Presión ciudadana da resultado: salvados 47.000 km² de selva Amazónica

Selva amazónica con la inscripción "salvada" Esta selva está salvada por el momento (© Stéphane Bidouze /Fotolia)

29 sept. 2017

Las intensas protestas nacionales e internacionales han tenido un claro efecto: el presidente de Brasil Temer ha retirado su controvertido decreto mediante el cual declaraba extinta una gran área protegida de selva Amazónica. Permanece entonces la prohibición de destruir la gran extensión de selva tropical.

En unos pocos días, la petición de Salva la Selva superó la marca de las 100.000 firmas. En Brasil, tres peticiones llegaron a recogeron más de 1,5 millones de apoyos. En diálogo con el presidente, ambas cámaras parlamentarias entregaron a principio de septiembre las peticiones. Muchos artistas y celebridades se involucraron en las protestas contra los planes del gobierno.

La presión pública ha dado resultado: el 25 de septiembre, el presidente de Brasil Temer retiró su criticado decreto para la disolución de la Reserva RENCA (Reserva Nacional do Cobre e Associados) en la selva amazónica. Al día siguiente, la derogación se publicó en el boletín oficial haciéndose efectiva.

La defensa de la selva amazónica debe continuar. La ministra de minería y energía aclaró, que los debates sobre la minería en el área protegida deberán retomarse más adelante.

Además, el intento de eliminar la reserva RENCA, forma parte de toda una serie de medidas e iniciativas legislativas con las que el gobierno brasilero intenta evitar la creación de nuevas áreas protegidas, bloquear el reconocimiento de más territorios indígenas y reducir las reservas naturales ya existentes, para que se pueda talar, expandir los agronegocios y permitir la minería.

A ello se suma el inexistente control y sobre todo la falta de aplicación de las leyes para la conservación de los territorios indígenas y las áreas protegidas estatales. Estas son permanentemente invadidas por colonos ilegales, empresas agrícolas, madereros, buscadores de oro y especuladores de tierras. Las autoridades competentes son demasiado débiles y no cuentan con recursos para ofrecer una protección total de las áreas de selva.

La organización que agrupa a los pueblos indígenas apela a la comunidad internacional. Por favor, únanse al llamamiento.