Parlamento Europeo vota acabar con las demandas intimidatorias

Activistas de Salva la Selva/Rettet den Regenwald con pancartas Defender a quienes defienden, acabar con las demandas intimidatorias (© Christine Denck)

17 nov 2021

Se ha dado un paso adelante en la protección de activistas frente a demandas intimidatorias por parte de empresas y personas poderosas. El Parlamento Europeo ha votado a favor de crear una normativa de ámbito europeo contra las llamadas SLAPP. Ahora, la Comisión Europea debe hacer su parte.

En su resolución, el Parlamento Europeo propone medidas como una directiva de la Unión Europea para contrarrestar la amenaza que suponen las "demandas estratégicas contra la participación pública" (SLAPP) para periodistas, organizaciones no gubernamentales y la sociedad civil en general .

En el futuro, los tribunales deben tener capacidad para detener temprana y rápidamente demandas evidentemente abusivas. Los demandantes también deben contar con sanciones. Piden también que se ponga fin al "turismo de litigios", fenómeno que lleva a que los demandantes pongan sus pleitos en la jurisdicción que más les conviene. Además, las y los europarlamentarios piden la creación de un fondo de la UE para apoyar a las víctimas de las SLAPP, además de formación adecuada para jueces y abogados.

Las SLAPP se inician sólo "para obligar a las víctimas a someterse a procedimientos caros, complicados, largos y angustiosos", afirma el eurodiputado alemán Tiemo Wölken, principal autor de la resolución: "Al mismo tiempo, hay que disuadir a otros críticos".

Durante los dos últimos años, Rettet den Regenwald/Salva la Selva ha tenido que defenderse de una demanda interpuesta por la empresa indonesia Kenertec ante un Tribunal Regional en Hamburgo. La demanda gira en torno a las críticas de la organización ecologista con respecto a la destrucción de las selvas tropicales para plantaciones de aceite de palma por parte de la empresa Korindo, en la provincia de Papúa, Indonesia.

Después de que le iniciaran esta demanda, la organización ha participado activamente en la alianza europea CASE que se formó para dar visibilidad a estas demandas por intimidación. En una petición conjunta, 97.790 personas exigen a la Comisión Europea una protección más efectiva frente a las SLAPP. La petición conjunta entre la propia alianza CASE, Rettet den Regenwald/Salva la Selva y el Umweltinstitut München (Instituto Medioambiental de Múnich), que también ha fue demandado tras haber criticado el uso de pesticidas en huertos.

Si aún no la ha firmado, le invitamos a hacerlo. Por favor, firme aquí.

Es otro paso importante en la defensa de quienes defienden. También en el Sur global se trabaja en este sentido. Recientemente entró en vigor en América Latina y el Caribe el Acuerdo de Escazú, primer acuerdo regional ambiental del mundo contieniendo disposiciones específicas sobre defensoras y defensores de derechos humanos en relación con asuntos ambientales.