Pueblos indígenas protegen mejor las selvas tropicales

Niños indígenas Yanomami aprenden a cazar © Nigel Dickinson/Alamy Stock Foto

5 abr. 2021

Las selvas tropicales están mejor protegidas donde viven pueblos indígenas que detentan la responsabilidad sobre los mismos. La salvaguarda y el fortalecimiento de los derechos de los pueblos indígenas es, por tanto, un componente central en la preservación de los bosques, la biodiversidad y la lucha contra la catástrofe climática. Clara la conclusión de un nuevo estudio de las Naciones Unidas.

Hay que dar la máxima prioridad a las comunidades indígenas, afirman quienes firman el estudio. Si los bosques los gestiona el gobierno, empresas o prsonas particulares, su conservación es mucho peor o su destrucción avanza mucho más rápido.

En la Amazonia, por ejemplo, el 45% de los bosques intactos se encuentran en territorios indígenas. Entre 2000 y 2016, desapareció allí alrededor del 4,9% de los bosques. Fuera de estos territorios la cifra era del 11,2%. Si los pueblos indígenas tuvieran un manejo igualmente destructivos con sus bosques, la Amazonia podría alcanzar pronto un punto de inflexión que llevaría a que el clima local sufriera modificaciones y la selva tropical se degradara irreversiblemente en sabanas.

"Para los pueblos indígenas, los bosques son lugares espirituales. Proporcionan alimentos y medicinas. Son un lugar donde se construyen relaciones, no sólo entre seres humanos, sino con los ríos, con el agua, con las diferentes especies", subraya Myrna Cunningham Kain, Presidenta del Fondo de Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina y el Caribe (FILAC).

En particular, los valores culturales y los conocimientos tradicionales son algunas de las razones por las que los pueblos indígenas son quienes mejor protegen las selvas tropicales. El hecho de que su modo de vida y su economía sean a menudo más respetuosos con el medio ambiente se basa en hechos y no es una "noción ingenua o romántica", escriben los autores. Por tanto, hay que recuperar y promover los conocimientos culturales, las tradiciones y las lenguas. Las mujeres y el diálogo intergeneracional juegan un rol especial en este sentido.

Otro factor clave son los derechos colectivos y adquiridos sobre la tierra, concedidos y mantenidos por el Estado y que protegen, por ejemplo, contra las invasiones de madereros y agricultores, así como contra el acaparamiento de tierras. Pero existe una falta de reconocimiento: aunque los pueblos indígenas viven en 404 millones de hectáreas de tierra en América Latina y el Caribe -de las cuales 330 millones son bosques, 173 millones intactos-, sólo 269 millones de hectáreas han sido reconocidas formalmente por los gobiernos como territorios indígenas.

Los derechos sobre la tierra no evitan por sí solos los conflictos violentos si el Estado no los respeta. Otro factor que contribuye al conflicto es que los títulos de propiedad suelen limitarse a la superficie de la tierra y no se extienden al subsuelo. Así, incluso en los territorios indígenas, se otorgan concesiones para la exploración petrolera o la minería.

Otros elementos son los pagos por la protección de los bosques, la gestión forestal comunitaria, la participación, el autogobierno y organizaciones indígenas fuertes desde el nivel de lo local.

El estudio de la ONU llega en un momento en el que muchos pueblos indígenas están luchando por la existencia, especialmente con la pandemia de Coronavirus y las políticas del presidente Jair Bolsonaro en Brasil. En ese país, la destrucción de bosques en territorios indígenas se disparó un 150% entre 2016 y 2018. Pero la presión sobre los territorios indígenas también está aumentando en otros países.

Para el informe "Forest Governance by Indigenous and Tribal Peoples" (Gobernanza forestal de los pueblos indígenas y tribales) de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la FILAC, los autores evaluaron más de 300 estudios de los últimos 20 años. Por "pueblos tribales" entienden, por ejemplo, comunidades de origen africano que tienen un modo de vida similar al de los pueblos indígenas y también sufren marginación.

Enlace al estudio:

"Forest Governance by Indigenous and Tribal Peoples" (Gobernanza forestal de los pueblos indígenas y tribales)