Glifosato

El glifosato es el ingrediente activo de producto comercial Roundup de Monsanto. Es una sustancia activa presente también en muchos herbicidas que se utilizan en agricultura y jardinería. Actualmente es el herbicida que más se produce a nivel producción mundial.

El glifosato se patentó al inicio de la década de los setenta. Se introdujo en el mercado como herbicida de amplio espectro en 1974. En Europa, desde la expiración de la patente en 2000, el glifosato ha sido comercializado por diferentes empresas y está presente en cientos de productos que se aplican sobre los cultivos.

La Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer IARC dependiente de la Organización Mundial de la Salud OMS, clasificó en marzo 2016 al herbicida glifosato como probablemente carcinógeno para los seres humanos.

La clasificación del glifosato como 'probablemente carcinógeno'* en humanos' (Grupo 2A) se asignó tras una reunión en Lyon, Francia. Allí, 17 expertos de 11 países evaluaron 5 plaguicidas organofosforados. Estos expertos asignan una sustancia al Grupo 2A cuando hay “evidencia limitada de carcinogénesis en humanos” y al existir “evidencias convincentes de que puede causar cáncer en animales de laboratorio” como en este caso. Esta categoría también se utiliza cuando existen datos contundentes acerca de cómo causa cáncer el agente. “El glifosato también causó daño al ADN y a cromosomas de células humanas”, dice IARC. Un estudio realizado a personas residentes en comunidades reporta incremento de daños en cromosomas en marcadores en sangre después de que productos a base de glifosato se hubieran dispersado en las cercanías”. Y adicionalmente existen datos ecológicos que muestran la toxicidad del glifosato para organismos acuáticos y anfibios.

El uso más extendido del glifosato es el agrícola y se ha incrementado mucho con el aumento de cultivos modificados genéticamente (transgénicos) para hacerlos resistentes precisamente al glifosato. El glifosato también se utiliza en forestería y en aplicaciones urbanas y domésticas. Se encuentra en el aire durante las pulverizaciones, en el agua y en alimentos. La población en general está expuesta a esta sustancia principalmente si reside cerca de las áreas en las que se aplica y si lo utilizan en sus hogares.

La empresa Monsanto comercializa el glifosato bajo el nombre Round Up desde hace dos décadas. Las ventas no han dejado de aumentar. En 1985, la Agencia de Protección Ambiental EPA de Estados Unidos encontró un riesgo de cáncer por la utilización del glifosato, basándose en ensayos realizados en animales, pero luego cambió de parecer, aprobando su uso como de “baja toxicidad” en 1990. Detrás de esta cuestionada clasificación se ha presentido la fuerte influencia de la industria. A pesar de que la clasificación de IARC puede ser vista por ambientalistas convencidos como algo floja, una de las primeras consecuencias será que ahora la EPA estará obligada a revisar su nefasta clasificación del glifosato.

Desde entonces, son numerosos los estudios independientes y testimonios de comunidades y personas afectadas que han puesto cada vez más en evidencia los efectos devastadores para los seres humanos. Por su parte, la empresa Monsanto continúa en medio de una elevada polémica distribuyendo su producto masivamente, a pesar de los numerosos escándalos y juicios en los que se ve continuamente envuelta.




* Según la RAE, “Carcinógena” es una sustancia o agente que produce cáncer.

Lea el comunicado de la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC)




Noticias actuales relacionadas con el uso de glifosato:

“Las evidencias son tantas que no se puede tapar”

Córdoba (Argentina): hallan daño genético en niños de Marcos Juárez

Glifosato es carcinógeno para el ser humano