Queda poco tiempo - La UE debe detener la deforestación

Tractor en superficie de bosque quemada Deforestación para plantar soja en el Chaco, en América del Sur (© Jim Wickens / Ecostorm) Bulldozer talando la selva Deforestación (© MsLightBox istockphoto)

¿Sabías que los hábitos de consumo fomentan la deforestación en todo el mundo? La producción de carne, soja, aceite de palma y cacao es responsable del 70% de toda la deforestación. La UE importa gran cantidad de estos productos y se ha comprometido a detener la deforestación para 2020 ¡Solo faltan 20 meses, debe actuar ya!

Carta

Para: M. Jean-Claude Juncker, Presidente de la Comisión Europea;M. Jyrki Katainen y M. Frans Timmermans, Vicepresidentes; Cecilia Malmstrom, Comisaria de Comercio Exterior

Casi no queda tiempo para que la UE cumpla sus compromisos para detener la deforestación. Pedimos un plan de acción urgente de la UE para proteger los bosques.

Leer la carta

Carne, soja, aceite de palma, cacao. Son ingredientes de productos que consumimos todos los días en los países ricos: el cacao se convierte en chocolate, el aceite de palma está presente en aperitivos, cosméticos y hasta en el combustible, y más del 70% de la producción mundial de soja se destina a la alimentación animal y así podemos consumir leche y comer carne.

La producción de estos ingredientes supone deforestación masiva en todo el mundo, destruyendo bosques en Indonesia, Costa de Marfil, Argentina, Brasil y muchos otros países con bosques. La expansión de las plantaciones y granjas ha causado desplazamientos de población, violencia, intimidaciones, trabajo esclavo y asesinatos de personas en comunidades locales y activistas.

La UE es el segundo mayor importador de productos agrícolas que resultan de deforestación. Entre 1990 y 2005 se perdió globalmente un área de bosques del tamaño de Portugal debido al crecimiento del consumo en la UE de productos agrícolas cultivados en tierras deforestadas -muchos de ellos de forma ilegal.

Aunque la UE se ha comprometido a detener y revertir la deforestación y degradación de los bosques para 2020, nunca ha dado ningún paso para detener los impactos terribles que resultan de su consumo de estos productos.

Solo quedan 20 meses hasta 20202 y tenemos que actuar YA!

Firma esta petición para pedir al presidente de la Comisión Europea que se asegure de que la UE se ponga a la altura de sus compromisos paradetener la deforestación proponiendo un Plan de Acción de la UE, que incluya legislación para proteger los bosques y los derechos de las personas que habitan los bosques. Es la mejor manera de garantizar que ningún producto o transacción financiera relacionada con la UE cause deforestación, degradación de los bosques o violaciones de derechos humanos.

Más información

PETITION 1137 - Logos NGOs

Organizaciones que apoyan esta petición

Los terribles impactos de las materias primas de la agricultura industrial sobre los bosques y los derechos humanos

La producción de commodities agrícolas viola los derechos de las comunidades locales

Testimonio: Jamaludin, de la comunidad de Semunying, en Kalimantan, Indonesia: “Somos criminalizados por el estado, nos preguntamos ¿por qué? ¿está mal pelear por nuestros derechos? El trato dado por la policía en prisión ha sido inhumano. Las autoridades nos amenazaron.

La producción de carne y el cultivo de carne,soja, cacao y aceite de palma puede ser mortal. La expansión de plantaciones y granjas ha provocado desplazamientos, violencia, intimidación, trabajo esclavo y asesinatos de activistas locales.

Activistas han sido criminalizados y asesinados: a mediados de abril de este año, el activista Nazildo dos Santos Brito, que se oponía a la expansión de la palma aceitera fue asesinado en Brasil, por defender los derechos territoriales. De acuerdo a Global Witness, 2016 ha visto un record de asesinatos de personas que defienden sus tierras, bosques y ríos contra las industrias destructivas. Brasil es uno de los países más peligrosos para activistas: de acuerdo a la Comisión Pastoral de la Tierra (CPT) de Brasil, 3.964 personas fueron arrestadas entre 1995 y 2014 en el contexto de procesos rurales de resistencia organizados por líderes de trabajadores, sindicatos y movimientos sociales y en defensa de los derechos humanos.

Investigaciones de organizaciones no gubernamentales y periodísticas han documentado también innumerables casos de comunidades desplazadas o a las que se niega acceso a su medio habitual de vida, como resultado de la expansión mundial del cultivo de la palma aceitera. Solo en Indonesia, hay unos 4.000 conflictos por la tierra entre comunidades y palmicultores por todo el país.

Los derechos de las personas que trabajan en las plantaciones resultan violados. La pobreza de los agricultores de cacao se sitúa en la raíz del trabajo infantil en Africa Occidental. Más de dos millones de niños trabajaban en condiciones peligrosas cultivando cacao en Costa de Marfil y Ghana en 2013/14. En plantaciones de palma, los problemas estudiados incluyen salarios ínfimos para trabajadores, desatención de la salud y la seguridad, tráfico de los trabajadores y esclavitud de la deuda.

La producción de commodities agrícolas tiene impactos graves en la salud: el agronegocio industrial depende del uso de glifosato y organismos genéticamente modificados para la producción de soja, lo que envenena el agua y causa enfermedades a humanos y animales.

Testimonio: Catalina Cendra, campesina del Chaco, Argentina: “Vinieron aquí a enfermarnos con la soja, en el Chaco. I creo que en toda la Argentina. … Vienen, plantan, envenenan, cosechan y se van. … Los aviones [fumigando con herbicidas] pasaron a las 6 a.m. Envenenaron el agua, el tanque, el pozo y nosotros y los animales bebimos. Nos enfermamos los animales y yo. Nos enfermaron.”

La producción de las commodities de la agricultura industrial destruye la naturaleza y la vida silvestre

Testimonio: Margareta, de la comunidad Semunying, Kalimantan, Indonesia: No nos quedan bosquesme pone muy triste. Desde que las operaciones de las plantaciones de palma aceitera comenzaron aquí, la familia se ha dividido, hay conflictos. Nuestros bosques se han destruido, no sé cómo se van a recuperar. Sin ellos, la vida no tiene sentido.”

Hay varios problemas: con el ganado por ejemplo, los bosques se talan en principio para dejar sitio a pastizales. El terreno se destina después a la producción de soja, que es más rentable. Esto deja poco espacio al ganado, que se desplaza en dirección a otros bosques que corren la misma suerte. Esto sucede de manera rutinaria en Brasil.

La palma aceitera sólo crece en países ecuatoriales como Indonesia y Malasia, por lo que su expansión ha tenido impactos negativos en los bosques tropicales, muy a menudo de alto valor de conservación, ricos en biodiversidad.

El cacao ha causado deforestación masiva en África Occidental. Por ejemplo Costa de Marfil, mayor productor, ha perdido cerca del 80% de su cubierta forestal desde 1960.

Testimonio: Henri, un líder tradicional de cerca de la ciudad de Diafla, Costa de Marfil: Por todas partes aquí solía haber árboles, pero los agricultores los han talado para plantar cacao.”

Más allá de los compromisos voluntarios de las empresas

El número de compromisos voluntarios de las empresas para detener la deforestación se ha incrementado rápidamente. Mientras tanto continúa la deforestación.

Esta paradoja se explica por el hecho de que muy pocas empresas pueden realmente trazar los productos que utilizan hasta la granja o bosque del que proceden. Los números te van a marear: solo el 2% de las empresas de aceite de palma pueden rastrear sus productos hasta el bosque. En el sector de la soja, sólo el 14% se puede rastrear hasta su origen.

En el sector cárnico, sólo el 17% de las empresas ganaderas evaluadas en 2017 tenían políticas de protección de los bosques.

Por eso se necesita una política pública ¡La UE juega un rol fundamental!

La UE, un importador de primera línea con elevada responsabilidad

Testimonio: varios miembros del Parlamento Europeo han hecho un llamamiento para que la Comisión Europea regule para que los alimentos que consumimos e importamos no tengan impactos sociales y ambientales negativos: el deber de la UE es actuar

La Unión Europea es el segundo mayor importador de productos agrícolas que proceden de la deforestación. Un área de bosques del tamaño de Portugal se perdió globalmente entre 1990 y 2005 por el consumo europeo de materias primas producidas en tierras deforestadas, en gran parte de forma ilegal.

