Preguntas y respuestas

Infórmate ahora

La diversidad de maderas tropicales suele ser en aserraderos, negocios especializados y comercios de muebles tan amplia como en el propio bosque. Muchos productos llevan pegatinas de “certificado”. Especialmente frecuentes son los sellos FSC y PEFC. Ni siquiera para consumidores conscientes es fácil responder a preguntas como: ¿puedo comprar madera tropical con la conciencia limpia? Salva la Selva lo dice muy claro: ¡NO! La supuesta producción sostenible de madera tropical es un invento de la industria.

La madera tropical pertenece a la selva

Para agrandar o bajar la imagen, haz click sobre ella

La diversidad de maderas tropicales suele ser en aserraderos, negocios especializados y comercios de muebles tan amplia como en el propio bosque. Muchos productos llevan pegatinas de “certificado”. Especialmente frecuentes son los sellos FSC y PEFC. Ni siquiera para consumidores conscientes es fácil responder a preguntas como: ¿puedo comprar madera tropical con la conciencia limpia? Salva la Selva lo dice muy claro: ¡NO! La supuesta producción sostenible de madera tropical es un invento de la industria.

Aquí arrojamos algo de luz sobre la jungla de informaciones en torno a la madera procedente de bosques tropicales.

¿Por qué se importa tanta madera tropical?

Muchas de las especies de maderas tropicales son tratadas y así muy resistentes a hongos e insectos. Además, es el material más duro y duradero y a menudo mucho más económico que maderas comparables en calidad pero de especies locales. En la selva, los árboles no se plantan, sino que simplemente se talan. Por eso, cada vez se importan más productos de madera tropical, que procede de países donde los salarios son bajos y los derechos de las poblaciones locales no se respetan. Eso es en realidad lo que permite esos precios reducidos, aunque la diferencia la pagan los habitantes de la selva que sufren despojo y la naturaleza que queda destruida.

¿Cómo puedo reconocer la madera tropical cuando estoy en un comercio?

Las maderas tropicales son llamativas por sus nombres comerciales exóticos: acacia, bangkirai, balau, bongosi, ipé, caoba, meranti, palisandro, sapelli, sipo, teca y wenge. Detrás de nombres como maderas nobles, maderas duras, maderas auténticas o maderas de plantación se esconden a menudo especies tropicales de madera. Proceden de las selvas tropicales de Asia, Africa y America Latina.

¿Para qué se utiliza la madera tropical?

Los árboles tropicales se talan para fabricar muebles de jardín, parqué, puertas, marcos de ventanas, muebles, juguetes, tapas de WC, papel en cualquiera de sus presentaciones, marcos de fotos, utensilios de cocina, adornos y objetos para la casa. Es decir, que la encontramos a cada paso de nuestra vida diaria.

¿Qué indican los sellos de certificación para madera?

Existen más de 100 sellos de certificación para maderas y bosques. Incluso a los expertos les cuesta mantenerse actualizados sobre el tema, y más difícil todavía es realizar comprobaciones sobre los certificados. La mayoría de los certificados son inventos de la industria para simplemente adornar las etiquetas de los productos y marear al comprador, por decirlo de algún modo. Pero tampoco los pocos certificados válidos a nivel internacional, como el FSC y el PEFC pueden garantizar realmente la sostenibilidad ecológica y social del manejo de los bosques. Los estándares están demasiado adaptados a los intereses comerciales y necesidades de la industria.

Así, el FSC admite por ejemplo la tala industrial en áreas intocadas de bosque (bosques primarios), la tala rasa de grandes extensiones de bosques (por ej. en Suecia y Rusia), el establecimiento de millones de hectáreas de monocultivo industrial con especies exóticas como acacia, eucalipto o pino, el uso de pesticidas y herbicidas, etc. Las empresas eligen la empresa certificadora y encargan y pagan ellas mismas sus certificaciones. Los criterios establecidos no se cumplen. No es posible una comprobación realmente independiente, y los fraudes están a la orden del día (ver http://www.fsc-watch.org). El origen de la madera y su paso de mano en mano por distribuidores y vendedores no es ni transparente ni verificable por el consumidor o el público interesado en general que se ve obligado a confiar en estos sellos ciegamente.

¿Es posible la tala sostenible de la selva a escala industrial?

No. Mediante los conceptos “sostenible” o “selectiva” la industria maderera intenta tranquilizar a la opinión pública. Estos conceptos hacen pensar que en la selva es posible seleccionar un árbol y talarlo dejando intacto el resto de la vegetación circundante. Pero la realidad del terreno es muy diferente: en la selva, los bulldozers y las motosierras son las que mandan y no tienen respeto a las consecuencias.

Para acceder a la madera de la selva hay que abrir pistas anchas, carreteras, puentes y almacenes. Incluso en los últimos bosques primarios del planeta, o en tierras de pueblos indígenas. Grandes tractores forestales avanzan a lo largo y ancho a través de la vegetación y arrastran los pesados troncos. Así se destruye el delicado suelo y se dañan las raíces y cortezas de los árboles que quedan. Construyendo nuevas carreteras, los madereros facilitan la entrada de cazadores ilegales, buscadores de oro y colonos al bosque, los cuales continuarán con la destrucción.
Cambios ecológicos graves y pérdida de especies son las consecuencias en estos hábitats tan sensibles y altamente complejos.

¿Pueden aprovecharse los bosques de una forma más amigable?

