Industria petrolera pretende sacrificar la naturaleza en Namibia

Hipopótamos en el río Las aguas del Delta del Okavango amenazadas por el proyecto petrolero (© frei) Elefantes en el Delta del Okavango en Botswana Botswana es conocida por su gran población de elefantes (© Frack Free Namibia) Fridays for Future © Vilho Nuumbala

La avaricia por el petróleo amenaza la naturaleza y la biodiversidad de Namibia. La empresa canadiense ReconAfrica tiene licencia para explorar petróleo en la cuenca de Kavango, una región ecológicamente sensible. Apoya con tu firma la resistencia contra la extracción de energía fósil, por agravar la catástrofe climática.

Petición

Para: Presidente de Namibia, Hage Geingob; Primera Ministra de Namibia, Saara Kuugongelwa-Amadhila; Presidente de Botswana, Dr. Mokgweetsi Masisi,

“La explotación de petróleo pone en peligro la naturaleza y el clima mundial. Por favor, impidan el proyecto de ReconAfrica”

Leer la carta

“El petróleo debe quedar bajo tierra”, pide Ina Shikongo. La activista de Fridays for Future (FFF) en Windhoek, capital de Namibia, se opone a  la extracción de petróleo en el noreste del país, donde se encuentran reservas recientemente descubiertas. “La extracción de petróleo no sólo sería una catástrofe para el clima mundial, el agua y el mundo animal, sino también para la población local”. Ella lo califica de “genocidio y ecocidio”.

El proyecto que rechazan Ina y otros activistas de FFF y Frack free Namibia (Namibia libre de Fracking) está en manos de la empresa canadiense ReconAfrica. La empresa asegura haber descubierto una inmensa y profunda cuenca sedimentaria, posiblemente llena de petróleo y gas. ReconAfrica ha conseguido una licencia de explotación en la Cuenca del Kavango.

Si llegan a tener éxito con tres pozos de exploración, la compañía planifica extraer 2.000 millones de barriles de petróleo - antes de avanzar hacia capas más profundas. Los ecologistas temen que la empresa recurra al fracking porque hace referencia a "métodos no convencionales" en sus comunicaciones-un eufemismo utilizado habitualmente para hacer referencia al fracking.

Actualmente, ReconAfrica ha concluido con la primera perforación de prueba y está abriendo paso por la vegetación para llevar la plataforma al segundo punto de exploración.

Las consecuencias ecológicas  serán devastadoras: amenaza las aguas de las sabanas áridas de Namibia y el famoso delta del Okavango en Botswana, Patrimonio de la Humanidad Unesco por su biodiversidad, hogar de elefantes, hipopótamos y gran variedad de aves. El turismo y medios de vida local están en peligro.

Para preservar el clima mundial, la biodiversidad, las aguas y medios de vida de la población local, es urgente detener el proyecto de ReconAfrica.

Por favor, firma la petición.

Más información

Namibia fue el primer país que incluyó la protección del medio ambiente en su Constitución, pero la población ya está sufriendo las consecuencias del cambio climático. Namibia ha firmado la Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas y los Convenios sobre la Diversidad Biológica, con lo cual, estaría irrespetando estos convenios de permitir la continuación de la extracción petrolera en estas condiciones.

Por otra parte, tanto Namibia y Botswana como Canadá han firmado el Acuerdo de París sobre el clima.

La cuenca del Okavang abarca una superficie de más de 2,5 millones de km2 que se extienden por Namibia, Angola y Botswana. La cuenca incluye el delta del Okavango, uno de los hábitats más biodiversos de África, que alberga una gran cantidad de aves y especies animales, incluída la mayor población de elefantes africanos que aún queda en nuestro planeta. El delta, un sitio Ramsar, declarado además Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, sigue siendo uno de los mayores humedales intactos. Casi un millón de personas dependen de la cuenca del Okavango para su sustento.

La licencia de ReconAfrica se encuentra totalmente dentro de la zona transfronteriza de Kavango Zambezi y se superpone a seis reservas de fauna y flora silvestre gestionadas localmente y a un sitio de Patrimonio Mundial de la UNESCO. Los elefantes africanos, los perros salvajes africanos, leones, leopardos, jirafas, aves y la particular flora se verán perjudicados por el proyecto.

Los ambientalistas señalan hacia el Delta del Níger en Nigeria, en donde la explotación petrolera de Shell y otras corporaciones ha causado una pesadilla ecológica y social. Esto no debe repetirse en Namibia y Botswana.

