España: más aceite de palma... menos selvas tropicales

España: el aceite de palma para biocombustible destruye la selva

El parlamento europeo ha decidido terminar con el biodiésel a partir de aceite de palma - por los gravísimos daños ambientales, climáticos y sociales que causan las plantaciones de palma en las selvas tropicales. Pero el gobierno español quiere anular la decisión. España es el mayor consumidor de aceite de palma en Europa.

Noti­cias y actuali­zaciones Carta

Para: Álvaro Nadal, Ministro de Energía; Isabel García Tejerina, Ministra de Agricultura y Medio Ambiente; Román Escolano, Ministro de Economía; cc Miguel Arias Cañete, Comisario UE Clima y Energía; José Blanco López, Ponente UE DER

El gobierno español debe respaldar la protección de las selvas tropicales y eliminar el aceite de palma del biodiésel.

Leer la carta

El año pasado España importó 1.772.380 toneladas de aceite de palma, según el Ministerio de Agricultura. ¡Son 38 litros de aceite de palma por habitante por año!

Para hacer lugar a los grandes monocultivos de palma aceitera se talan las selvas tropicales. Toda su biodiversidad se destruye, se ponen en peligro especies amenazadas como los orangutanes, y además se liberan inmensas cantidades de gases invernadero. También se despoja a pequeños campesinos y pueblos indígenas de sus tierras ancestrales.

La industria utiliza este aceite tropical para fabricar muchos alimentos y productos de limpieza e higiene personal como jabones y champús.

Pero la mayor parte del aceite de palma en España (1,2 millones de toneladas en 2017) se destina a la producción de agrocombustibles. Más de dos tercios del biodiesel se elaboran a partir de aceite de palma, con las petroleras CEPSA y Repsol a la cabeza.

Así con cada litro de diésel con que llenamos los tanques de nuestros vehículos en las gasolineras contribuimos activamente -lo queramos o no- a la deforestación de los bosques tropicales.

En  abril 2017 y en enero 2018, la gran mayoría de eurodiputadas y eurodiputados de todos los países de la UE votó por terminar con esa práctica a partir de 2021, en el marco de la Directiva de Energías Renovables.

Ahora, el gobierno español pretende presionar en contra de la decisión del Parlamento Europeo y perpetuar el uso masivo de aceite de palma. Presiona para ello a la Comisión Europea y en el Consejo Europeo.

España como gran consumidor y abogando por el aceite de palma se convierte en aliado de los principales productores del aceite de palma, Indonesia y Malasia, mayores devastadores de las selvas tropicales.

Más información

En España, la mayoría de los vehículos tienen motores diesel, por lo que el consumo de gasoil es tres veces mayor que el de gasolina.

La industria del biodiésel en España depende estrechamente de aceites vegetales importados ya que los aceites que se producen el el país (principalmente girasol y oliva se destinan a la industria alimentaria). Y la principal materia prima para la producción de biodiésel en España es el aceite de palma.

El aceite de palma es el aceite vegetal más barato y abundante en el mercado mundial con una producción actual de unos 65 millones de toneladas al año. Otras materias primas utilizados para biodiesel son aceite de soja, de girasol y de colza y aceites y grasas vegetales y animales recicladas.

Existen dos tipos diferentes de biodiésel en el mercado, que se diferencian por sus procesos de producción y por las propiedades del biocombustible que se obtiene:

1. El biodiésel tradicional (Ésteres metílicos de ácidos grasos o FAME) se obtiene mediante la esterificación y transesterificación de aceites y grasas vegetales y animales. El biodiésel tiene diferentes propiedades que el gasoil, por lo cual los vehículos diésel en el mercado solamente soportan una mezcla de un porcentaje muy bajo de biodiésel con el diésel fósil.

En España existen aproximadamente unas 30 plantas para producir biodiésel, de las cuales menos de la mitad están operativas.

2. El hidrobiodiésel (Aceite vegetal hidrotratado o HVO) se produce mediante la hidrogenación catalítica de aceites y grasas de origen vegetal o animal. El hidrobiodiésel tiene propiedades muy similares a las del diesel fósil, por lo cual se puede utilizar mezclado o puro en todos los vehículos diésel.

Las compañías petroleras españolas CEPSA y REPSOL realizan la hidrogenación directa de mezclas de aceite vegetal (palma) y gasóleo convencional en sus refinerías existentes (co-processing). CEPSA produce hidrobiodiésel en sus refinerías de Huelva, Algeciras (San Roque) y Tenerife (UCO), REPSOL en sus refinerías en A Coruña, Tarragona, Bilbao, Cartagena.

