¡Rechazar a Monsanto!

Avioneta lanzando herbicida sobre campo de soja ¡Paren de fumigar!
167.276 participantes

Fin de la petición: 19 may. 2014

En Sudamérica se talan bosques para producir soja. Los granos genéticamente modificados de soja se extienden cada vez más -rociados con herbicidas altamente venenosos. Millones de toneladas de soja se utilizan como pienso para las vacas, cerdos y pollos. Por favor, pida que se prohíban las importaciones.

Carta

Para: Comisario de Agricultura de la Unión Europea, Sr. Dacian Cioloş

Leer la carta

Cada año se talan en Sudamérica superficies de bosques del tamaño de Holanda para plantar soja. Así los monocultivos de soja se han extendido inimaginablemente: la soja y el maíz transgénico de un único fabricante, Monsanto de los Estados Unidos, crecen sobre 45 millones de hectáreas en Argentina, Brasil y Paraguay. Es la superficie de Alemania y Austria juntas.

Los biotecnólogos de Monsanto han hecho las plantas de cultivos como la soja o el maíz inmunes contra su propio herbicida Roundup. El principal componente es el veneno glifosato. Mientras los granos patentados resisten las fumigaciones, todo el resto de la vegetación muere.

Como las plantaciones se extienden hasta los límites de las poblaciones, también las personas son fumigadas, se enferman y mueren por los venenos. Los animales, los suelos, los ríos, el agua potable. Todo queda envenenado con el cóctel contaminante de químicos.

Pero la naturaleza se resiste. En los campos de cultivos transgénicos, las llamadas malas hierbas y los insectos desarrollan inmunidad a los venenos de Monsanto. Los expertos no están sorprendidos. Es la consecuencia previsible de un sistema perverso que quiere dominar a la naturaleza y utiliza cantidades cada vez mayores de venenos.

En la Unión Europea, la mayoría de la población está en contra de los transgénicos en la alimentación. A pesar de ello, la mayoría los consume diariamente contra su voluntad y muchas veces sin saberlo. Los pollos, cerdos y vacas se alimentan con gran parte de los 35 millones de toneladas de soja que se importan cada año en la UE. Casi toda es soja genéticamente modificada de Monsanto.

Por favor, pide a la Unión Europea que deje de importar soja.

Para evitar esta cadena poco saludable puede reducir o evitar el consumo de carne y productos animales.

Más información

Toda esta semana están convocadas protestas contra Monsanto. La principal manifestación está convocada para el día 17 de septiembre en la ciudad de Saint Louis, Missouri (Estados Unidos), donde se encuentra la sede central de Monsanto, sus locales de investigación y oficinas. También en otras ciudades alrededor del mundo. Aquí encuentras una lista de las actividades confirmadas.

El glifosato de Monsanto es el herbicida más vendido del mundo. En 2010 las superficies sembradas con transgénicos alcanzaron más de 100 millones de hectáreas sembradas en EE.UU., Brasil, Argentina, Canadá, Sudáfrica y otros países.
 
España es el país de Europa más permisivo con el uso de glifosato, que se usa ampliamente en agricultura y jardinería. A menudo, el veneno glifosato se utiliza poco antes de la cosecha, para acelerar la maduración del trigo o la colza. Por eso, cada vez se encuentran más residuos del mismo en alimentos, como lo certificó el número de septiembre de la revista alemana Ökotest (Ecotest).
 
En Argentina se utilizan 200 millones de litros del herbicida cada año. Hasta la cosecha, los monocultivos de soja se fumigan generalmente tres veces. Hay casi 80.000 sojeros en argentina, de los que 2.000 son grandes productores que acaparan el 50 por ciento de la producción.
 
Sólo unos pocos trabajadores manejan la maquinaria, habiéndose acelerado la despoblación del campo en Argentina. Los monocultivos de soja alcanzan los límites de poblaciones y ciudades. Los agrotóxicos que se utilizan envenenan a las y los pobladores.

El cultivo tradicional de soja (no transgénico) en Brasil, también conlleva graves problemas como la deforestación.

En la Unión Europea la mayoría de la población come demasiada carne y otros productos de origen animal, que se alimentan con soja que proviene de estos monocultivos. Para que produzcan grandes cantidades de carne, leche o huevos a rápidas velocidades, se les alimenta con harina de soja, con alto contenido de proteínas. Un sistema de alimentación y comercio perverso, impuesto a la fuerza por las grandes transnacionales y políticos cómplices. Las consecuencias son entre otras, graves problemas de salud para las personas, y un pésimo trato a los animales, que en su mayoría se crían en grandes fábricas y criaderos industriales.

¿Qué puedo hacer yo?

Por favor, no utilice glifosato en sus jardines y/o huertos. Retire las malas hierbas manualmente y respete la naturaleza.

Además, puede limitar o suprimir su consumo de carne y/o productos de animales alimentados con soja.

Salva la Selva apoya la extensa labor de difusión del Grupo de Reflexión Rural GRR en Argentina. El GRR considera la recuperación de las semillas como base de la Soberanía Alimentaria, propulsando desarrollos locales con mercados de cercanías, como estrategias para superar el dominio que ejercen las transnacionales sobre la agricultura.

 

Más información:
Roundup: el herbicida más vendido del mundo

Transgénicos 'El glifosato es muy tóxico'

¿Cuántos de nuestros alimentos están contaminados con glifosato?

Alternativas en Volver a la Tierra

Carta

Para: Comisario de Agricultura de la Unión Europea, Sr. Dacian Cioloş

Estimado Sr. Cioloş

España necesita unos 4,5 millones de toneladas de soja, la Unión Europea hasta 35 millones de toneladas de granos de soja y harina de soja para la fabricación de piensos animales. La mayoría provienen de América del Sur. Sirven de alimento a las vacas, cerdos y pollos en Europa.

Para hacer sitio para los monocultivos de soja en Argentina, Brasil y Paraguay, están siendo talados bosques tropicales. En la mayor parte, se trata de soja transgénica de la transnacional norteamericana Monsanto.

Los monocultivos se rocían con grandes cantidades del herbicida Roundup, otro producto de Monsanto. El ingrediente principal del Roundup es el herbicida glifosato. El glifosato causa cáncer en los seres humanos, los embriones y daña los nervios. Para animales acuáticos como los renacuajos, es mortal.

Ya que las malezas son cada vez más resistentes a los herbicidas, las agroindustrias utilizan cantidades cada vez más grandes y mezclas cada vez más tóxicos de herbicidas y pesticidas. Estos químicos envenenan a los seres vivos, el suelo y el agua. También a las personas.

Por el consumo de soja en Europa, somos responsables de la destrucción de la selva tropical y el sufrimiento de personas en América del Sur. Salva la Selva pide frenar las importaciones de soja en España y la Unión Europea inmediatamente.

Atentamente,

Noti­cias y actuali­zaciones