Proteger el agua no es un crimen

Campesinos del Azuay protestan contra la minería de oroPacíficamente y en defensa del agua
7.546 participantes

Fin de la petición: 19 may 2014

Tras participar en una ceremonia de respeto al agua y a la madre tierra, 17 campesinas y campesinos han sido acusados penalmente por el Estado ecuatoriano. Pida que se desestime hoy mismo la acusación.

Petición

Para: Ministerio del Ambiente Ministra Lorena Tapia; Fiscal Octavo de lo Penal del Azuay, Cantón Santa Isabel, Dr. Pedro Panamá Valdiviezo.

“Defender el agua no es un crimen”

Leer la carta

La ceremonia quiso simbolizar el respeto y la preocupación actual por el agua de las campesinas y campesinos del cantón Santa Isabel, provincia del Azuay. La empresa canadiense Cornerstone quiere explotar cuatro yacimientos de oro en un área de 450 km2 y en el área hay gran preocupación por la contaminación y la destrucción que causará. Por eso, unas 1500 personas se acercaron a participar en el ritual.

Funcionarios del Ministerio del Ambiente ecuatoriano acudieron con empleados de la minera para “socializar” el proyecto minero de oro al tiempo que se celebraba el ritual. Los funcionarios alegan que se les impidió realizar sus actividades y el Ministerio procedió, a acusar penalmente a 17 campesinas y campesinos de la comunidad de Shaglly por un supuesto delito contra la administración pública. “Hubo una desmedida presencia de la fuerza pública” relatan los campesinos que estuvieron presentes.

El Código Penal del Ecuador establece en tales casos entre uno y tres años de prisión. El 10 de diciembre hubo una audiencia en la Fiscalía en la que los acusados expusieron sus versiones de los hechos.

Conoce a los “17 de Shaglly” en este vídeo de 3 minutos y firma una carta de apoyo pidiendo que se retiren los cargos. Para firmar sólo tienes que completar tus datos bajo la carta que encuentras en el recuadro blanco (a la derecha), y presionar sobre el botón gris “firmar”.

Sin la Yakumamita from Jiráfica Fábrica de Cuentos on Vimeo.

Más información

De manera vanguardista, la Constitución ecuatoriana otorga derechos a la naturaleza reconociendo la necesidad tanto de prevenir daños a los ciclos vitales como de remediar daños ya infligidos. Señala además la voluntad de crear “una nueva forma de convivencia ciudadana, en diversidad y armonía con la naturaleza, para alcanzar el buen vivir” en quichwa el “sumak kawsay”. Para ello, reconoce a los ciudadanos el derecho de a “vivir en un ambiente sano, ecológicamente equilibrado, libre de contaminación y en armonía con la naturaleza” (art. 66-27) y más aún, concibe a la naturaleza como un sujeto de derechos: “sujeto de aquellos derechos que le reconozca la Constitución” (art. 10).

Pero en el caso de los 17 de Shaglly y otros muchos casos de defensores de la naturaleza en Ecuador, el gobierno no respeta lo que recoge la Carta Magna. El único “delito” de los 17 de Shaglly ha sido participar pacíficamente la ceremonia en la que se pedía respeto al agua.

Actualmente, además de los "17 de Shaglly" hay muchos otras personas criminalizadas, como es el caso de los "10 de Luluncoto". Defender los derechos y cuestionar o criticar a la autoridad no es un delito.

 

Ver más videos sobre este caso:

Sin la Yakumamita

Persecución y condena
 

Carta

Para: Ministerio del Ambiente Ministra Lorena Tapia; Fiscal Octavo de lo Penal del Azuay, Cantón Santa Isabel, Dr. Pedro Panamá Valdiviezo.

Estimada Sra. Ministra Lorena Tapia,
Estimado Sr. Fiscal Pedro Panamá Valdiviezo

Con disgusto he sabido cómo el gobierno ecuatoriano está llevando a cabo una nueva ola de criminalización de personas que se comprometen con la defensa la naturaleza. Es el caso de los “17 de Shaglly”, campesinos del Azuay cuyo único delito ha sido participar en mayo del año pasado en una ceremonia de purificación, agradecimiento y respeto al agua y a la madre tierra.

Ya en el año 2008, la Asamblea Constituyente otorgó numerosas amnistías en procesos penales en favor de cientos de defensores de la naturaleza que entre otros habían ´sido acusados de delitos como el de “terrorismo”. La Asamblea pudo constatar que habían sido injusta e ilegalmente criminalizados, y algunos incluso encarcelados, y reconoció que “las acciones de movilización y reclamo de comunidades son de naturaleza esencialmente política y de reivindicación social” (Asamblea Constituyente. Amnistía No. 4. del 14 de marzo de 2008).

Por este motivo y para que no reitere las injusticias cometidas en el pasado en su país, le pido que eviten cometer el mismo error de criminalizar a campesinos inocentes dándose una pésima imagen ante la comunidad internacional. Por favor, revise la documentación del caso, y observe que aquí no se trata de un contexto criminal, sino de defensa de la naturaleza y los derechos humanos.

Ruego retiren inmediatamente los cargos y desestimen la acusación, archivando la causa de los 17 de Shaglly que son:
Gustavo Aucay Barreto, Alcides Ochoa, Jose Alciviades Ochoa, Eunora Rodriguez Sanchez, Genaro Rodriguez Sanchez, Maria Rodriguez Sanchez, Rodrigo Rodriguez Sanchez, Gloria Rodriguez Sanchez, Juventino Cabrera, Jesus Aucay Barreto, Alciviades Aucay Barreto, Seferino Torres, Ernesto Rodriguez, Nicolas Cevallos Cabrera, Catalina Duran Oleas, Abel Arpi Y Rosa Zoila Guayllasaca Heras.

A la espera de una respuesta positiva de su parte, le saluda atentamente,