La UE es el mayor importador de cacao crudo, responsable de más del 60% de las importaciones. Es el segundo mayor importador de soja y palma aceitera. También es uno de los mayores importadores de carne de la región del Mercosur, que incluye Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay.

Por lo tanto, la UE tiene el deber de actuar y el poder de detener la deforestación derivada de la producción agrícola.

La UE debe estar a la altura de su compromiso internacional de detener la deforestación

La Unión Europea se ha comprometido a detener la deforestación para 2020.

Se ha mostrado que puede tomar medidas que conducen a comprobar que el pescado que comemos y la madera que compramos es legal. Sin embargo, nunca ha tomado ninguna medida para enfrentar los impactos negativos de los productos agrícolas.

Faltando solo 20 meses hasta 2020, ¡debe actuar ahora!

El llamamiento a la acción crece … en marzo, la Comisión Europea publicó opciones para confrontar la deforestación. Alemania, Francia, Reino Unido, Países Bajos, Dinamarca, Miembros del Parlamento Europeo, empresas progresistas y ONGs de todo el mundo hacen un llamamiento al presidente Juncker para que actúe.

Pero hasta ahora, el Sr. presidente Juncker no escucha.

Tú puedes marcar la diferencia: firma la petición pidiendo al presidente de la Comisión Europea que cumpla sus compromisos para detener la deforestación y proponga un plan de acción de la UE, con legislación para proteger los bosques y los derechos de sus habitantes. Tal acción garantizará que ningún producto ni transacción financiera vinculada a la UE cause deforestación, degradación de bosques o violaciones de derechos humanos.

Carta

Para: M. Jean-Claude Juncker, Presidente de la Comisión Europea;M. Jyrki Katainen y M. Frans Timmermans, Vicepresidentes; Cecilia Malmstrom, Comisaria de Comercio Exterior

Estimado Presidente Juncker:

Los bosques son esenciales para la vida. El sustento de una de cada seis personas depende de ellos, proporcionan el hábitat al 80% de la biodiversidad terrestre y son fundamentales para nuestro clima.

Como usted sabe, las selvas tropicales y los bosques tropicales secos, las comunidades humanas que lo habitan, así como la biodiversidad corren peligro debido a la producción de materias primas como la soja, la carne de res, el aceite de palma y el cacao, que desencadenan la deforestación a gran escala,la contaminación, acaparamientos de tierras y violaciones de los derechos humanos.

Por ser el mayor importador de cacao y el segundo mayor importador de soja y aceite de palma, la Unión Europea tiene el deber de actuar y el poder de detener la deforestación.

Aunque la UE se ha comprometido a detener y revertir la deforestación y la degradación de los bosques para 2020 (https://ec.europa.eu/sustainable-development/goal15_en), nunca ha dado ningún paso para detener los terribles impactos que resultan del consumo de los productos mencionados.

Un estudio publicado por la Comisión en marzo de 2018 propuso opciones para confrontar la deforestación. Pero hasta ahora, la Comisión no se ha comprometido con un Plan de Acción, a pesar del hecho de que Estados Miembro de la UE incluidos Alemania, Francia, el Reino Unido, los Países Bajos y Dinamarca, miembros del Parlamento Europeo, empresas progresistas y ONGs han pedido a la Comisión que tome medidas.

Solo quedan 20 meses para que la UE confirme su compromiso internacional en materia de deforestación. La Comisión Europea debe proponer ahora de manera urgente una nueva ley para que se pueda aplicar con pleno efecto en el 2020.

Nosotros, los ciudadanos abajo firmantes, le instamos a que cumpla con los compromisos internacionales de la UE. Exigimos que proponga urgentemente un Plan de Acción Europeo para proteger los bosques y los derechos de los pueblos que los habitan, que garantizará que ningún producto o transacción financiera vinculada a la UE dé lugar a la deforestación o abusos contra los derechos humanos.

Atentamente,

Firma la petición

Con tu ayuda al­can­za­mos las 150.000:

108.676

Sus datos sólo se utilizan en el marco de nuestras campañas. Sus datos no se entregan a terceros. Le informaremos sobre futuras campañas.

Actividad Reciente