Caza ilegal, secreto de Estado: Tanzania silencia a ambientalistas

Elefante, caza ilegal Elefantes, en la mira de los cazadores ilegales (© Shutterstock/Blackregis & Fotolia/aviemil - Montage RdR)
130.989 participantes

Fin de la petición: 14 oct. 2015

Nuevas leyes promulgadas las pasados semanas en Tanzania criminalizan y castigan a toda persona que divulgue datos y estadísticas que no coincidan con cifras oficiales del gobierno. Por ejemplo, sobre la matanza ilegal de elefantes para extraer marfil. Escribimos al gobierno para que detenga el despropósito.

Carta

Para: Presidente de Tanzania Jakaya Kikwete; Corte Suprema Tanzania; Primer Ministro Mizengo Pinda Vicepresidente Mohamad Bilal Washington

Presidente de Tanzania: Defienda la libertad de prensa e internet, la investigación y la disidencia

Leer la carta

En Tanzania, ambientalistas, activistas, periodistas y hasta científicos se enfrentan a un futuro incierto: nuevas leyes criminalizan la distribución de informaciones inconvenientes o vergonzosas para el gobierno -incluyendo reportes que involucren a funcionarios del gobierno en delitos contra la biodiversidad.

El flujo de información es crucial para un trabajo efectivo de conservación y para combatir la caza ilegal de elefantes y el tráfico de su marfil. Las nuevas leyes de Tanzania podrían utilizarse para silenciar esfuerzos independientes de conservar la biodiversidad y garantizar los derechos humanos.

El pasado año, el gobierno prohibió un reporte de la Agencia de Investigación Ambiental EIA que concluia que el país perdió dos tercios de sus elefantes en los seis años previos y situaba la responsabilidad en las “más altas esferas del gobierno”. De acuerdo a EIA, la población de elefantes de Tanzania disminuyó de 142.000 a unos 55.000 durante los diez años de gobierno del presidente Kikwete.

El Gran Censo de Elefantes, un proyecto de dos años del creador de Microsoft Paul Allen, constató recientemente que en el Parque Nacional Ruhaha y en las reservas de caza vecinas, la población de elefantes disminuyo de 20.000 a 8.000 en un sólo año. El gobierno tanzano no ha publicado ningún reporte hasta la fecha, con el argumento de que necesita una “validación secundaria”.

En lugar de más represión, Tanzania necesita que las ideas circulen libremente. Ahora más que nunca, deben surgir iniciativas desde la base para obligar al gobierno a actuar responsablemente. Por favor, firma nuestra petición exigiendo al presidente Kikwete que de marcha atrás al régimen de censura que acaba de establecer. Cuestiones controvertidas como la caza ilegal no deben ser un secreto de estado.

Más información

En el tema de la conservación, el gobierno esconde las dimensiones de la caza ilegal y del tráfico de marfil en lugar de tomar medidas para acabar con estas actividades criminales. Sin embargo, podría encarcelar a ambientalistas que publiquen cifras al respecto que difieran de las oficiales.

Ya que los ambientalistas utilizan cada vez más las redes sociales para difundir acciones e informaciones sobre la caza ilegal o el tráfico ilegal de marfil, el gobierno puede impedir sus actividades que incluso se podría castigar con penas de prisión.

Se trata de mucho más que de la biodiversidad

Es un momento crucial en Tanzania, para la libertad de las personas, el desarrollo y la gran herencia natural del país. Estas leyes caen en un momento decisivo – antes de unas elecciones, al tiempo que despunta una nueva generación de gente joven y brillante que está ansiosa por contribuir, y de aportar a debates serios más allá del de los crímenes contra la biodiversidad, como los del cambio climático, el crecimiento de la población, el bienestar social, la corrupción.

Algunas organizaciones han analizado consecuencias de las nuevas leyes que dificultan que ambientalistas publiquen informaciones críticas.

La Ley de Estadísticas considera ilegal difundir información que no concuerde con el departamento de estadísticas oficial del gobierno. Bajo esta ley, la policía puede confiscar en cualquier momento ordenadores y servidores.

La Ley de Cibercrimen hace ilegal compartir información que el gobierno clasifique como “engañosas, confusas o incorrectas” e incluso recibir de tales datos. La policía podría confiscar equipos y arrestar a usuarios sospechosos de haber cometido tal “crimen”.

Otras leyes que reprimirán la libertad de expresión están en consideración y darían excesivo poder al gobierno. Incluso si las leyes no se aplican estrictamente, su existencia inhibirá el flujo de información y la enterrará con un impacto negativo sobre la sociedad de Tanzania.

Más información sobre las consecuencias de la nueva legislación en Tanzania.



Informaciones en inglés:

Links to bills

'Unofficial' data could land you behind bars

Journalists and wildlife activists threatened over use of false statistics

Why is the Tanzanian government making information illegal?

The U.S. needs to stop ignoring Tanzania’s media crackdowns

Tanzania’s troubling moves against freedom

Carta

Para: Presidente de Tanzania Jakaya Kikwete; Corte Suprema Tanzania; Primer Ministro Mizengo Pinda Vicepresidente Mohamad Bilal Washington

Su excelencia,

Le insto a dejar un legado de libertad que sirva a las futuras generaciones. Cancele o modifique el fondo de las recientemente aprobadas Ley de Estadísticas y Ley de Cibercrimen y todos los otros proyectos de ley que interfieren en la defensa de la biodiversidad, la conservación y los derechos humanos.

Estas leyes no caben en una democracia. Obstruyen el progreso educativo y llevan al país por una peligrosa senda.

Apoyo a la población de Tanzania que defiende su herencia natural, y le insto a actuar con sabiduría y prudencia y a que sea defensor de las libertades en Tanzania. Estas leyes impedirán a la ciudadanía compartir ideas, llevar a cabo investigaciones independientes, disentir pacíficamente y votar sin miedo a elecciones fraudulentas.

Leyes represivas significan abuso. Bajo estas leyes tal cual están escritas, y otras en consideración, un gobierno opresivo de cualquier partido político podría fulminar la investigación, silenciar a estudiantes y periodistas, y reprimir a quien quiera. La historia muestra que una sociedad abierta y tolerante con el disentimiento es más estable y resiliente.

Por favor, asegúrese de que cualquier ley, proyecto de ley o normativa se ajusta a la Constitución de Tanzania y a la Declaración Universal de los Derechos Humanos que otorga a toda persona el derecho a “no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión."