Derechos territoriales para los habitantes ancestrales de Indonesia

Indonesia

14 feb. 2017

Comunidades indígenas en Sulawesi acaban de convertirse en las primeras en Indonesia a los que el Presidente Joko Widodo devuelve sus derechos territoriales. Así aplica por fin una sentencia del año 2013.

La sentencia del Tribunal Constitucional fue un gran éxito de la población indígena: el 16 de mayo de 2013 sentenciaron los jueces que el estado debe reconocer los derechos territorial de los pobladores ancestrales. De este modo, no puede denominar el bosque como “estatal” ni alquilarlo a empresas madereras ni agrarias.

“La población indígena tiene derecho a utilizar su bosque para sus necesidades personales y familiares. Los derechos de las comunidades indígenas no serán recortados”. Con estas palabras cita la agencia de noticias estatal al juez Muhammad Alim.

Esta sentencia del Tribunal Constitucional sienta un precedente que constituye un paso importante para el reconocimento de los derechos de la población indonesia de en torno a 40 millones de indígenas, que utilizan el bosque durante generaciones y lo aprovechan sin destruirlo.

Pero han tenido que pasar tres años y medio hasta que se dio el paso de aplicarla: en enero de 2017 el presidente Joko Widodo garantizó a nueve comunidades de toda Indonesia oficialmente el derecho a su tierra y a su bosque. “Es sólo el comienzo”, dijo Widodo. “El área devuelta todavía es muy pequeña.”

De hecho: se trata tan ólo de 13.100 has – de un total de 8,2 millones de has. de tierras, que corresponden a los pobladores ancestrales según el derecho indígena. Esta cifra es la que maneja su representación nacional AMAN, que durante muchos años han trabajado para conseguir esta sentencia.

La buena noticia: concesiones ya entregadas están afectadas por la devolución de los derechos territoriales. Por ejemplo, en las tierras de los Pandumaan-Sipituhuta en el norte de Sumatra, la empresa maderera PT Toba Pulp Lestari tienen que devolver 5.172 has. de sus concesiones – una lección para la segunda empresa papelera de Indonesia, a la cual pertenecen.

El área más grande devuelta a las nueve comunidades la reciben los Wana Posangke en el distrito Morowali en Sulawsi: 6.212 has. Es un pueblo nómada y pertenece a las etnias originarias de viven en Sulawsi. Con la devolución de su territorio ancestral termina una historia muy larga de robo de tierras, mentiras, discriminación y lucha. Una y otra vez el pueblo Tau Taa Wana, como se llaman a sí mismos, fueron desplazados: por empresas agrarias o madereras y finalmente por la poderosa empresa minera Rio Tinto.

El distrito Morowali en Sulawesi central es el centro de la minería. Desde hace años, nuestros contrapartes de la red antiminera JATAM están activos en contra de las concesiones entregadas ilegalmente. En general, los activistas de Sulawesi central han conseguido que se retiren apenas la mitad de las concesiones mineras a las empresas.