Ni al circo ni al zoo: ¡Paren el tráfico de crías de elefante!

Foto: Flickr/Vaughan Leiberum - CC BY 2.0 (© Flickr / Vaughan Leiberum - ( CC BY 2.0 ))
99.269 participantes

Fin de la petición: 8 jul. 2015

Capturados en Zimbabue para venderlos a otros países. A 36 crías de elefante les espera un terrible destino en circos o zoologicos. La cautividad desemboca a menudo en la muerte. Separados de sus familias, los elefantes no pueden crecer sanos y felices. ¡Exigimos detener este tráfico de elefantes!

Carta

Para: Ministro de Medio Ambiente Sr. Kasukuwere; Ministro de Turismo, Sr. Mzembi

¡Detengan el tráfico internacional de crías de elefante!

Leer la carta

Los ambientalistas de ZCTF (Zimbabwe Conservation Task Force) informan que varias docenas de crías de elefante fueron capturadas en el parque nacional de Hwange, al oeste de Zimbabue. Separados de su manada, el fin es venderlos a otros países como China y los Emiratos Árabes Unidos que estarían interesados en exhibir los pequeños elefantes en zoológicos y circos.

El gobierno de Zimbabue argumenta que es legal el comercio con animales silvestres vivos y que existen garantías para el bienestar de los animales ya que se respetan los acuerdos internacionales. Uno de esos acuerdos firmado por Zimbabue es la Convención de Washington sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES por sus siglas en inglés) que establece que “durante cualquier período de tránsito, permanencia o despacho, sea cuidado adecuadamente, con el fin de reducir al mínimo el riesgo de heridas, deterioro en su salud o maltrato”.

Como estado contratante, Zimbabue cumple con ese acuerdo- al menos en el papel. Pero la realidad es otra: la captura de las crías elefantes, la separación de su rebaño y los largos trayectos causan un enorme estrés a los animales y pueden resultar en traumas graves. Una vez en los zoológicos y circos sufren una vida enjaulada y monótona y posibles maltrato o explotación. Con frecuencia, los elefantes mueren después de poco tiempo. De cuatro crías exportados a China en 2012, sólo una sigue con vida.

Exhortamos por ello al gobierno de Zimbabue que cambie este triste destino y deje a los elefantes en el parque nacional de Hwange. El gobierno debe colaborar con asociaciones ambientalistas para asegurar que las crías permanezcan en el país y que se les cuide hasta poder reintegrarlos en manadas. Por favor, firmen la petición para detener el tráfico de elefantes.

Más información Carta

Para: Ministro de Medio Ambiente Sr. Kasukuwere; Ministro de Turismo, Sr. Mzembi

Estimado Ministro de Medio Ambiente Sr. Kasukuwere,
Estimado Ministro de Turismo, Sr. Mzembi,

con gran indignación he sabido de su nueva captura de elefantes en el parque nacional de Hwange. Hasta 36 crías, entre dos y medio y cinco años, fueron separados de su manada con el fin de venderlos a otros países donde vivirán en cautiverio.

La captura de elefantes y su separación de la manada tiene consecuencias graves para las crías separadas también para los elefantes remanentes. Por la separación forzada, el nuevo entorno y por los largos trayectos, las crías sufren traumas graves. No es poco frecuente que la captura resulte en la muerte de los elefantes. Según informes de los medios, una de las crías recién capturadas ya falleció.

Si ustedes permiten la venta de los otros elefantes, correrán el mismo peligro: la probabilidad de supervivencia de elefantes en cautividad es baja - de cuatro crías de elefantes vendidas a China en 2012 sólo una sigue con vida.

Les exhorto a detener ese cruel tráfico de elefantes. En el caso de las crías ya capturadas, es necesario que usted colabore con asociaciones de ambientalistas para asegurar que las crías permanezcan en el país y que se las cuide hasta reintegrarlas en una manada.

Además, les pido que reconsideren su posición respecto a la venta de animales silvestres. La exportación de especies en peligro de extinción con el fin de exhibirlos en zoológicos y circos extranjeros se contradice con la imagen turística de Zimbabue como un paraíso natural.

Atentamente,