Tratado UE-Mercosur supone una amenaza para los bosques y selvas

Ganado bovino en Mato Grosso

Un tratado de libre comercio de la UE con los países del Mercosur inundará el mercado europeo con carne de vaca de Sudamérica. Selvas y bosques sacrificados para establecer grandes extensiones de pasto a cambio de que la industria pueda vender más coches en el mercado sudamericano. Firma la petición en contra.

Noti­cias y actuali­zaciones Carta

Para: Comisión Europea; gobiernos de Estados miembro

El tratado de libre comercio entre la UE y el Mercosur amenaza los bosques y selvas y el medio ambiente. Detengan el tratado.

Leer la carta

El contenido del tratado de libre comercio con Sudamérica está a la vista. Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay quieren vender en Europa más carne de vaca y pollos, azúcar y etanol. Significa una intensificación aún mayor de la agricultura industrializada, con graves consecuencias para las personas y el medio ambiente.

Quieren elevar significativamente las cuotas de importación de carne de vaca a la UE. Las 70.000 toneladas de las que se hablaba con anterioridad se elevaron a 99.000 toneladas, mientras que los países del Mercosur exigen 200.000 toneladas.

Mayor importación significa más producción de carne: para ampliar los pastos y campos de soja se destruyen ecosistemas como el cerrado brasileño. Se liberan gases de efecto invernadero y se acelera el cambio climático. En Europa, la mayor competencia genera una guerra de precios que entre otras cosas perjudica a la ganadería ecológica y amenaza el bienestar animal.

En Sudamérica, la fumigación de los campos de soja con el agrotóxico glifosato, haciendo uso de avionetas afecta a las poblaciones cercanas, muchas veces colindantes con los cultivos. En muchas plantaciones de caña de azúcar los trabajadores sufren un régimen de esclavos. Para expandir las plantaciones se han desplazado pueblos campesinos e indígenas y la tierra se concentra en pocas manos. Significa además una gran presión para los bosques.


El tratado UE-Mercosur no se limita a cuotas de importaciones y aduaneras, sino que afecta también estándares ambientales, de consumo y laborales. Dadas las consecuencias perjudiciales del tratado, pedimos que su firma no se lleve a cabo y que tomen medidas para proteger las poblaciones y los bosques que aún existen de la expansión descontrolada del cultivo de soja transgénica y de la expansión de los pastos para ganado.

Más información

Enlaces

ALERTA: acuerdo Mercosur – Unión Europea

El tratado de libre comercio UE-Mercosur llegará a principios de 2018

El Mercosur y la UE logran un crucial avance hacia un acuerdo de libre comercio

Cuáles son los puntos en conflicto en el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea

Unión Europea – Mercosur: ¿Qué se está negociando?

Rondas y rondas de negociaciones 

4/2018

El Mercosur y la UE vuelven a negociar con el foco en bienes agrícolas autos y patentes

Carta de organizaciones de la sociedad civil sobre las negociaciones del tratado de libre comercio UE-Mercosur 

7/2018

Acuerdo Mercosur-UE se dilata y aparecen señales de pesimismo

Mercosur espera más "voluntad política" de UE para cerrar acuerdo tras verano

9/2018

Enésimo intento de cerrar acuerdo con UE

Representantes de Mercosur y la Unión Europea retoman conversaciones

Largan reunión Mercosur/UE en Montevideo pero los presagios no son alentadores

Carta

Para: Comisión Europea; gobiernos de Estados miembro

Estimadas Sras. y Sres.:

La Unión Europea persigue un tratado de libre comercio con los países del Mercosur. El tratado apunta a facilidades para las exportaciones a Europa, particularmente de carne de bovino, pollo, azúcar y etanol. Estas implican una intensificación de la agricultura con consecuencias negativas sobre la naturaleza y las poblaciones rurales.

Vemos los siguientes peligros:

-Cuotas más elevadas de carne de bovino significan mayor producción en Sudamérica y una expansión de los pastos y de este modo más tala de bosques y otros ecosistemas naturales. Además, aumenta la presión para la agricultura en Europa que ha de intensificar la producción en perjuicio del bienestar animal.

-La intensificación creciente de la agricultura en Sudamérica tiene causa a menudo conflictos graves por la tierra y violaciones de derechos humanos hasta incluso casos de esclavitud. El uso de agrotóxicos a gran escala como el glifosato contamina y perjudica la salud de muchas personas.

-Regulaciones de obstáculos no arancelarios al comercio amenazan estándares europeos, derechos de los consumidores y trabajadores. El principio de precaución en la UE ya consolidado se encuentra bajo presión.

