Ni al circo ni al zoo: ¡Paren el tráfico de crías de elefante!

Foto: Flickr/Vaughan Leiberum - CC BY 2.0 (© Flickr / Vaughan Leiberum - ( CC BY 2.0 ))
99.269 participantes

Capturados en Zimbabue para venderlos a otros países. A 36 crías de elefante les espera un terrible destino en circos o zoologicos. La cautividad desemboca a menudo en la muerte. Separados de sus familias, los elefantes no pueden crecer sanos y felices. ¡Exigimos detener este tráfico de elefantes!

Petición

Para: Ministro de Medio Ambiente Sr. Kasukuwere; Ministro de Turismo, Sr. Mzembi

“¡Detengan el tráfico internacional de crías de elefante!”

Leer la carta

Los ambientalistas de ZCTF (Zimbabwe Conservation Task Force) informan que varias docenas de crías de elefante fueron capturadas en el parque nacional de Hwange, al oeste de Zimbabue. Separados de su manada, el fin es venderlos a otros países como China y los Emiratos Árabes Unidos que estarían interesados en exhibir los pequeños elefantes en zoológicos y circos.

El gobierno de Zimbabue argumenta que es legal el comercio con animales silvestres vivos y que existen garantías para el bienestar de los animales ya que se respetan los acuerdos internacionales. Uno de esos acuerdos firmado por Zimbabue es la Convención de Washington sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES por sus siglas en inglés) que establece que “durante cualquier período de tránsito, permanencia o despacho, sea cuidado adecuadamente, con el fin de reducir al mínimo el riesgo de heridas, deterioro en su salud o maltrato”.

Como estado contratante, Zimbabue cumple con ese acuerdo- al menos en el papel. Pero la realidad es otra: la captura de las crías elefantes, la separación de su rebaño y los largos trayectos causan un enorme estrés a los animales y pueden resultar en traumas graves. Una vez en los zoológicos y circos sufren una vida enjaulada y monótona y posibles maltrato o explotación. Con frecuencia, los elefantes mueren después de poco tiempo. De cuatro crías exportados a China en 2012, sólo una sigue con vida.

Exhortamos por ello al gobierno de Zimbabue que cambie este triste destino y deje a los elefantes en el parque nacional de Hwange. El gobierno debe colaborar con asociaciones ambientalistas para asegurar que las crías permanezcan en el país y que se les cuide hasta poder reintegrarlos en manadas. Por favor, firmen la petición para detener el tráfico de elefantes.

Más información Carta

Para: Ministro de Medio Ambiente Sr. Kasukuwere; Ministro de Turismo, Sr. Mzembi

Estimado Ministro de Medio Ambiente Sr. Kasukuwere,
Estimado Ministro de Turismo, Sr. Mzembi,

con gran indignación he sabido de su nueva captura de elefantes en el parque nacional de Hwange. Hasta 36 crías, entre dos y medio y cinco años, fueron separados de su manada con el fin de venderlos a otros países donde vivirán en cautiverio.

La captura de elefantes y su separación de la manada tiene consecuencias graves para las crías separadas también para los elefantes remanentes. Por la separación forzada, el nuevo entorno y por los largos trayectos, las crías sufren traumas graves. No es poco frecuente que la captura resulte en la muerte de los elefantes. Según informes de los medios, una de las crías recién capturadas ya falleció.

Si ustedes permiten la venta de los otros elefantes, correrán el mismo peligro: la probabilidad de supervivencia de elefantes en cautividad es baja - de cuatro crías de elefantes vendidas a China en 2012 sólo una sigue con vida.

Les exhorto a detener ese cruel tráfico de elefantes. En el caso de las crías ya capturadas, es necesario que usted colabore con asociaciones de ambientalistas para asegurar que las crías permanezcan en el país y que se las cuide hasta reintegrarlas en una manada.

Además, les pido que reconsideren su posición respecto a la venta de animales silvestres. La exportación de especies en peligro de extinción con el fin de exhibirlos en zoológicos y circos extranjeros se contradice con la imagen turística de Zimbabue como un paraíso natural.

Atentamente,

Información breve sobre el tema Biodiversidad

La biodiversidad o diversidad biológica abarca tres ámbitos estrechamente relacionados: la diversidad de las especies, la diversidad genética dentro de las especies y la diversidad de los ecosistemas, como bosques u océanos. Cada especie forma parte de una red de relaciones muy compleja. La extinción de una especie repercute en muchas otras y en ecosistemas enteros.

En todo el mundo se han descrito ya casi 2 millones de especies; se estima que la cantidad es mucho más elevada. Las selvas tropicales y los arrecifes de coral se encuentran entre los ecosistemas más ricos en especies y más complejos del planeta. Cerca de la mitad de las especies animales y vegetales viven en las selvas tropicales.

Es crucial proteger la biodiversidad por sí misma. Y también porque es nuestro medio de vida. Todos los días utilizamos alimentos, agua potable, medicamentos, energía, ropa o materiales de construcción. Los ecosistemas intactos garantizan la polinización de las plantas y la fertilidad del suelo, nos protegen de catástrofes medioambientales como inundaciones o corrimientos de tierra, purifican el agua y el aire y almacenan el CO2 dañino para el clima.

