Trabajo infantil: el oscuro secreto del chocolate

Trabajo infantil en plantación de cacao, Costa de Marfil

1,2 millones de niños que trabajan en las plantaciones de cacao constituyen la cara oscura del chocolate. La mayoría de los trabajadores no ganan suficiente dinero para su sustento.Y se talan incluso áreas protegidas de selva. Necesitamos urgentemente una normativa europea para poner fin a este crimen.

Carta

Para: Ministra de Agricultura de Alemania, Julia Klöckner

Para acabar con el trabajo infantil, las violaciones de derechos humanos y la destrucción de selva necesitamos una normativa europea para el sector del cacao.

Leer la carta

Durante la navidad se come mucho chocolate. Pero muchas niñas y niños no pueden disfrutar de las fiestas. Muchos tienen que trabajar en las plantaciones de cacao familiares que apenas alcanzan para que sobreviva la familia. Todos sus miembros tienen que arrimar el hombro -aunque de todas formas no escapan a la pobreza.

Muchas plantaciones de cacao se establecieron en lugares donde antes crecía la selva. En Costa de Marfil, uno de los países que producen más cacao, ha desaparecido casi todos los bosques, hábitat del chimpancé, especie amenazada de extinción. Y en el otro extremo del mundo, en la Amazonía peruana se talaron cientos de hectáreas de selva. Incluso en Parques Nacionales se talan las selvas para producir cacao.

Nada de eso es nuevo. Las empresas prometen desde hace décadas acabar con el trabajo infantil, las violaciones de derechos humanos y la destrucción ambiental, pero no se ha avanzado mucho. Las empresas temen perder clientes y beneficios si son los primeros en actuar y elevar los precios, mientras la competencia sigue vendiendo barato.

Como las promesas y compromisos voluntarios no han funcionado, se necesita una normativa vinculante en la Unión Europea.

El cacao que se importe a Europa debería hacer posible que las familias capesinas puedan alimentar a todos sus miembros. Además, no debe estar relacionado con violaciones de derechos humanos incluido el trabajo infantil y forzado. Y no debe implicar deforestación y otros tipos de destrucción ambiental.

La UE es el primer importador, primer productor y consumidor de chocolate del mundo. Si no puede hacerse responsable e influenciar estas situaciones, nadie lo hará.

Por favor, apoya la petición con tu firma.

Carta

Para: Ministra de Agricultura de Alemania, Julia Klöckner

Estimada Ministra Julia Klöckner:

El chocolate tiene una cara oscura: 1,2 millones de niños trabajan en las plantaciones, los agricultores no ganan lo suficiente para su sustento y talan las selvas. A pesar de décadas de iniciativas voluntarias, el sector cacaotero mundial ha avanzado poco para solucionar estos acuciantes problemas.

Se necesita una normativa de la UE para lograr mejoras en toda la industria y para que todos los actores se responsabilicen ambiental y socialmente. Como primer importador, fabricante y consumidor mundial de cacao y chocolate, la UE tiene una influencia decisiva.

La normativa tendrá grandes ventajas para las empresas, que podrán respetar los derechos humanos y proteger el medio ambiente sin tener que temer que los competidores bajen los precios a expensas de la sostenibilidad.

En la Declaración de Berlín Durante la Conferencia Mundial del Cacao de 2018, confirman que los acuerdos voluntarios todavía no han tenido un efecto satisfactorio y reafirman la necesidad de la regulación por parte de los gobiernos.

La clientela en Europa quiere estar segura de que el chocolate que compran,

- está libre de violaciones de derechos humanos, incluido el trabajo infantil y el trabajo forzoso.
- se paga a quienes cultivan cacao una renta que permita alimentar a sus familias.
- está libre de la destrucción de la selva tropical y de otras destrucciones del medio ambiente.

Francia ya ha señalado su apoyo a la regulación de la UE. Alemania y otros países también tienen que defenderla con firmeza. Contrariamente a las señales positivas de otras partes del gobierno, el Departamento Federal de Agricultura no está mostrando públicamente ningún interés en apoyar la normativa que protegería a los niños y niñas y al planeta.

Por favor, ayude a proteger a la niñez, a la población rural y al medio ambiente en los países productores de cacao y apoye una regulación de la UE para el sector cacaotero mundial.

Atentamente,

Esta petición está disponible en los siguientes idiomas:

Firma la petición

Con tu ayuda al­can­za­mos las 100.000:

70.259

Sus datos sólo se utilizan en el marco de nuestras campañas. Sus datos no se entregan a terceros. Le informaremos sobre futuras campañas.

Actividad Reciente