de la biodiversidad. Cuando los territorios indígenas son respetados, lo que lamentablemente es muy poco frecuente, las tasas de deforestación son bajísimas o inexistentes. En este contexto, organizaciones representativas de pueblos indígenas, que tradicionalmente juegan un papel clave en la conservación los bosques, ricos en carbono, expresan serias preocupaciones sobre las implicaciones negativas de las negociaciones REDD. Denuncian que este mecanismo viola sus derechos y que podría tener impactos sobre las estructuras de gobierno de los pueblos indígenas y comunidades dependientes de los bosques, a pesar de que está universalmente reconocido el derecho de los pueblos indígenas a participar en los procesos de toma de decisiones relevantes para sus territorios (ver Declaración de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas).

8. ¿Sería mejor si las propias comunidades locales recibieran las “compensaciones” para llevar a cabo ellas mismas las estrategias de mitigación? Los pagos por este y otros “servicios ambientales” se presenta como una oportunidad para las comunidades locales. Sin embargo, la introducción de estos mecanismos mercantilistas pueden fácilmente dañar estructuras sociales y los manejos comunitarios preexistentes, así como valores según los que se rigen las comunidades en su funcionamiento interno. Además, no está claro en absoluto cuán sería el procedimiento para canalizar los fondos y existen dudas acerca de cuáles serían las instituciones que podrían manejar los recursos con transparencia. Aun el apoyo financiero bien intencionado puede ser social y moralmente destructor. La canalización de los recursos a través de las insutituciones “formales” puede socavar los procedimientos tradicionales de gobierno comunitario.

9. Qué reclaman los afectados por esta propuesta? Para avanzar hacia una solución equitativa a la crisis climática, algunos piden derechos igualitarios de emisión per cápita. Otros van más allá y piden que se tome en cuenta además la deuda ecológica y las emisiones históricas. Los mecanismos REDD deberían estar condicionados a los derechos de uso de los habitantes de sus bosques o a la compensación por cualquier posible pérdida de los derechos de uso. 10. ¿Cuáles son las alternativas? Los pueblos indígenas demandan su derecho a concebir políticas y decidir su modo de desarrollo y bienestar.

Elaborado en junio 2009 por Salva la Selva en base a: “Derechos, Equidad, Desarrollo, Deforestación y Gobierno por Pueblos Indígenas y Comunidades Locales”, Global Forest Coalition/CEESP, 2008 “GenderCC Contribution on REDD”, GenderCC Women for Climate Justice, Diciembre 2008 Más información crítica (en inglés) sobre el mecanismo REDD se encuentra en: http://www.redd-monitor.org/

Un buen video ilustrativo sobre el programa estatal ecuatoriano Socio Bosque, que hace uso de REDD y es denunciado así:

No caigas en la REDD del Socio Bosque