Con tratados negociados a puerta cerrada, la Comisión Europea parece perseguir la misma estrategia que con el TTIP y el CETA, contra los que han protestado millones de ciudadanos y ciudadanas. La UE parece no tomar en serio las críticas y persigue una política comercial igual de dañina a costas de las personas y el medio ambiente a ambos lados del Atlántico.

Por favor, detengan el tratado.

Atentamente,

Información breve sobre el tema Granjas Industriales

El punto de partida – Hambre de Carne

La carne es muy apreciada en España. Aquí como en Europa ha ido aumentando progresivamente su consumo en las últimas décadas. Hace 55 años -en 1961- cada persona consumía en España casi 22 kg. de carne por persona. El elevado consumo actual de algo más de 50 kg de carne por persona y año (datos de 2015 del Ministerio de Agricultura) ha experimentado un ligero descenso del 1,7% con respecto al año anterior. Y se sitúa por encima de la media de la Unión Europea.

Según cáculos de una organización vegetariana (Calculadora Vegetariana), una persona carnívora puede comer en toda su vida en torno a 7.000 animales, incluyendo pollos, vacas y cerdos. En España se sacrifican más de 100 millones de animalescada año, y éstos necesitan grandes cantidades de pienso. Tanto, que lo que se cultiva en un tercio de las superficies agrícolas del mundo se destina a la producción de piensos para animales.En lugar de alimentar a las personas, cada año acaba una gran parte de la producción mundial de trigo, maíz, centeno y soja en los estómagos de los animales. El pienso para cerdos y aves se compone de más de un 30% de soja. Esta soja se importa en su mayor parte de los países tropicales que pierden sus selvas para su cultivo.

Las consecuencias – Tala de selvas, monocultivos y cambio climático

España y la UE importan casi todo su alimento animal de soja desde Argentina, Brasil y Paraguay. Donde anteriormente impregnaban el paisaje frondosas selvas y amplias savanas se extienden ahora campos de soja. Las personas que viven en estos lugares resultan desplazadas, muchas veces con violencia. Y quienes se quedan a menudo enferman: más de tres cuartos de la soja que se planta en América del Sur es transgénica. Esto significa que se rocía con glifosato, un veneno señalado por la OMS como posible causante de tumores y daños genéticos para el ser humano.

Un problema adicional lo constituyen los pastos para ganado vacuno, al adentrarse cada vez más en los bosques se talan para este propósito. Las superficies destinadas a pastos sumadas a los campos para el cultivo de alimentos para fabricar pienso animal da como resultado tres cuartos de todas las superficies agrarias a nivel global. Los efectos sobre el clima son alarmantes: el metano que emiten los estómagos de las vacas, CO2 de las talas y el uso de maquinaria agrícola, el óxido nitroso liberado de los fertilizantes.

18% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero proceden de la cría de ganado.

La solución –Abrazar el veganismo, el vegetarianismo, o reducir las barbacoas

El futuro de las selvas tropicales se decide en nuestros platos: los productos cárnicos en nuestro menú constituyen un 72% de las emisiones de gases de efecto invernadero de la alimentación. En comparación con alimentos no animales, se utiliza para su producción una superficie cuatro veces mayor.

Los siguientes consejos ayudan a proteger seres humanos, naturaleza y clima:

  1. Vegetales más a menudo: productos elaborados a partir de seitán, avena u otros vegetales se encuentran cada vez más a menudo en las tiendas de alimentación.

  2. La barbacoa, los domingos: quien no quiera prescindir totalmente de la carne y de los productos de granjas industriales puede reducir su consumo. La carne ecológica con sello bio no utiliza alimentación convencional a base de soja transgénica. También se puede considerar consumir únicamente carne producida localmente, como producto de cercanía.

  3. Acabar con el desperdicio de alimentos: datos de la Comisión Europea arrojan que España es el séptimo país que más comida desperdicia. Según el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, en España se tiran cada semana 25,5 millones de kilos de comida, más de 1300 millones de kilos por año. Una compra y un consumo más consciente puede salvar muchas vidas y preservar la naturaleza.

  4. Protestas más allá del plato: manifestaciones como „La Marcha contra Monsanto“ movilizan a miles de personas por una alimentación más sana y una agricultura más amigable con los animales, los seres humanos y el clima. Además, presionan a la clase política a tomar medidas más efectivas. También se puede participar en ciberacciones cuando no hay manifestaciones en la calle o escribir cartas a representantes locales y nacionales de la administración.

Más información

Para saber más, puedes leer las preguntas y respuestas sobre la soja.

Noti­cias y actuali­zaciones
Firma la petición

Con tu ayuda al­can­za­mos las 200.000:

165.942

Sus datos sólo se utilizan en el marco de nuestras campañas. Sus datos no se entregan a terceros. Le informaremos sobre futuras campañas.

Actividad Reciente