Multinacionales europeas en Colombia

Todos coinciden en afirmar: El Quimbo, negocio chimbo
40.866 participantes

Fin de la petición: 19 may. 2014

La empresa italo-española Endesa-Enel dice producir «energía verde». Campesinos y pescadores colombianos no lo ven así: se oponen a su megaproyecto hidroeléctrico El Quimbo. La cadena humana que formaban en protesta fue desalojada violentamente por el grupo anti motines colombiano. Firme una carta de protesta.

Carta

En la información web sobre el proyecto El Quimbo, la empresa EMGESA dice comprometerse «social y culturalmente con la comunidad» y adaptar sus «estrategias empresariales a la preservación del medio ambiente». Nada más lejos de la realidad. Para el proyecto hidroeléctrico se han sustraído 7500 hectáreas de la Reserva Forestal de la Amazonía.

Y desde el 6 de marzo, esta filial de las multinacionales española ENDESA e italiana ENEL le propina una puñalada adicional al corazón de los Andes y la amazonía colombiana. Ese día está programado comenzar el desvío del cauce del río grande de La Magdalena. Arteria que recorre gran parte de Colombia, sirve al transporte fluvial de personas y mercancías y garantizando la fertilidad de los ricos valles que lo circundan en un serpenteante camino de 1.500 kilómetros. Todo el territorio tiene gran riqueza arqueológica, cultural social e histórica.

Con el megaproyecto hidroeléctrico, ninguna ganancia es para los pobladores de la región. Ni para el pueblo español o el italiano, que se debaten en la más profunda crisis que será costeada por el pueblo. Mientras, las multinacionales europeas tienen permitido salir al exterior a continuar saqueando territorios ajenos sin ningún tipo de control, destruyendo el medio ambiente y despojando a la población local. La inminente ratificación del Tratado de Libre Comercio con Colombia sólo exacerbará este tipo de situaciones. Para protestar, firme la carta aquí debajo completando el formulario con sus datos. Gracias.

Más sobre el proyecto hidroeléctrico de la italo española Endesa Enel

Actualización Mayo 2012: Entregadas 38.500 firmas contra el proyecto hidroeléctico El Quimbo

Más información

La multinacional ítalo-española hace una inversión de 700 millones de dólares. El Gobierno colombiano ha dado a la multinacional facultades extraordinarias moverse libremente, hacer y deshacer. El balance: desplazamiento y pérdidas de empleos. Riquezas, sólo para los dueños de la multinacional (372,7 millones de dólares en 2011), para un sector de la oligarquía colombiana y para funcionarios que entregaron licencias ambientales cargadas de irregularidad y fechoría.

Las obras se iniciaron desde 2009 y terminarían en 2013 ó 2014, con “energía firme” hasta el año 2034. Quiere decir que hasta esa fecha la hidroeléctrica funcionará a su máxima capacidad. El Quimbo tendrá una extensión de 5 kms, un área de embalse de 8.586 hectáreas, con una altura de 151 metros y 400 megavatios de capacidad instalada.

Inundará 6 municipios al sur del departamento del Huila entre el Macizo Colombiano y la desembocadura del río Páez en el Magdalena. Y el peñón sobre el Río Magdalena abajo del municipio de La Jagua, el puente sobre la quebrada Yaguilga, la iglesia, las labranzas de cacao, la historia de la reforma agraria y una de las zonas mas productivas de la región. En el área que se quiere inundar viven aproximadamente 500 familias, más de 1.500 huilenses, grandes y pequeños productores agropecuarios, jornaleros, pesqueros, entre otros. Serán desplazados de sus viviendas, parcelas, lugares de trabajo, tradiciones culturales, lugares de encuentro y de tierras.

Con el fin de proteger el proyecto hidroeléctrico, en el lugar se encuentra el Batallón Energético no.12 "Jose Maria Tello". Conformado por 1200 soldados, se creó en 2009 con un elevado presupuesto aportado por el Estado colombiano y ¡la empresa Emgesa!.

Asoquimbo, asociación de afectados por la construcción de la hidroeléctrica El Quimbo convoca a ciudadanos, organizaciones Sociales y de Derechos Humanos a participar en las movilizaciones por la Defensa del Territorio.

Mucha más información La Pluma

Vea el vídeo del desalojo, el vídeo que el gobierno colombiano no quiere que veamos y que más de 225.000 personas ya han visto:

 

Carta

Autoridades de la Unión Europea

Estimados Sres.:

Estoy sumamente preocupado, porque el gobierno colombiano ha reprimido violentamente con gases lacrimógenos y granadas de aturdimiento a los campesinos y pescadores artesanales del municipio del Huila que se oponen pacíficamente a la construcción de la hidroeléctrica El Quimbo. Su oposición no es gratuita. Este proyecto destruirá sus fuentes de vida y por eso, piden que sus derechos sean respetados.

A pesar de que el 17 de enero el gobierno acordó con la comunidad convocar una audiencia pública con el fin de revisar si la empresa ítalo-española ha cumplido con la licencia ambiental, hasta el momento el Ministerio de Ambiente colombiano no ha cumplido.

Por el contrario, el inicio del desvío del cauce del río grande de La Magdalena está programado para el 20 de Febrero de 2012. Al ser desviado, el río causará enormes perjuicios derivados de la destrucción irreversible a la principal cuenca hidrológica del país y la consecuente inundación de miles de hectáreas fértiles y productivas. Los argumentos de las comunidades afectadas no han sido tomados en cuenta.

Este no es un caso aislado. Desde la Patagonia hasta Guatemala, otras comunidades se han opuesto de la misma forma a otros proyectos similares de las mismas empresas. La ratificación de un Tratado de Libre Comercio TLC -en este caso con Colombia- centrado en cuestiones meramente comerciales, no toma en cuenta la situación real de los derechos humanos de las colombianas y colombianos. Peor aún, facilitará aún más la intervención de las empresas europeas en este país, en condiciones que priorizan los intereses transnacionales muy por encima de los de la población local.
El TLC ha sido negociado sin consulta de la población. La sociedad, la agricultura nacional, y la ecología serán, como lo muestra el caso del proyecto hidroeléctrico El Quimbo, los grandes perjudicados. Por favor, intervengan hoy mismo para detener El Quimbo y que su licencia ambiental sea analizada a fondo. Por este y muchos otros casos similares, no ratifiquen el tratado de libre comercio.

Muchas gracias. Atentamente,