Biocombustibles en España 2017 (Fuente Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), Estadistica de biocarburantes 2017)

Biodiésel certificado vendido 1.165.667 m3

Hidrobiodiésel (HVO) certificado vendido 380.224 m3

Etanol certificado vendido 278.152 m3

Materias primas para la producción de biodiésel en España 2017 (USDA 2017, Spain’s Biodiesel and Renewable Diesel Overview)

- Aceite de palma 72%

- Aceite de soja 10%

- Aceite de girasol y colza 15%

- Aceites reciclados y grasas animales 3%

Materias primas para la produccion de hidrobiodiésel (HVO) en España 2017

- Aceite de palma 98%

Origen de las materias primas certificadas en España 2017 (Fuente Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), Estadistica de biocarburantes 2017)

Biodiesel

- Indonesia 50,01%

- Malasia 12,82%

- España 9,42%

- Brasil 7,98%

- Paraguay 4,92%

HVO

- Indonesia 67,03%

- Malaysia 27,61%

- Países Bajos 3,80%

Ethanol

- Brasil 20,24%

- España 16,24%

- Rumania 15,39%

- Francia 8,39%

- EEU 6,38%

- Canadá 3,14%

Importaciones de aceite de palma a España 2017: 1.772.380 t (Fuente Informes mensuales de comercio exterior, agroalimentario y pesquero: enero - diciembre 2017, http://www.mapama.gob.es/es/ministerio/servicios/analisis-y-prospectiva/Informe_mensual.aspx)

Consumo de aceite de palma por parte de la industria de alimentos en España 2016: Unos 300.000 t

Metas obligatorias para biocombustibles en España

El consumo de biocombustible es promovido mediante crecientes metas obligatorias. Para 2018 la cuota está fijado en un 6%, para 2019 son 7%, y para 2020 8,5%. Casi la totalidad de biocombustibles se mezcla con los carburantes fósiles que se venden en las gasolineras.

Decisión del Parlamento Europeo del 17 de febrero del 2018

El Parlamento Europeo aprobó en el marco del proceso de decisión de una nueva Directiva de Energías Renovables para los años 2021 - 2030 las siguientes enmiendas:

"Enmienda 31: En su Resolución, de 4 de abril de 2017, sobre el aceite de palma y la deforestación de las selvas tropicales, el Parlamento Europeo pedía a la Comisión que tomase medidas para eliminar progresivamente el uso de aceites vegetales que generan deforestación, incluido el aceite de palma, como componente de los biocarburantes preferiblemente antes de 2020."

(...)

"Enmienda 307: (...) La contribución de los biocarburantes y biolíquidos obtenidos del aceite de palma será del 0 % a partir de 2021."

Artículos

Publico, 20 de abril 2018: España defiende el uso del aceite de palma como biodiésel a pesar del daño ambiental que produce

El Pais, 22 de feb. 2018: España e Italia se quedan solas en la defensa del diésel de aceite de palma - El Parlamento Europeo ha propuesto que deje de ser considerado un biocombustible a partir de 2021

Carta

Para: Álvaro Nadal, Ministro de Energía; Isabel García Tejerina, Ministra de Agricultura y Medio Ambiente; Román Escolano, Ministro de Economía; cc Miguel Arias Cañete, Comisario UE Clima y Energía; José Blanco López, Ponente UE DER

Estimados señores/as ministros:

La Unión Europea está decidiendo la nueva Directiva de Energías Renovables que estará vigente entre los años 2021 y 2030.

En el marco del proceso de renovación de la Directiva, el Parlamento Europeo decidió el 17 de enero 2018 con amplia mayoría eliminar el aceite de palma como materia prima renovable para la producción de biocombustibles (biodiésel e hidrobiodiésel).

La decisión se fundamenta en la tala masiva de las selvas tropicales para establecer las plantaciones de palma aceitera, la destrucción de la biodiversidad y el despojo a pequeños campesinos y pueblos indígenas de sus tierras ancestrales.

Estudios encargados por la propia UE certifican que el biodiésel de aceite de palma libera tres veces más emisiones de efecto de invernadero que el diesel fósil de petróleo (1).

En este contexto, estamos muy en desacuerdo con el intenso lobby que el gobierno español está llevando a cabo a favor del aceite de palma en el Consejo Europeo y la Comisión Europea.

Pedimos al gobierno Español que ayude a la protección de las últimas selvas tropicales y sus habitantes. Deben tomar en serio los nocivos efectos de la industria de aceite de palma y actuar en consecuencia respetando la bien fundada decisión del Parlamento Europeo de eliminar el aceite de palma del biodiésel.

Atentamente,


1) https://ec.europa.eu/energy/sites/ener/files/documents/Final%20Report_GLOBIOM_publication.pdf

Información breve sobre el tema Aceite de palma

El punto de partida – La selva en el tanque y en el plato

Con 66 millones de toneladas por año, el aceite de palma es el aceite vegetal que se produce en mayor cantidad. Su bajo precio en el mercado global y sus características de fácil procesamiento han hecho que en la actualidad, uno de cada dos productos industriales de los que compramos en el supermercado lo contengan entre sus ingredientes. Además de las pizzas congeladas o precocinadas, galletas, margarinas, el aceite de palma también se encuentra en las cremas corporales, jabones, maquillajes, velas y detergentes.