En las áreas de bosques de la Tierra viven 1.500 millones de personas. Los pueblos de los bosques han mostrado durante siglos que los bosques se pueden aprovechar para vivir sin necesidad de destruirlos. La utilización de la madera juega un papel menor en este contexto. Para construir sus casas, los habitantes de los bosques utilizan ratán o bambú y además recolectan frutos, hierbas, miel, plantas medicinales, resina, caucho y aceites. También cazan y pescan. Por eso, su mayor interés es conservar el bosque y protegerlo. La industria maderera por el contrario, está interesada en grandes cantidades de materia prima a precios baratos, y rápidos beneficios.

¿Qué papel juega el comercio ilegal de madera tropical?

En los países tropicales, la tala ilegal es el pan de cada día y constituye un grave problema. Los daños económicos son millonarios, pero los daños sociales y ecológicos son todavía mayores. Según la Comisión Europea, cerca de un quinto de las importaciones de madera a la Unión Europea proceden de fuentes ilegales. En los países exportadores más importantes, la proporción de madera talada sin permisos es especialmente alta, como en Camerún de un 50%, en Brasil e Indonesia por lo menos de un 70% y en Camboya más del 90%.

Hace ya mucho tiempo que la tala y comercio ilegal de madera forman parte del crimen organizado. Las ganancias de la mafia maderera ascienden hasta 75 mil millones de euros por año según estimaciones del Banco Mundial. Con métodos cada vez más sofisticados, empresas madereras que forman parte de esta trama criminal saquean los recursos naturales del planeta -a menudo con ayuda de funcionarios y gobiernos corruptos. En su Informe sobre la Tala Ilegal, Blanqueo y Fraude Fiscal en los Bosques Tropicales del Mundo, la Interpol y la ONU desenmascaran los trucos y caminos que siguen los delincuentes ambientales y desarrollan estrategias para ponerles fin.

Con Tratados de Comercio y leyes, la Unión Europea trata de evitar que se importen y vendan maderas ilegales. En marzo de 2013 entró en vigor el Reglamento Europeo de la Madera. Muchos países como España o Italia no han terminado de emitir las regulaciones nacionales al respecto. Si esta normativa es realmente eficaz depende sobre todo de la voluntad de los gobierno de los países miembros. La normativa tendría que hacerse cumplir mediante controles efectivos. Pero no existen planes para llevar a cabo una vigilancia comprehensiva de las importaciones de madera, sino que se hacen controles aleatorios. Y según el país, las multas para los importadores de maderas ilegales son muy flojas, no están determinadas o simplemente no existen.

Resulta para los consumidores muy difícil tener claridad sobre la procedencia de la madera tropical.

¿Es incuestionable la madera de plantaciones?

Las plantaciones industriales de madera no son bosques y no aportan un valor a la naturaleza. No cumplen como los bosques funciones ecológicas para la protección de especies, los suelos, las reservas de agua y el clima, ni proporcionan sustento a comunidades humanas. Este tipo de plantaciones son monocultivos de especies de madera exóticas como acacia, eucalipto, pino o teca. Cubren amplios territorios donde antes crecían bosques u otros ecosistemas naturales habitados.

La calidad de la madera de plantación no es comparable a la de los árboles del bosque. En el monocultivo, se encuentran árboles de la misma edad y a menudo genéticamente idénticos (clonados) en filas interminables, tratados con fertilizantes y pesticidas. No ofrecen prácticamente ningún refugio a animales ni a otras plantas. Biológicamente están como muertos y por eso también se les suele llamar “desiertos verdes”. Los árboles se talan con máquinas cosechadoras, se les arrancan las ramas y se apilan para su transporte eficaz. Este tipo de procesamiento tampoco supone una cantidad significativa de puestos de trabajo.

¿Qué significa la tala de las selvas para animales y plantas?

El bosque tropical es el refugio del 40 al 60% de todas las especies animales y vegetales del mundo. En total, se estima que albergan a 30 millones de especies, es decir, que además constituyen una reserva genética inconmensurable. Pero la pérdida de su hábitat significa la extinción para la mayoría de estas especies. Según la lista roja de la IUCN, hay más de 41.000 especies de plantas y animales amenazadas de extinción, entre ellas primates como gorilas y orangutanes, tigres, rinocerontes y elefantes. Las estimaciones científicas son bien dispares y dicen que cada día se extinguen entre 50 y 500 especies.

¿Contribuyo a proteger el clima si prescindo de utilizar maderas tropicales?

La destrucción de las selvas tropicales amenaza a toda la humanidad, ya que los bosques son irreemplazables en su función de estabilizar el clima. Un 20% de las emisiones de gases dañinas para el clima y la atmósfera se producen cuando se talan los bosques. Los bosques y sus suelos almacenan miles de millones de toneladas de carbono que se liberan cuando se cortan los bosques. Muchos países tropicales se han situado por este motivo entre los mayores emisores de gases de efecto invernadero -Indonesia en tercer lugar, Brasil en el cuarto. Los bosques almacenan también grandes cantidades de agua; cuando se talan, el ciclo del agua se rompe. A nivel regional significa sequía y pérdida de cosechas, a nivel global el clima también sufre modificaciones -con gran probabilidad de catástrofes.

¿Qué puedo hacer para proteger las selvas?

  • Compra muebles y productos de madera de especies locales y de producción local. Ten en cuenta que los productos sean duraderos de tal modo que después de años de uso puedan ser nuevamente lijados, reparados y repintados, barnizados o encerados para seguir utilizándolos. No deje sus muebles de jardín o terraza durante días mojándose bajo la lluvia. Tápelos y cuando le sea posible almacénelos, especialmente en invierno.
  • Reduzca su consumo de papel y envoltorios, y utilice material reciclado (papel para escribir, papel higiénico, papel de cocina).

Guardar

Guardar