Serie de Netflix amenaza la vida de los monos aulladores

Mono aullador negro (Alouatta carayá) "en peligro" Mono aullador (© Jodi Jacobson/iStock - Collage Rainforest Rescue)

La serie de Netflix “72 animales peligrosos: América Latina” afirma que los monos aulladores transmiten la fiebre amarilla a los seres humanos. Este tipo de desinformación provocó en el pasado la matanza a gran escala de monos. La serie perjudica a los primates y contribuye a destruir el esfuerzo de campañas previas de sensibilización.

Carta

Para: Director de contenidos de Netflix, Mr. Ted Sarandos

Netflix debe detener la emisión del 7º episodio de la serie “72 animales peligrosos: América Latina”

Leer la carta

La fiebre amarilla es una enfermedad mortal que se transmite por los mosquitos.

La creencia de que los monos aulladores transmiten la fiebre amarilla a los seres humanos es habitual, pero es FALSA. Si se enferman de fiebre amarilla, la enfermedad no permanece en su cuerpo: o bien mueren a los pocos días o bien desarrollan inmunidad. No sólo no son transmisores de la enfermedad, sino que juegan un importante papel de centinelas, pues esta reacción da un aviso temprano a las autoridades sanitarias de la presencia de la enfermedad.

Sin embargo, falsedades relativas al supuesto rol de los monos como transmisores difundidas en los medios de comunicación, se expandieron rápidamente durante el brote de fiebre amarilla de 2007 a 2009 en Brasil. El temor de la población a contraer la enfermedad escaló produciéndose una matanza de monos aulladores.

Algunas especies de mono aullador están amenazadas de extinción y se encuentran en la lista roja de la UICN. Teniendo en cuenta su rol de centinelas de la fiebre amarilla, su protección también es importante para la salud humana. La campaña “Protege a tu Ángel de la Guarda” se difundió en 2009 para promocionar la vacunación y crear conciencia sobre el rol de los monos en la protegección de los seres humanos contra la fiebre amarilla.

El 7º episodio de la nueva serie de Netflix “72 animales peligrosos: América Latina” que se estrenó el 22 de diciembre 2017 afirma que los monos aulladores transmiten la fiebre amarilla a los seres humanos. Esta afirmación supone un grave perjuicio a la campaña de concienciación sobre la verdadera naturaleza de la fiebre amarilla. La población confía más en los medios de comunicación que en la ciencia. Así exponen a los monos a una nueva amenaza de matanzas masivas. Le pedimos a Netflix que deje de emitir este episodo erróneo.

Más información

Más de 60 científicos de diferentes instituciones internacionales han firmado la carta que forma parte de esta petición:

  • Júlio César Bicca-Marques, Pontifícia Universidade Católica do Rio Grande do Sul, Brazil
  • Cláudia Calegaro-Marques, Universidade Federal do Rio Grande do Sul, Brazil
  • Óscar M. Chaves, Pontifícia Universidade Católica do Rio Grande do Sul, Brazil
  • Paul A. Garber, University of Illinois at Urbana-Champaign, USA
  • Russell A. Mittermeier, Primate Specialist Group/ International Union for Conservation of Nature, USA
  • Anthony B. Rylands, Primate Specialist Group/ International Union for Conservation of Nature, USA
  • Karen B. Strier, University of Wisconsin-Madison, USA
  • Alejandro Estrada, National Autonomous University of Mexico, Mexico
  • Janette Wallis, University of Oklahoma, USA
  • Colin A. Chapman, McGill University, Canada
  • Michael A. Huffman, Kyoto University Primate Research Institute, Japan
  • Nancy G. Caine, California State University San Marcos, USA
  • Marco A. B. de Almeida, Centro Estadual de Vigilância em Saúde/RS, Brazil
  • Alessandro Pecego Martins Romano, Universidade de Brasília, Brazil
  • Márcio Port-Carvalho, Instituto Florestal, Brazil
  • Eduardo B. Ottoni, Universidade de São Paulo, Brazil
  • Patrícia Izar, Universidade de SãoPaulo, Brazil
  • Martin Kowalewski, National Scientific and Technical Research Council, Argentina
  • Mariana Raño, National Scientific and Technical Research Council, Argentina
  • Leonardo de C. Oliveira, Universidade do Estado do Rio de Janeiro, Brazil
  • Vanessa B. Fortes, Universidade Federal de Santa Maria, Brazil
  • Ítalo Mourthé, Universidade Federal do Pará, Brazil
  • Mélissa Berthet, University of Neuchâtel, Switzerland
  • Fabiano R. de Melo, Universidade Federal de Viçosa, Brazil
  • Sarie Van Belle, University of Texas in Austin, USA
  • Stacey Tecot, University of Arizona, USA
  • Paulo Henrique Gomes de Castro, Centro Nacional de Primatas, Brazil
  • Waldney Pereira Martins, Universidade Estadual de Montes Claros, Brazil
  • Cecília Kierulff, Universidade Federal do Espírito Santo, Brazil
  • Eleonore Z. F. Setz, Universidade Estadual de Campinas, Brazil
  • Julio Cesar de Souza Jr., Fundação Universidade Regional de Blumenau, Brazil
  • Cristiane Cäsar, Pontifícia Universidade Católica de Minas Gerais, Brazil
  • Marcia Maria de Assis Jardim, Fundação Zoobotânica do Rio Grande do Sul, Brazil
  • Fernanda Pozzan Paim, Instituto de Desenvolvimento Sustentável Mamirauá, Brazil
  • Sergio Lucena Mendes, Universidade Federal do Espírito Santo, Brazil
  • Elisandro Oliveira dos Santos, Universidade Luterana do Brasil, Brazil
  • Julie Wieczkowski, State University of New York at Buffalo, USA
  • Guillaume Dezecache, Institut Jean Nicod, France
  • Thais Leiroz Codenotti, Associação para a Conservação da Vida Silvestre, Brazil
  • Michelle A. Rodrigues, University of Illinois at Urbana-Champaign, USA
  • Gilza Maria de Souza Franco, Universidade Federal da Fronteira Sul, Brazil
  • Eliara Solange Müller, Universidade Comunitária da Região de Chapecó, Brazil
  • Helena P. Romanowski, Universidade Federal do Rio Grande do Sul, Brazil
  • Clarice B. Fialho, Universidade Federal do Rio Grande do Sul, Brazil
  • Liliana Essi, Universidade Federal de Santa Maria, Brazil
  • Fabíola Dalmolin, Universidade Federal da Fronteira Sul, Brazil
  • Lucas Krüger Garcia, Universidade Comunitária da Região de Chapecó, Brazil
  • Maria Elisabeth Kleba, Universidade Comunitária da Região de Chapecó, Brazil
  • Anna Maria Siebel, Universidade Comunitária da Região de Chapecó, Brazil
  • Felipe Klein Ricachenevsky, Universidade Federal de Santa Maria, Brazil
  • Yaëlle Bouquet, Université de Neuchâtel, Switzerland
  • Geraldo Ceni Coelho, Universidade Federal da Fronteira Sul, Brazil
  • Mariana Labão Catapani, Universidade de São Paulo, Brazil
  • Daniel Galiano, Universidade Federal da Fronteira Sul, Brazil
  • José Julián León Ortega, Université de Neuchâtel, Switzerland
  • Gerson Paulino Lopes, Universidade Federal do Amazonas, Brazil
  • Mariana Nagy Baldy dos Reis, University of Alberta, Canada
  • Margarita Briseño Jaramillo, Instituto Politecnico Nacional, Mexico
  • Rogério Grassetto Teixeira da Cunha, Universidade Federal de Alfenas, Brazil
  • Renata G. Ferreira, Universidade Federal do Rio Grande do Norte, Brazil
  • Maria Adélia Borstelmann de Oliveira, Universidade Federal Rural de Pernambuco, Brazil

Carta abierta a Netflix de la Sociedad Primatológica Internacional International Primatological Society

Carta

Para: Director de contenidos de Netflix, Mr. Ted Sarandos

Estimado Sr. Sarandos:

Desde el 22 de diciembre de 2017, Netflix ha estado emitiendo por streaming una nueva serie de Showrunner Productions titulada “72 animales peligrosos: América Latina”. El 7º episodio de la serie afirma que los monos aulladores son peligrosos porque pueden transmitir la fiebre amarilla a los seres humanos.

Esta afirmación es falsa: es bien sabido en la comunidad científica que los mosquitos son los vectores de la enfermedad. El mito de que los monos aulladores transmiten la fiebre amarilla a los humanos, difundido por los medios de comunicación, se extendió rápidamente entre la población durante el brote de fiebre amarilla de 2007 a 2009 en Brasil. Como resultado hubo una matanza absurda de monos aulladores llevada a cabo por personas que tenían miedo a contraer la enfermedad.

Los monos aulladores de la región sur del Amazonas están amenazados de extinción de acuerdo a la UICN. Además, juegan un papel importante como centinelas de la fiebre amarilla, ya que su muerte de fiebre amarilla es un signo temprano para las autoridades sanitarias de la presencia de la enfermedad y de la necesidad de vacunar a la población local. Campañas como la de “Protege a nuestros Ángeles de la Guardia” y “Celebridades contra la Fiebre Amarilla” difundidas en 2017 y apoyadas por 29 instituciones educativas, científicas y gubernamentales junto a ONGs promovían la vacunación y generaban conciencia sobre el aporte de los monos aulladores para proteger a los seres humanos contra la enfermedad.

Sin embargo, la población acostumbra a creer las informaciones difundidas masivamente por los medios de comunicación antes que a la ciencia. Debido a su amplia audiencia, Netflix tiene un enorme impacto en la gente y la responsabilidad de transmitir informaciones confiables y verificadas. El episodio es una bofetada en la cara de la campaña masiva llevada a cabo para concienciar sobre la verdadera naturaleza de la fiebre amarilla y para proteger a los monos de la amenaza de futuras matanzas masivas. Por eso, pedimos a Netflix que deje de emitir el episodio sensacionalista y erróneo en todo el mundo y que pongan más cuidados en sus elecciones de documentales en el futuro.

Atentamente,

Firma la petición

Con tu ayuda al­can­za­mos las 150.000:

121.396

Sus datos sólo se utilizan en el marco de nuestras campañas. Sus datos no se entregan a terceros. Le informaremos sobre futuras campañas.

Actividad Reciente