Ambientalistas de Namibia y Botswana anticipan los siguientes impactos, que queremos ayudar a evitar:

  • El ecosistema de la región será destruido por una compañía canadiense que se llevará el 90% de las ganancias.
  • El proyecto de ReconAfrica nos llevará a quemar lo poco que queda del menguante presupuesto mundial de carbono del planeta y obstaculiza los esfuerzos mundiales por ir más allá de los combustibles fósiles. No se debe permitir que la empresa destruya una zona de conservación tan vital a nivel mundial bajo el pretexto del desarrollo económico.
  • La extracción de petróleo y gas es una amenaza para la vida silvestre. Los ruidos fuertes, el movimiento humano y el tráfico de vehículos de las operaciones de perforación pueden perturbar la comunicación, la cría y la nidificación de las especies de aves.
  • La infraestructura construida para el desarrollo energético también puede tener un impacto negativo: las líneas eléctricas, las plataformas de los pozos, las vallas y las carreteras fragmentan los hábitats de muchas especies.
  • La construcción de carreteras, instalaciones y lugares de perforación conocidos como plataformas de pozos requiere el uso de equipo pesado y puede destruir grandes trozos de tierras vírgenes prístinas.
  • Esos daños suelen ser irreversibles.
  • El transporte de la plataforma petrolífera destruirá los caminos locales. La forma en que el equipo pesado de la industria del petróleo y el gas ha impactado en la infraestructura vial y ha provocado accidentes mortales ha sido ampliamente documentada en otros países.
  • La industria turística de la región se verá sacudida y miles de personas podrían no sólo perder sus empleos, sino también sus inversiones. ¿Quién querría ir de safari en un paisaje lleno de pozos de petróleo?
  • El proyecto agotaría y contaminaría el acuífero de la región. ¿Cómo se puede justificar el hecho de dar a una empresa extranjera un acceso desenfrenado al recurso más precioso de la región?
  • El proyecto empeorará la inseguridad alimentaria en la región, ya que el agua es la fuente de vida de las comunidades del ecosistema del Okavango.

Carta

Para: Presidente de Namibia, Hage Geingob; Primera Ministra de Namibia, Saara Kuugongelwa-Amadhila; Presidente de Botswana, Dr. Mokgweetsi Masisi,

Presidente de Namibia, Hage Geingob,
Primera Ministra de Namibia, Saara Kuugongelwa-Amadhila,
Presidente de Botswana, Dr. Mokgweetsi Masisi,

Me dirijo a usted con preocupación por la licencia de exploración de petróleo y gas, concedida a la empresa canadiense Reconnaissance Africa (ReconAfrica) en la cuenca de Kavango en Namibia, ecológicamente sensible. El proyecto también afecta a Botswana.

Una alianza de organizaciones de la sociedad civil e individuos de Namibia, Botswana y de todo el mundo se opone al proyecto. Apoyo este rechazo por las siguientes razones:
El proyecto petrolero amenaza con destruir y contaminar la naturaleza y áreas protegidas. La zona se encuentra en gran parte dentro del Parque Transfronterizo KAZA y es tangencial a tres parques nacionales. El río Okavango y la región de Panhandle suministran agua al singular Delta del Okavango, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. El sitio de Patrimonio Mundial de la UNESCO, Tsodilo Hills, que también resultará afectado, es venerado por el pueblo indígena San.

Me alarma especialmente que el material de marketing de ReconAfrica se habla implítitamente de "petróleo no convencional" y "métodos no convencionales", eufemismos para referirse al fracking.

El proyecto de explotacón de recursos se enmarca en el neocolonialismo: ReconAfrica posee el 90% de la licencia de explotación, y la Corporación Petrolera de Namibia NAMCOR sólo posee el 10%. En Botswana, ReconAfrica tiene incluso el 100 por ciento. El gobierno de Namibia reclama sólo el 5 por ciento.

La opinión pública conoce poco sobre el impacto de este proyecto a gran escala. Al parecer, no se ha consultado a la población local, agricultores y pueblos indígenas San, lo que se contradice con los principios de Consentimiento Previo, Libre e Informado.

Me preocupan profundamente los impactos previstos de esta extracción de petróleo y gas en ecosistemas ecológicamente sensibles:

- El agotamiento y la contaminación de los limitados recursos hídricos, especialmente en países con sequías extremas.
- La vegetación que se eliminará antes de las perforaciones causando la destrucción de los bosques y desertificación.
- La caza furtiva que puede aumentar a medida que se abran en la zona carreteras a los lugares de perforación.
- La perforación - posiblemente la fractura - causa ruidos con impactos sobre las personas y la biodiversidad.
- La contaminación del aire tiene implicaciones para la salud
- Una vez que termine la perforación, la actividad sísmica puede persistir.

Los efectos negativos en el medio ambiente soeránprofundos y duraderos sobre el clima mundial, las comunidades indígenas, el turismo y la buena reputación de Namibia y Botswana superan los beneficios, que en gran medida se embolsará ReconAfrica y sus inversores.

En base a estos argumentos, apoyo las demandas de la alianza local:

Por favor, tomen todas las medidas que están en su poder y responsabilidad para detener este proyecto que amenaza el futuro. Necesitamos dejar el petróleo en el suelo e invertir en su lugar en fuentes justas de energía renovable.

Atentamente,

Esta petición está disponible en los siguientes idiomas:

168.849 participantes

Con tu ayuda al­can­za­mos las 200.000:

Sus datos sólo se utilizan en el marco de nuestras campañas. Sus datos no se entregan a terceros. Le informaremos sobre futuras campañas.

Actividad Reciente