Acuerdo UE-Mercosur: batacazo para la Comisión Europea

Incendios en la amazonía de Brasil Fuego en la selva amazónica de Brasil (© Tatsiana Hendzel/shutterstock.com)

14 oct. 2020

20 años ha estado negociando la Unión Europea un acuerdo de libre comercio con los países sudamericanos del Mercosur. Ante los terribles incendios que asolan la selva Amazónica, el Parlamento Europeo ha rechazado la versión actual del tratado mediante una enmienda. Salva la Selva pide que se rechace definitivamente el libre comercio con Brasil y países vecinos.

Con 345 votos contra 295, los eurodiputados y diputadas votaron a favor de una enmienda en un informe sobre la aplicación de la política comercial común de la Unión Europea, según la cual, el tratado negociado entre la UE y los países sudamericanos de Mercosur, Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay “no puede ratificarse en su actual forma”.

Entre otras cuestiones, el Europarlamento pide que el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático y el Convenio sobre la Diversidad Biológica fueran un elemento esencial del tratado de libre comercio. Las y los eurodiputados también piden "garantizar que el acuerdo sea sostenible y respete los derechos de los pueblos indígenas afectados por la deforestación, el acaparamiento de tierras y la violencia estructural".

Si bien hay un capítulo separado sobre estos temas en las partes del acuerdo publicadas hasta ahora. Pero su aplicación no está reglamentada, siendo así poco más que declaraciones de intención. Por consiguiente, se pide a la Comisión Europea que renegocie y mejore el documento existente con Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay.

Existen dudas sobre la posibilidad de renegociar, ya que en algunos estados miembro ya se ha expresado oposición, como ya informamos recientemente. Por un lado por razones económicas, por otro sin embargo como consecuencia de la política del presidente brasileño Bolsonaro.

Un acuerdo de libre comercio con el gobierno brasileño, que permite la expansión de la industria ganadera a expensas de la selva amazónica, y que promueve la destrucción de la naturaleza y los territorios indígenas, causando en definitiva un genocidio de los habitantes ancestrales del país, es intolerable.

Las organizaciones ambientales, de derechos humanos y desarrollo - incluida Salva la Selva - llevan pidiendo el fin de este acuerdo desde hace años. Porque estos acuerdos de libre comercio se tratan de un mayor crecimiento económico, que va de la mano de la deforestación de la selva tropical amazónica y otros ecosistemas.

Nada transparente y poco democrático

Todo el procedimiento de la Comisión Europea es cuestionable, nada transparente y poco democrático. Durante 20 años, ha llevado a cabo las negociaciones con los países del Mercosur tras puertas cerradas. A principios de julio 2019, se anunció finalmente el acuerdo para un amplio tratado de libre comercio y asociación.

Lo que el entonces Presidente de la Comisión de la UE, Jean-Claude Juncker, describió como un "momento verdaderamente histórico" con la creación de la mayor zona de libre comercio del mundo, que abarcaría 780 millones de personas, plantea muchas preguntas. Algunas partes del tratado de 7.000 páginas aún no se han publicado. Los 705 miembros electos del Parlamento Europeo ni siquiera han recibido aún la versión completa del tratado negociado.

Las partes del acuerdo publicadas hasta ahora por la Comisión Europea comprenden 27 documentos individuales (20 capítulos, 2 protocolos y 5 anexos) que se encuentran online desde el 12 de julio de 2019) y un capítulo sobre los derechos de propiedad intelectual junto con su anexo (en línea desde el 6 de septiembre de 2019).

Greenpeace ha publicado en su sitio web trade-leaks.org una copia de parte de los acuerdos de asociación negociados, que se filtró a la organización ambientalista. Los apéndices y protocolos, que muy probablemente comprenden muchos cientos de páginas en total, han desaparecido.

Pueblos afectados piden apoyo y posicionamientos claros

Por su parte, la Articulación de los Pueblos Indígenas de Brasil hace un llamamiento estados miembro como el español que no se posicionan claramente y permanecen de este modo a favor de avanzar con el acuerdo, para que se posicionen claramente en contra y no ratifiquen el acuerdo UE-Mercosur, y contribuyan de este modo con la defensa de la Amazonía, de sus pueblos indígenas y la protección de los derechos humanos. Y piden a la sociedad civil ayuda para presionar en este sentido.

Numerosas organizaciones de la sociedad civil española que junto a Salva la Selva exigen que España no ratifique el acuerdo, ecologistas como Amigos de la Tierra o Ecologistas en Acción, y también asociaciones profesionales como la Asociación Española de Geografía AGE, la cual lleva un año difundiendo su Manifiesto: No más agresiones ambientales en la Amazonía.