REPSOL ¡ Fuera del mar de los 7 colores !

No destruyan el mar de los siete colores
6.641 participantes

Fin de la petición: 22 may. 2014

La instalación de infraestructura masiva para la explotación de petróleo y la siempre existente posibilidad de accidentes, amenaza la Reserva de Biosfera Seaflower, el Área de Protección Marina y a la población del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina en el Caribe colombiano. Allí se encuentra el tercer arrecife de corales más grande del planeta y uno de los mejor conservados.

Noti­cias y actuali­zaciones Carta

Los dos bloques petroleros CAYOS 1 y CAYOS 5 situados mar adentro, en las islas Cayos del Norte del archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina en el Caribe colombiano, han sido adjudicados al consorcio formado por la multinacional española Repsol (35%), la petrolera estatal colombiana Ecopetrol (50%) e YPF (15%).

Cuando hablamos de este archipiélago, estamos hablando de la Reserva de Biosfera (de 350.000 kms. cuadrados, declarada por la UNESCO en el año 2000) y del Área Marina Protegida (AMP) Seaflower. Esta protección fue establecida por el propio gobierno colombiano ya que es fundamental la protección de este ecosistema y de la pervivencia del pueblo raizal. Su destrucción o alteración pondría en riesgo los recursos marinos y pesqueros que sustentan no sólo a los pescadores sino que son la base de la seguridad alimentaria de todos los habitantes insulares. Los accidentes son muy habituales en las plataformas petroleras, basta recordar el reciente desastre del Golfo de México.

Poner en riesgo los arrecifes y el mar con todo lo que implica la explotación de petróleo (contaminantes tóxicos, perforaciones, ondas sonoras, derrames y fugas en el transporte, sísmica, etc.) es poner en riesgo una frágil barrera natural, el muro de contención que disminuye la energía de las olas y protege así a las islas de su inundación y de la eventual desaparición. Y además, los ecosistemas arrecifales dan refugio y alimento a más del 25% de las especies marinas y garantizan la existencia de las playas y de los 7 colores de ese mar. El turismo es el primer renglón de la economía de las islas, fuertemente dependientes también de la pesca.

La autoridad ambiental de San Andrés ya interpuso una querella contra la adjudicación, pues según la costumbre del poder transnacional, las consultas legales pertinentes y necesarias a la población no han sido realizadas.

Para apoyar a quienes desde la isla se oponen a esta barbaridad, por favor, firme la carta que encuentra a continuación completando el formulario más abajo con los datos que usted desee aportar. Se envía automáticamente al presionar "enviar por correo electrónico". Muchas gracias.

 

Más información:

Petróleo en San Andrés. Dos modelos enfrentados

Actualización 7-6-2011:

Colombia: las petroleras deben cumplir la ley

Actualización 28-7-2011:

Tras la recepción de las cartas en contra de la explotación petrolera en la Reserva de Biosfera Seaflower, la directora de la UNESCO ha expresado la necesidad de "hacer algo".

Actualización 31-8-2011:

Algunas personas que participaron en la acción "REPSOL ¡ Fuera del mar de los 7 colores !", (ahora en archivo de acciones), están recibiendo una respuesta de REPSOL a la carta que estuvimos enviando masivamente en mayo y meses siguientes. Cualquier novedad al respecto os estaremos informando.

Actualización 14-10-2011: Éxito Colombia: No habrá exploración petrolera en la Reserva Seaflower

Carta

Estimado Sr. Presidente Santos,
Estimado Ministro de Energía, Sr. Rodado,
Estimada Ministra del Ambiente, Sra. Uribe,
Estimada Directora de la UNESCO, Sra. Bokova,
Estimado presidente de REPSOL, Sr. Brufau
Estimado presidente de Ecopetrol, Sr. Gutiérrez Pemberthy

Con auténtico horror he recibido la noticia de que REPSOL-YPF junto a la petrolera estatal colombiana ECOPETROL son concesionarias de los bloques CAYO 1 y CAYO 5 en las islas Cayos del Norte, parte del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina y que se proponen realizar exploración petrolera en ese frágil lugar del Caribe colombiano.

Existen razones muy importantes para que las petroleras no sigan adelante con su propósito, ya que estarían desconociendo junto al gobierno colombiano y a la UNESCO lo siguiente:

-La exploración y la explotación de petróleo en un lugar como este significa una atrocidad hacia la frágil naturaleza del lugar y la sociedad nativa conformada por el pueblo raizal, una minoría étnica y cultural y su actividad principal, la pesca artesanal. Es una de las áreas arrecifales coralinas mejor conservadas y más grandes que quedan en el mundo. Es también uno de los últimos lugares de anidación de tortugas marinas, y hogar de 57 especies de corales, 400 de peces y 150 de aves.

-El Archipiélago forma parte de la red mundial de Reservas de Biosfera de la UNESCO desde el año 2000. Esta declaratoria reconoce la importancia del patrimonio natural y cultural de las islas, abogando por un proceso de desarrollo sostenible que garantice el bienestar de la población local e implica un compromiso internacional de proteger las islas, que el Gobierno Colombiano incumplirá al adelantar una explotación petrolera ya que esta actividad no es ni puede ser en absoluto sostenible.

- Es una región biogeográfica de alto valor ecológico para las comunidades que allí habitan con biodiversidad clave a nivel mundial, por lo que el área forma parte del Sistema de Áreas Marinas Protegidas AMP.

-Con la actividad petrolera en dicha zona, Colombia se expone al incumplimiento de compromisos internacionales como firmante del Convenio de Diversidad Biológica y a poner en grave riesgo todo el Caribe.

-La autoridad ambiental de San Andrés ya interpuso una querella contra la adjudicación de los bloques, pues según la costumbre del poder transnacional, las consultas legales pertinentes y necesarias a la población no han sido realizadas.

Por estos motivos, les pido detener de inmediato los absurdos planes de exploración petrolera.
De RESPSOL y de ECOPETROL espero: una respuesta que no se limite al envío de su informe general a todo color de “responsabilidad social corporativa”, sino que constituya una contestación directa de su actuación frente a las preocupaciones concretas expresadas en esta carta.

Del gobierno colombiano espero una actuación responsable para con la población y la naturaleza de su país, antes que la entrega indiscriminada de recursos con fines comerciales. Detenga el contrato de exploración de petróleo y proteja los arrecifes y el mar.

De la UNESCO espero que se interesen firmemente por el destino de la Reserva de Biosfera, y que tomen las medidas necesarias para garantizar su protección, lo que implica que la exploración y explotación petrolera no se lleven a cabo.

Atentamente me despido,

Noti­cias y actuali­zaciones