Éxitos para la selva tropical

Tapajos - Munduruku - Éxito

20 oct. 2017

Sí. Tu adhesión a las peticiones de Salva la Selva ayuda a defender la naturaleza.

Nuestro trabajo persigue que se conozcan ampliamente casos concretos de destrucción de las últimas selvas tropicales  Queremos que se cree mayor conciencia en Europa acerca de cómo nuestro consumo destruye las selvas tropicales y a la necesidad de protegerlas sin demora.

Escribimos semanalmente sobre la expansión de las plantaciones de palma aceitera para biocombustibles y para la alimentación, sobre la importación masiva de soja para la fabricación industrial de pienso animal, sobre la minería de oro y otros metales, y sobre el tráfico de madera tropical, marfil y animales salvajes. Sobre las violaciones de derechos humanos a los moradores de la selva y criminalización de defensores de derechos humanos. Nuestras peticiones y artículos se difunden por todo el mundo en siete idiomas.

Las peticiones dan grandes resultados. En 2016, 265.000 firmas contribuyeron a que se prohíba totalmente el comercio internacional de pangolín, un exótico mamífero cubierto por grandes escamas.

En Chile se evitó el año pasado la construcción de un puerto que habría destruido el hábitat de miles de pingüinos. Fueron 225.000 las firmas que contribuyeron a este éxito. Y en agosto de este mismo año 2017 se pudo presionar al gobierno para que respete la reserva del pingüino Humboldt.

El gobierno panameño pidió la retirada del proyecto hidroeléctrico Barro Blanco del Mecanismo de Desarrollo Limpio MDL después de que organizaciones ambientales solicitaran su revisión al Ministerio de Medio Ambiente por los daños sociales y ambientales que está causando. Se esperan efectos positivos similares de parte de los bancos de desarrollo que invierten en dicho proyecto: BCIE, DEG (alemán), FMO (holandés).

Algunos éxitos no se pueden medir con tanta precisión. Pero definitivamente, la protesta internacional ayudó a que se detuviera la construcción de una mega hidroeléctrica en el bosque de los Mundurukú en Brasil. Y en el mismo país, la presión ciudadana logró salvar 47.000 km² de selva Amazónica de la reserva conocida como RENCA.

En junio, representantes del gobierno chino anunciaron la intención de establecer un calendario para acabar con el comercio de marfil que habría de completarse a finales de 2016. Ambientalistas dudan de esta afirmación porque todavía falta tal calendario, pero el anuncio constituye un primer paso en este sentido. Gracias a una petición apoyada por 245.000 personas saben ahora los políticos europeos que tienen que interceder de manera más activa con relación al comercio de marfil dentro de la Unión Europea, que hace a esta región cómplice de la extendida matanza de elefantes.

Las casi 125.000 firmas recogidas por Salva la Selva contribuyeron a cosechar un éxito para la naturaleza regional. Tras las múltiples protestas de ambientalistas de toda Europa los comisarios europeos decidieron no tocar las directivas de Aves y la de Hábitats Naturales y Fauna y Flora Silvestre vigentes. Su modificación habría socavado la protección del medio ambiente y las especies.

Intentamos influenciar de diferentes maneras la elaboración de las políticas europeas que tienen impacto sobre el medio ambiente global. En estos momentos por ejemplo estudiamos la elaboración de la nueva Directiva de Energías Renovables que fomenta el uso de bioenergías con fatales consecuencias para las selvas y bosques del mundo, y para las poblaciones que dependen de ellos.

En Sulawesi en Indonesia, la red Jatam ha conseguido cerrar unas 250 empresas mineras.

En Filipinas, nuestros contrapartes de la Coalición contra el Robo de Tierras CALG de la isla de Palawan, trabajan para evitar la expansión de la palma aceitera en su país. Con su esfuerzo y nuestro apoyo han frenado las plantaciones de palma de dos empresas. Y no sólo eso: también han conseguido que el gobierno de Manila reaccione dictando una moratoria de palma aceitera y enviando un equipo de inspección a Palawan. Sendas peticiones de Salva la Selva se distribuyeron por todo el mundo para lograrlo y lograron la firma de más de 100.000 personas cada una.

Gracias a las donaciones hemos podido ayudar a algunas organizaciones en Asia, Africa y Latinoamérica:

En Nigeria, los Ekuri defienden su selva y quieren evitar la construcción de una carretera. Han creado una alianza entre varias comunidades y dado a conocer su protesta al nivel internacional. Actualmente se están formando eco-guardianes para defender la selva.

En Malasia, el defensor de la naturaleza Matek Geram está reuniendo pruebas contra empresas palmicultoras que roban tierras a comunidades rurales para establecer plantaciones. Numerosas empresas han sido llevadas a juicio y se ha podido ganar algunos procesos.

En Perú, nuestros contrapartes compran parcelas de selva y las protegen. Más de 200 hectáreas han quedado seguras. La compra está planificada para evitar que empresas de agronegocio compren la selva para establecer plantaciones. Con un proyecto de permacultura los campesinos están obteniendo ingresos sin dañar la selva.

En Liberia, científicos que investigan a los chimpancés junto al profesor Christophe Boesch, están trabajando en la creación de un Parque Nacional. Cientos de primates viven en esté paraíso de más de 100.000 hectáreas de superficie. Los científicos están explorando el bosque para ampliar los límites lo más posible.

En Indonesia, el forestal Bazuki está plantando una gran cantidad de árboles para reforestar el bosque de los orangutanes previamente destruido por los fuegos. Nuestros contrapartes Feri y Nordin se enfrentan sin descanso a las empresas palmicultoras.

Nuestro éxito es el tuyo, pues lo debemos a tu apoyo.

(Última actualización: octubre 2017)