URGENTE: Apagar el fuego, mantener viva la Amazonía

Incendio en Brasil © Istockphoto/Brasil2

Un año más, se quema la Amazonía. El fuego va sustituyendo la frondosa cubierta vegetal por suelos calcinados. Durante el primer semestre del año, la deforestación en Brasil a consecuencia del fuego habría ascendido a 4.000 kilómetros cuadrados de selva. Otros 50.000 kilómetros cuadrados están en peligro por las llamas.

Noti­cias y actuali­zaciones Petición

Para: Mecanismos y funcionarios de Naciones Unidas para pueblos indígenas

“La ONU debe intervenir para que apaguen el fuego, detengan el etnocidio y la destrucción total de la Amazonía. Firma la petición.”

Leer la carta

En Brasil, a las puertas de las elecciones, Bolsonaro no sólo ha dejado de proteger la selva desde que asumió el cargo en 2019, sino que ha favorecido su ataque sistemático, abriendo camino para que madereros, ganaderos y especuladores de tierras talen ilegalmente el Amazonas y provoquen los incendios. El promedio anual de deforestación es de más de un 75% con respecto a la década anterior rompiendo el récord de siete años sólo en los primeros seis meses del año.

Año tras año crece el rechazo internacional frente a las políticas de Bolsonaro. Las causas se dejan rastrear en los recortes de programas de protección y vigilancia ambiental, y la consecuente expansión de actividades como la ganadería y los monocultivos de soja para la exportación. El Instituto Brasileiro do Meio Ambiente e dos Recursos Naturais IBAMA, ejecutó tan sólo un 37% del presupuesto destinado a prevención y combate de los incendios forestales para este año.

Los pueblos indígenas exigen protección para sus territorios. En un congreso reciente pidieron la implicación de pueblos, Estados y organizaciones internacionales “para preservar el gran pulmón del planeta”. Ellos han sabido hacerlo históricamente y es el modo de vida basado en la industrialización y el consumo el que nos ha traído hasta los actuales escenarios.

Es un problema acuciante y global, como también lo es la falta de acción. Las miles de comunidades indígenas necesitan un apoyo contundente en defensa de la Amazonía y lanzan mensajes desesperados solicitando apoyo internacional y atención mediática. La agencia de la ONU para el medio ambiente y el Panel Intergubernamental para el Cambio Climático informan de que la destrucción y sus consecuencias, y el empeoramiento de la calidad del aire por los incendios, seguirán en aumento.

Es urgente:

  • Adaptar los bosques naturales al cambio climático, con medidas de protección, conservación y restauración que prevengan la deforestación y nuevos incendios.

  • Una respuesta contundente de apoyo a los pueblos indígenas que la habitan y en defensa de la Amazonía.

  • ¡Firma la petición! Y comparte

Más información

Un año más, más incendios

Con 7.000.000 km², la selva Amazónica es la más grande del mundo y está habitada por miles de pueblos indígenas y de ella depende también su rica biodiversidad. Al ritmo actual cada vez más frecuente de incendios y depredación, en un escenario de catástrofe climática, la Amazonía muy pronto llegará al temido punto de no retorno (40% de deforestación) que hace irrecuperable su función ecológica planetaria. El objetivo de las organizaciones indígenas de la Amazonía es de restauración y consecuente protección del 80%.

Los fuegos en la Amazonía tienen lugar en la estación seca, Agosto y Septiembre. El humo es denso y el aire irrespirable, y el fuego deja tras de sí áreas calcinadas y desoladas, ya sin árboles. No es difícil de imaginar que el avance de las llamas degrada terriblemente el ambiente.

En Brasil, los estados de Rondonia y Amazonas y Acre han sido de los más afectados, pues en su confluencia han tenido lugar 40% de los incendios del presente año 2022. En la primera semana de septiembre han tenido lugar más de 18.000 focos de incendio y casi 60.000 en lo que va de año, superando récords de años previos. El fuego afectó también a Roraima, Mato Grosso y Pará. El humo llega hasta ciudades como Sao Paulo y Porto Velho y a otros países como Bolivia, Argentina y Colombia, afectando especialmente a personas con problemas respiratorios.

Pero los incendios que nos preocupan son debidos a quemas intencionadas iniciadas por agricultores, ganaderos y especuladores de tierras, para eliminar la vegetación que tumbaron previamente y ocupar esas tierras con sus actividades. Tampoco quedan dudas de la relación de los incendios actuales con las olas de calor cada vez más frecuentes, duraderas e intensas, que reducen la humedad y dificultan el control del fuego.

Lee más sobre los incendios en Sudamérica y otras partes del mundo.

Lee más sobre el tema: Incendios forestales

Carta

Para: Mecanismos y funcionarios de Naciones Unidas para pueblos indígenas

Estimada Sr. Francisco Calí Tzay, Relatora Especial para Pueblos Indígenas,
Estimado Sra. Inger Andersen, Directora Ejecutiva de ONU AMBIENTE,
Estimado Sra. Yoka Brandt, Presidente de la Junta Ejecutiva de PNUD,
Estimado Sr. Guy Ryder, Director OIT,
Estimada Sra. Li Yanduan, Presidenta de CERD,
Estimado Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General OMS,
Estimado Sr. Qu Dongyu, Director General FAO,
Estimada Sra. Patricia Espinosa, Secretaria Ejecutiva CMNUCC,
Estimada Sra. Elizabeth Maruma Mrema, Secretaria Ejecutiva CBD,
Sra. Audrey Azoulay, Directora General UNESCO:

La Amazonía es un solo cuerpo interconectado de importancia mundial para la humanidad y para todo el planeta. Los incendios que están teniendo lugar en Brasil, Bolivia y Paraguay ponen de manifiesto más que nunca la situación de urgencia. No son casos aislados y la situación se repite año a año y están alcanzado un punto cercano al de no retorno.

Por eso de nada sirven proyectos o iniciativas que protegen una parte de la Amazonía, mientras esta está siendo destruida por otras. Se requieren actuaciones eficaces para fortalecer la defensa de la Amazonía por parte de los nueve países amazónicos.

Los pueblos que habitan la región amazónica se enfrentan con los incendios y las amenazas subsiguiente: deforestación y degradación, tala ilegal, ganadería extensiva, expansión de agronegocios como el cultivo de la soja y la palma aceitera, proyectos minero-extractivos, explotación de hidrocarburos e infraestructuras como carreteras, hidroeléctricas, hidrovías, líneas de transmisión y otros.

Por ello, nos dirigimos a las autoridades de las Naciones Unidas para pedir más acciones eficaces para la Amazonía, en coordinación con los gobiernos de los países amazónicos y organizaciones indígenas que representen los intereses de los pueblos directamente afectados por los incendios y la destrucción de la Amazonía.

Por todo ello considero urgente la intervención inmediata de los mecanismos y funcionarios de Naciones Unidas para pueblos indígenas. Me sumo a la petición internacional en defensa de la Amazonía y en repudio del incendio que está acabando con el planeta.

Atentamente,

Noti­cias y actuali­zaciones

Esta petición está disponible en los siguientes idiomas:

63.948 participantes

Con tu ayuda al­can­za­mos las 100.000:

Sus datos sólo se utilizan en el marco de nuestras campañas. Sus datos no se entregan a terceros. Le informaremos sobre futuras campañas.

Actividad Reciente