La naturaleza es también el hogar y al mismo tiempo un lugar de valor espiritual para muchos pueblos indígenas. Estos últimos son los mejores cuidadores de las selvas tropicales, porque los ecosistemas particularmente intactos se encuentran en los hábitats de las comunidades indígenas.

La conexión entre la pérdida de biodiversidad y la propagación de pandemias no es algo nuevo, de lo que nos diéramos cuenta recién con la pandemia del Coronavirus. Una naturaleza intacta y diversa nos protege contra enfermedades y nuevas pandemias.

 

Los efectos de la pérdida de biodiversidad: hambre y crisis climática

La salud de la naturaleza se ha deteriorado drásticamente en todo el mundo. Alrededor de un millón de especies animales y vegetales están amenazadas de extinción en las próximas décadas. En la Lista Roja de la UICN de la Unión Mundial para la Naturaleza, 37.400 especies de animales y plantas están actualmente en peligro de extinción. ¡Un récord dramático! Los expertos hablan de una sexta extinción masiva en la historia de la Tierra: la tasa de extinción de especies a nivel mundial es cientos de veces superior a la de los últimos 10 millones de años, debido a la actividad humana.

Muchos de los ecosistemas del mundo también están en peligro: el 75% de la superficie terrestre y el 66% de la superficie marina. Sólo el 3% está ecológicamente intacto, por ejemplo, partes del Amazonas y la cuenca del Congo. Los ecosistemas ricos en especies, como los bosques tropicales y los arrecifes de coral, están especialmente dañados. Cerca del 50% de los bosques tropicales han sido destruidos en los últimos 30 años. La mortalidad de los corales sigue aumentando debido al incremento de la temperatura global. 

Las principales causas de la disminución masiva de la biodiversidad son: la destrucción del hábitat, la agricultura intensiva, la sobrepesca, la caza furtiva y el calentamiento global. En todo el mundo se invierten unos 500.000 millones de dólares al año en la destrucción de la naturaleza: en agricultura industrial, subvenciones al petróleo y al carbón, deforestación y otras.

La pérdida de biodiversidad tiene graves consecuencias sociales y económicas, y la explotación de los recursos naturales pone en peligro la vida de miles de millones de personas en el Sur global. La ONU sólo puede alcanzar sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible - por ejemplo la lucha contra el hambre y la pobreza - conservando la biodiversidad en todo el mundo y si se maneja de forma sostenible para las generaciones futuras. 

Sin la conservación de la biodiversidad, la protección del clima también se ve amenazada. La destrucción de las selvas tropicales y las turberas -importantes almacenes de CO2- alimenta aún más el cambio climático.

La solución: ¡menos es más!

Los recursos naturales de la Tierra no están disponibles en cantidades ilimitadas. Los seres humanos consumimos a un ritmo como si tuviéramos dos planetas iguales a la Tierra, y si seguimos igual, para 2050 estaremos consumiendo recursos como si tuviéramos tres. Para conservar la biodiversidad, base de la vida, debemos aumentar la presión política.

Y también podemos hacer mucho en nuestra vida cotidiana.

Siguiendo estos consejos, ayudas a proteger la biodiversidad:

  1. Elije con más frecuencia una dieta vegetal: pon en tu plato más verduras y frutas, o preferiblemente elimina el consumo de carne. Aproximadamente el 80% de las tierras agrícolas del mundo se destinan a la agricultura intensiva y al cultivo de pienso animal.
  2. Local y orgánico: los alimentos producidos orgánicamente evitan extensos monocultivos y, consecuentemente, el uso de pesticidas. Comprar productos locales y regionales también supone el ahorro una gran cantidad de energía.
  3. consciente acerca de tu estilo de vida: ¿Necesito ropa o un teléfono móvil nuevo? ¿Puedo usar segunda mano? Hay buenas alternativas a productos con aceite de palma o madera tropical. Las mascotas que provienen de países tropicales, como los loros o los reptiles, son un tabú.
  4. Calcula aquí tu huella ecológica 
  5. Protege las abejas: en tu balcón o jardín, puedes mantener felices las abejas y otros insectos con una variedad de sabrosas plantas y flores. Si no tienes  jardín o mano verde, puedes participar en algún proyecto de conservación de la naturaleza en tu localidad o región.
  6. Apoya las manifestaciones en favor de la naturaleza: participando en manifestaciones, firmando peticiones contra el calentamiento global o exigiendo cambios sobre temas como la agricultura industrial o la defensa de las selvas tropicales son maneras de presionar a los políticos, quienes también son responsables de la protección de la biodiversidad.

Lee aquí por qué se extinguen tantas especies antes de ser descubiertas.

 

 

Suscríbete ahora al boletín de Salva la Selva

Recibirás alertas de acción y actualizaciones - ¡con tu ayuda seguimos salvando la selva!