Colombia: Seis Sentidos sin sentido en la Sierra Nevada de Santa Marta

El Parque Nacional Tayrona ¿sólo para los ricos?
1.888 participantes

Fin de la petición: 19 may. 2014

En el Parque Nacional Tayrona, santuario de naturaleza de la Sierra Nevada de Santa Marta se planifica la construcción de un hotel de 7 estrellas para multimillonarios de nombre Six Senses -Seis Sentidos-. Los indígenas se oponen pues no ven ni un sentido al proyecto hotelero en su territorio. Pedimos al gobierno que detenga hoy mismo el proyecto.

Carta

En el Parque Nacional Tayrona en la Sierra Nevada de Santa Marta, la naturaleza es la que manda: las aves producen la música, los mamíferos se mueven libres bajo las lluvias siempre imprevistas que se suceden con las salidas a capricho del sol cuando cubre las laderas que acaban bañándose en el mar Caribe, al que se lanzan en picada.

La Sierra está reconocida como territorio de cuatro pueblos indígenas (koguis, wiwas, arhuacos y kankuamos) desde 1973, lo cual fue ratificado en 1995. Allí viven su realidad diaria, su espiritualidad y su cultura y no puede ser entregarse ni concesionarse así por las buenas. El área no está libre de conflictos previos y todo proyecto que les afecte debe ser consultado con las autoridades tradicionales de los cuatro cabildos.

Según informa el medio La Silla Vacía, el proyecto parece vincular en Colombia a la multinacional tailandesa dueña de Six Senses a miembros la familia Dávila Abondano a través de su Promotora Arrecifes. Las confrontaciones de la familia Dávila y los pueblos campesinos e indígenas no es nuevo, así como tampoco los impactos de sus negocios sobre el ambiente.

Únete a los líderes indígenas de la Sierra Nevada para exigir al gobierno respeto y que preserve el sitio sagrado indígena.

Más información

Los indígenas de la Sierra se oponen al proyecto porque “ es un sitio sagrado que no hay que tocar”. Pero nadie les ha consultado, porque según el Ministerio del Interior ¡ellos no existen!

A mediados de octubre salió a la luz pública una carta del Ministerio del Interior, en la que la coordinadora del Grupo de Consulta Previa Paola Bernal afirma que “no se registran comunidades indígenas en el área denominada sector Arrecifes-El Cabo en el Parque Nacional Tayrona”. Lo curioso del caso es que la misma funcionaria se vio obligada dos meses y medio atrás, a pedir perdón a los cuatro pueblos indígenas en nombre del Ministerio del Interior. El motivo: no reconocer su presencia en el marco de un proceso similar muy cerca de allí, para la construcción de un puerto. Se vio claramente que lo que querían las instituciones era evitarse la obligatoria consulta previa a los afectados, por lo que su error u “olvido” de los indígenas de la Sierra Nevada parece ser totalmente malintencionado. “No sólo estamos, sino que estamos cuidando la tierra y el agua”, contestan los indígenas.

De hecho, el día de su toma de posesión como presidente de la nación, el propio Juan Manuel Santos viajó a la Sierra Nevada de Santa Marta. Allí, ante el pueblo indígena kogui se comprometió a ser guardián de la naturaleza. Su visita se interpretó como un compromiso del Presidente con los pueblos indígenas quienes le entregaron un bastón, un collar con cuatro piedras y un legado en recuerdo de la ocasión. Era -palabras de Santos- un "mensaje de nuestros hermanos mayores, guardianes del equilibrio universal", para velar por "la naturaleza, con la que debemos estar en armonía". Pero ahora que anunció que autorizaría la construcción del lujoso hotel en el norte del Parque Tayrona, a la que se oponen los mamos (caciques), su visita a la Sierra Nevada comienza a parecer más que un acto simbólico, una farsa presidencial total.

Carta

Presidencia de Colombia
Presidente Juan Manuel Santos
secretaria.privada@presidencia.gov.co

Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible
Ministro Frank Pearl
correspondencia@minambiente.gov.co


Estimado Presidente Santos,
Estimado Ministro Pearl:

El Parque Nacional Tayrona tiene gran importancia para los colombianos y para los amigos de la naturaleza en el mundo entero. La multitud de micro climas, compone bahías, calas y playas propicias para albergar gran biodiversidad de mamíferos, aves, reptiles, peces y plantas. Además de lo que significa como patrimonio arqueológico y étnico.

Es un escándalo que funcionarios públicos intenten alterar la información sobre la existencia de pueblos indígenas en la zona, y choca que se trate precisamente aquellos que le acompañaron el día de su toma como Presidente. Ahora el Presidente y su equipo dan muestras desconocer profundamente la cosmovisión de los pueblos indígenas al negar su presencia en el área que les interesa entregar para el proyecto hotelero de gran lujo. No es aceptable que el gobierno privilegie intereses privados a los intereses legítimos de un pueblo indígena sobre su territorio.

Sepan pues que ancestralmente, el acceso a las zonas bajas de la sierra, a las playas y al mar, está ligado a la consecución de recursos claves para el desarrollo de su vida, y que los sitios sagrados de peregrinación cumplen un papel fundamental para la realización la espiritualidad cuya función es mantener y regular el equilibrio del ecosistema.

Sr. Ministro de Medio Ambiente: le solicito no autorizar la licencia de ambiental para el proyecto hotelero de gran lujo Six Senses en el Parque Nacional Tayrona. En sus manos está en este momento detener el proyecto y posibilitar un amplio diálogo social.

Presidente Santos: olvídese de dañosas fantasías turísticas reservadas a los menos, que crean poco empleo y afectan y privatizan la naturaleza. Consagre más bien sus esfuerzos a recuperar del todo este parque que se ha de legar en las mejores condiciones a las generaciones venideras. Solo así honrará el collar que le entregaron los mamos.

Me uno a los líderes indígenas de la Sierra Nevada para exigir al gobierno respeto y que preserve su sitio sagrado y les pido además que sean coherentes con su discurso público y garanticen los derechos de todos los colombianos a un ambiente sano, a la protección ambiental, biológica y social.

Atentamente,