Camerún: protejan para siempre el Bosque de Ebo

Cercopiteco de orejas rojas (Cercopithecus erythrotis) en Camerún Cercopiteco de orejas rojas en la selva de Ebo en Camerún (© Robbie Whytock, San Diego Zoo Global)

La selva tropical de Ebo en Camerún tiene una impresionante biodiversidad en la que se cuentan gorilas y chimpancés. El presidente Paul Biya acaba de suspender los planes de deforestar 133.392 hectáreas de selvas, lo que habría significado una amenaza para la naturaleza y el sustento de 40 comunidades. Pero la selva sigue en peligro.

Noti­cias y actuali­zaciones Petición

Para: Presidente de la República de Camerún, Sr. Paul Biya

“El Bosque Ebo en Camerún es una de las selvas tropicales más biodiversas. Ayuda a impedir su deforestación.”

Leer la carta

En febrero 2020, el gobierno otorgó dos concesiones madereras en 133.000 has (tamaño de Londres) en el bosque de Ebo. Lo hizo ignorando los derechos de la población local a la tierra ancestral y a participar en el proceso de consulta y decisión.

Para las personas que habitan la región es la tierra de sus antepasados, en la que cazan, pescan, recogen plantas para alimento y medicina, y se dedican a la agricultura campesina. Además, el bosque tiene una importancia espiritual y otorga espacio para rituales tradicionales y enterramientos.

Durante siglos, las más de 40 poblaciones han vivido en el bosque de Ebo y alrededores sin ponerlo en peligro.

En 2002, la primatóloga Bethan Morgan hizo un descubrimiento sensacional: gorilas a más de 200 kms de distancia de sus parientes ¡posiblemente una nueva subespecie!

Otra maravilla de esta selva: sus 700 chimpancés parecen ser los únicos del mundo que rompen nueces con piedras y palos de madera, con los que también atrapan termitas. En otras regiones, los primates dominan tan sólo una de las dos técnicas.

¡Ahora, esta biodiversidad, la naturaleza y el modo de vida de las personas están en peligro!

La tala de árboles causará irreparables daños ecológicos, sociales y climatológicos.

Suele ser el primer paso a la destrucción total de los ecosistemas. Le siguen cazadores furtivos, colonos y especuladores de tierras. Las poblaciones locales pierden sus medios de vida y quedan sin sustento y expuestas a nuevas enfermedades.

A sus reivindicaciones se une la comunidad científica y ecologistas exigiendo la protección del bosque de Ebo.

Actualización 19-8-2020: aunque muy recientemente el presidente de Camerún Paul Biya ha congelado los planes de tala, su decisión no es definitiva.

Por favor, apoya con tu firma.

Más información

El Ministerio de Bosques y Vida Silvestre (MINFOF) es responsable de otorgar las concesiones de tala, aunque los bosques de la región ya se encuentran bajo una presión considerable.

Muchas de las especies que viven en el bosque de Ebo están al igual que el gorila (Gorilla gorilla) en la Lista Roja de Especies Amenazadas, 'en peligro crítico en extinción'. Es el caso del colobo rojo de Preuss (Piliocolobus preussi ). En la categoría 'en peligro de extinción' se encuentran junto al chimpancé (Pan troglodytes ellioti), el dril (Mandrillus leucophaeus), el elefante africano ( Loxodonta africana cyclotis), el loro gris ( Psittacus erithacus) y la rana goliat (Conraua goliath), entre otras.

En el Bosque de Ebo viven también más de 160 especies de aves; muchas son endémicas y no se encuentran en ninguna otra parte del mundo. Lo mismo se aplica al menos a doce especies de plantas. A pesar de la intensa investigación científica, el conocimiento de toda la riqueza de especies está lejos de ser exhaustiva. Por ejemplo, apenas se han investigado los primates nocturnos, los pequeños mamíferos, los murciélagos, los anfibios y los reptiles.