Lo que casi nadie sabe: en la Unión Europea fluye casi la mitad del aceite de palma importado en el llamado biocombustible. La obligación por ley desde 2009 de mezclar el biocombustible con la gasolina y el diesel es una importante causa de la deforestación de las selvas tropicales.

Desde entonces, las plantaciones de palma aceitera se han extendido en el mundo hasta 27 millones de hectáreas. En una superficie tan grande como Nueva Zelanda, las personas y animales quedan sometidas a la expansión de estos „desiertos verdes“.

Las consecuencias – La muerte hasta en la sopa de sobre

En la humedad de los cálidos trópicos en torno a la línea del ecuador se encuentran las condiciones óptimas para el crecimiento de la palma aceitera. En el sudeste de Asia, Mesoamérica y África se talan y queman día a día amplias superficies de selva para hacer espacio a las plantaciones. Así se emiten grandes cantidades de gases de efecto invernadero en la atmósfera, que son dañinos para el clima. Indonesia, el principal país productor de aceite de palma fue en 2015 en parte responsable en mayor medida que los Estados Unidos de las emisiones de gases de erecto invernadero. El CO2 y las emisiones de metano son la causa de que el biocombustible de aceite de palma sea tres veces más dañino para el clima que el combustible fósil.

Pero no sólo se resiente el clima: con los árboles desaparecen especies animales en peligro de extinción como los orangutanes, los elefantes pigmeos de Borneo y los tigres de Sumatra. A menudo, el pequeño campesinado y los pueblos indígenas que desde hace generaciones viven en los bosques y los protegen sufren desplazamientos brutales. En Indonesia existen más de 700 conflictos por la tierra en relación con la industria de la palma aceitera. También en las plantaciones clasificadas como „sostenibles“ o „bio“ hay cada vez más violaciones de derechos humanos.

Los consumidores conocemos poco de todo esto. Nuestro consumo diario de aceite de palma tiene consecuencias negativas directas para nosotros: en el aceite de palma refinado hay grandes cantidades de ésteres de ácidos grasos perjudiciales para la salud, que dañan el material genético y pueden producir cáncer.

La solución – Revolución en el tanque y en el plato

Sólo quedan 70.000 orangutanes en los bosques del sudeste de Asia. La política de biocombustibles lleva a los simios cada vez más al borde de la extinción: cada nueva plantación de aceite de palma destruye un poco de su hábitat. Para ayudar a estos parientes cercanos nuestros, debemos presionar a los políticos. Pero también se puede hacer mucho en nuestro día a día.

Estos sencillos consejos ayudan a reconocer el aceite de palma, a evitarlo y a rechazarlo:

  1. Cocinar y decidir: alimentos producidos localmente, ingredientes frescos, mezclados con un poco de fantasía hacen sombra a cada producto industrial preparado (de los que contienen aceite de palma). Para cocinar se pueden utilizar aceites tradicionales como el de oliva, girasol, maíz o lino.

  2. Leer la letra pequeña: desde diciembre de 2014, en los paquetes de los alimentos es obligatorio indicar si un producto contiene aceite de palma. En cosméticos y productos de limpieza se esconde el devorador de selvas bajo una multitud de términos químicos. Investigando en internet se pueden encontrar más o menos fácilmente alternativas libres de aceite de palma.

  3. La clientela siempre tiene la razón: ¿Qué productos libres de aceite de palma me ofrece? ¿Por qué no tiene productos a base de aceites de producción local? Preguntando al personal y escribiendo cartas a los fabricantes de los productos, las empresas se preocuparán más por la aceptación de sus productos. La presión pública y la conciencia creciente en torno al aceite de palma ya han impulsado a algunos fabricantes a evitar el aceite de palma, al menos en algunos países europeos como Alemania o Italia, donde recientemente se ha tematizado mucho esta cuestión.

  4. Transporte público en lugar de coche: siempre que sea posible, caminar, ir en bici o en transporte público.

  5. Informarse y difundir lo aprendido: economía, negocios y política nos quieren hacer creer que los biocombustibles son amigables con el medio ambiente y las plantaciones de palma pueden ser sostenibles. Salvalaselva.org informa sobre las consecuencias de la expansión de las plantaciones de palma y las campañas pueden difundirse fácilmente en todas las redes sociales.

Además:

  1. Peticiones y presión política: las peticiones online ayudan a presionar a los políticos responsables de las políticas de biocombustibles e importaciones.

  2. Hacer ruido: manifestaciones y acciones directas creativas en la calle llaman la atención de la gente y de los medios. Así también crece la presión sobre los políticos.

Más información:

Lee las preguntas y respuestas sobre aceite de palma

Noti­cias y actuali­zaciones
Firma la petición

Con tu ayuda al­can­za­mos las 50.000:

  10.010

Sus datos sólo se utilizan en el marco de nuestras campañas. Sus datos no se entregan a terceros. Le informaremos sobre futuras campañas.

Actividad Reciente