Sierra Leona: víctimas de la palma aceitera ¡Libertad!

Pies encadenados Romper las cadenas de los defensores de la tierra (foto figurada) (© getty images / Tony Karumba)
106.353 participantes

Fin de la petición: 29 jun. 2016

En Sierra Leona seis personas han sido condenadas a meses de cárcel por supuesta conspiración, y sólo por haberse opuesto al robo de su medio de vida. Jefes locales, funcionarios y políticos vendieron el sustento y la tierra de las familias campesinas para 50 años a la empresa palmicultora belga-luxemburguesa SOCFIN.

Carta

Para: Dr. Ernest Bai Koroma, Presidente de Sierra Leona

Presidente de Sierra Leona: liberen inmediatamente a los presos por defender su tierra y dejen de perseguir a los pobladores

Leer la carta

El 4 de febrero 2016 fue un día oscuro para los campesinos en Sierra Leona, dice la organización ambiental y de derechos humanos Green Scenery de la capital Freetown. Un juzgado del país africano condenó a cinco miembros de la asociación local de propietarios y usuarios de tierras afectados MALOA a cinco meses de cárcel, y a seis meses a su portavoz. Cuatro de ellos aún están en prisión.

Su supuesto delito: incitación y conspiración para cometer un crimen, así como la destrucción de 40 plántulas de palma aceitera de la empresa agrícola Socfin Sierra Leone.

Ya en octubre de 2013 se escenificó un proceso judicial contra los seis activistas Sima Mattia, Kinnie James Blango, Musa Sellu, Foday Musa, Lahai Sellu y el ex parlamentario Shiaka Musa Sama, según palabras de Green Scenery.

Los seis pobladores sólo han defendido sus tierras ancestrales contra los acaparamientos de tierras de la empresa europea de palma aceitera Socfin.

"Los seis no han hecho nada malo. No puedo creer que se les nieguen sus derechos. ¿Cómo pueden pagarse cinco miserables dólares americanos por hectárea de tierra y esperar que las personas no protesten?", dice una campesina que perdió sus tierras en el distrito Pujehun por el avance de la empresa.

Green Scenery pide en nombre de los condenados la firma de todas las personas que quieran apoyar para el escrito que se encuentra a la derecha, que va dirigido al presidente de Sierra Leona. Para pagar las fianzas de los campesinos que todavía están presos y poder devolverlos lo antes posible a sus hogares, Green Scenery y MALOA han comenzado una campaña de donaciones internacional. De este modo ya ha sido posible liberar a dos de los presos de la cárcel, el último Sima Matthia fue liberado el pasado 17 de marzo.

Más información

Desde 2011 SOCFIN se ha apropiado de varios miles de hectáreas de tierra agrícola para establecer plantaciones de palma. La concesión es según la empresa de 17.832 hectáreas y se ampliará hasta 35.000 hectáreas. De momento se han sembrado con palma unas 12.000 hectáreas de tierra.

Sin el consentimiento del pequeño campesinado que vive en la zona, algunos jefes tradicionales, políticos y funcionarios han vendido la tierra para 50 años a la empresa, denuncian los pobladores y organizaciones nacionales e internacionales -entre ellas el Oakland Institute, Grain y Environmental Justice Atlas. Ya en 2012 la asociación MALOA se quejó de graves violaciones de parte de la empresa con un escrito a la Comisión de Derechos Humanos de Sierra Leona.

Como compensación por la pérdida de sus tierras y los medios de sustento, SOCFIN para a las personas afectadas unos pocos dólares de arrendamiento por hectárea (10.000 m²) y año. Con el miserable arriendo no se puede vivir, denuncian muchos pobladores. Algunas familias ni siquiera alcanza para los gastos escolares de sus hijos.

Las protestas de las personas expropiadas en el distrito Pujehun ante la empresa y en la administración pública no encontraron eco, y encima, denuncian haber sufrido difamaciones, intimidaciones y detenciones. La sentencia condenatoria a los seis dirigentes de MALOA es en la opinión de Green Scenery un intento adicional de la autoridad estatal de acallar la protesta pacífica de la población. En un llamamiento internacional varias organizaciones internacionales de derechos humanos condenan por eso las condenas de prisión recientemente impuestas.

Tomas de tierras en Sierra Leona

En Sierra Leona la mayoría de campesinos no tienen títulos formales de propiedad ni parcelas medidas con exactitud. De eso se aprovechan funcionarios y empresas, denuncian pobladores y organzaciones de derechos humanos. Cada vez más se vende sin conocimiento ni acuerdo con la población la tierra en la que viven y trabajan desde hace generaciones. Los derechos adquiridos sobre la tierra simplemente se ignoran, y en el mejor de los casos se pagan cantidades simbólicas o se hacen promesas dudosas de futuros puestos de trabajo.