Este bosque almacena 35 millones de toneladas de carbono. Por lo tanto, talarlo también tiene consecuencias negativas para el clima.

Además, ha sido utilizado por la población durante muchas generaciones, por ejemplo para ritos religiosos. Muchos de los que hoy día son ancianos nacieron y crecieron en el bosque.

El proyecto del Bosque de Ebo no se limita a la investigación, sino que también actúa contra la caza furtiva, cuestión en la que desempeña un papel fundamental. Los "Clubes de Amigos de los Gorilas" realizan una labor educativa y hacen patrullas.

En las inmediaciones del Bosque de Ebo, Greenfil posee una concesión de aceite de palma de 35.000 hectáreas que podría ampliarse a 123.000 hectáreas. Según Greenpeace, ya se habrían talado 1.700 hectáreas de bosque.

Más información

Vídeo: EN FOCO Camerún: movilización internacional en torno al bosque de Ebo

Carta

Para: Presidente de la República de Camerún, Sr. Paul Biya

Estimado Sr. Presidente:

Su país alberga una buena parte de las últimas selvas tropicales de África. El bosque de Ebo es una de las zonas más ricas en especies de todo el Golfo de Guinea. Esta región es el hábitat de más de 160 especies de aves y primates en peligro de extinción como los driles y los chimpancés. Los gorilas constituyen posiblemente una subespecie separada, desconocida previamente. Desde 2006, se han realizado esfuerzos para declarar el Bosque de Ebo como Parque Nacional.

Durante siglos, la población de más de 40 aldeas en y alrededor del bosque de Ebo ha vivido sin ponerlo en peligro. Quienes viven allí, respetan la tierra de sus antepasados y la utilizan para cazar, pescar, recolectar plantas en el bosque para su alimento y como medicina, llevando a cabo la agricultura a pequeña escala. Además, el bosque tiene una importancia espiritual para el desempeño de rituales tradicionales y alberga numerosas tumbas. La mayoría de los dirigentes, unidos en la Association des Chefs Traditionnels Riverains de La Forêt d'Ebo (ACTRIFE), están comprometidos para proteger su tierra y su patrimonio cultural.

¡Pero la naturaleza y el sustento de las personas están en peligro!

El 4 de febrero de 2020, su gobierno otorgó dos concesiones madereras para 133.000 hectáreas del Bosque de Ebo (Unidades de Manejo Forestal UFA 07-005 y UFA 07-006). La población local no ha sido informada ni consultada, aunque se requiere el Consentimiento Libre, Previo e Informado (CLPI).

Si esta conversión de las tierras se llevara a cabo, tendría como consecuencia daños sociales, climáticos y ecológicos devastadores. La población local, comunidad científica y ecologistas están alarmados: el hábitat de los gorilas sería completamente destruido y el de los chimpancés casi por completo. Una gran parte de los 35 millones de toneladas de carbono almacenadas en el bosque se liberaría y contribuiría a empeorar la catástrofe climática. La población indígena perdería sus medios de vida y posiblemente estaría más expuesta a nuevas enfermedades.

Por lo tanto, le pedimos que no otorgue concesiones de tala y que en su lugar proteja y preserve el bosque para la naturaleza y la población.

- Retire las concesiones de tala.
- Proteja el bosque de Ebo y cumpla la promesa de declararlo Parque Nacional.
- Respete los derechos tradicionales de la población local, aplique las reglas del Consentimiento Libre, Previo e Informado (CLPI) e involucre plenamente a la población en toda planificación relativa al futuro del Bosque de Ebo.

Atentamente,

Noti­cias y actuali­zaciones

Esta petición está disponible en los siguientes idiomas:

166.952 participantes

Con tu ayuda al­can­za­mos las 200.000:

Sus datos sólo se utilizan en el marco de nuestras campañas. Sus datos no se entregan a terceros. Le informaremos sobre futuras campañas.

Actividad Reciente