La organización ambiental y de derechos humanos Green Scenery y el Oakland Institute de los Estados Unidos han investigado el comercio de tierras en Sierra Leona. Sobre todo empresas de Europa y Asia se encontrarían detrás. Green Scenery estima que unos veinte grandes inversores han asumido el control de al menos un millón de hectáreas de tierra en Sierra Leona para establecer monocultivos de palma aceitera, caña de azúcar o caucho. Hablan de cerca de un quinto de las tierras de cultivo del país.

El gobierno afirma una y otra vez que en Sierra Leona existen millones de hectáreas de tierras aptas para el cultivo que "no se utilizan o apenas se utilizan". La Agencia para el Fomento de las Inversiones y las Exportaciones en Sierra Leona SLIEPA financiada por la Corporación Financiera Internacional IFC del Banco Mundial planifica de ahí entregar grandes superficies de tierras a largo plazo a grandes inversores. Lo que atrae a empresas como SOCFIN a Sierra Leona son los precios de arrendamiento extremadamente bajos y las generosas exenciones de impuestos, así como salarios ínfimos, regulaciones ambientales débiles así como la corrupción extendida -situaciones heredadas en su mayoría de los tiempos coloniales.

Grupo Socfin

El grupo SOCFIN - Société Financière des Caoutchouc - tiene su sede en Luxemburgo. La empresa se enraíza en el pasado colonial del Congo a finales del siglo XIX. Desde entonces, SOCFIN ha establecido plantaciones de caucho y palma aceitera en Africa y Asia y administra según sus datos actualmente unas 180.000 hectáreas de tierras. El presidente del grupo y accionista importante es el belga Hubert Fabri.

Sobre los conflictos de tierra y tala forestal en torno a las filiales de SOCFIN en otros países como Camerún y Santo Tomé y Príncipe han informado Salva la Selva y Greenpeace.

Un 39% de las acciones de SOCFIN pertenecerían al multimillonario Grupo Bolloré. El magnate Vincent Bolloré es uno de los hombres más ricos de Francia y forma parte de la directiva de Socfin. El grupo tiene cerca de 54.000 empleados y tuvo beneficios de diez mil millones de euros en 2014. El grupo de empresas gana dinero además de con las plantaciones, en los sectores de la energía, los medios y el inmobiliario. En Africa, el grupo Bolleré está activo en 43 países y opera 13 puertos importantes. El Oakland Institute compara al Grupo Bolloré con un pulpo.

Para saber más:

Sobre la expansión de la palma aceitera, entra aquí.

Estudios y reportes sobre robos de tierras en Sierra Leona

En inglés:

Observatory for the Protection of Human Rights Defenders – Urgent Appeal

Oakland Institute – SOCFIN Land Investment in Sierra Leone

Eintrag im Environmental Justice Atlas

Carta

Para: Dr. Ernest Bai Koroma, Presidente de Sierra Leona

Estimado Sr. Presidente:

hemos conocido el caso de los seis miembros de la organización Affected Land Owners and Users Association MALOA que han sido condenados el 4 de febrero a seis meses de cárcel. La corte superior en Bo ha encontrado a Shiaka Musa Sama, Sima Mattia, James Blango, Lahai Sellu, Musa Sellu y Foday Musa culpables de incitación y conspiración para cometer un crimen, así como la destrucción de 40 plántulas de palma aceitera de la empresa agrícla Socfin Agricultural Company en la región de Malen, distrito Pujehun. Durante el proceso de dos años, los seis hombres se han declarado repetidamente no culpables.

Desde 2011 estas personas se han opuesto de manera pacífica y con instrumentos de defensa de los derechos humanos a que les quiten sus tierras y de este modo les sustraigan sus medios de vida. Teniendo en cuenta este contexto, las personas encarceladas de MALOA deben ser inmediatamente liberadas y los cargos y procesos en contra de la población deben retirarse. Garantice la integridad física y psíquica de los prisioneros.

Gracias por considerar nuestras preocupaciones,
_________________________

Texto original en inglés:
To: His Excellency Dr. Ernest Bai Koroma, President of the Republic of Sierra Leone

Dear Mr. President,

We have been informed that the six executive members of the Malen Affected Land Owners and Users Association (MALOA) were imprisoned in Sierra Leone on February 4, 2016. The High Court in Bo convicted Shiaka Musa Sama, Sima Mattia, James Blango, Lahai Sellu, Musa Sellu and Foday Musa of incitement, conspiracy to commit a crime and the uprooting of 40 oil palm plants on the plantation of Socfin Agricultural Company in Malen Chiefdom, Pujehun District. Throughout the over biennial trial, all six men had pleaded not guilty.

Since 2011, people in Malen Chiefdom have been resisting the taking of their land and the loss of their livelihood by peaceful human right activities. Against this background, the detainees of MALOA should be released immediately, and the charges and proceedings against the local population should be abandoned. In all circumstances, please guarantee the physical and psychological integrity of the prisoners.

Mr. President, we call on you to put an end to all acts of harassment - including at the judicial level - against the members of MALOA.

Thank you very much for considering our concerns.

Yours faithfully,