Defensores afro ecuatorianos de los bosques sufren racismo y discriminación

Luis Quintero, presidente de la comuna Barranquilla de San Javier junto a otros pobladores afectados por la expansión de la palma aceitera en la región y criminalizados por la empresa y el Estado Luis Quintero, presidente de la comuna Barranquilla de San Javier (© Accion Ecológica) Mujeres al borde del río cerca de la comuna Barranquilla de San Javier, Esmeraldas. Todos los ríos de la zona están contaminados por el cultivo industrial de la palma aceitera. Todos los ríos están contaminados por la industria de la palma aceitera y también por el lavado de oro (© Accion Ecológica) Justicia para Barranquilla Superposición del territorio de la comuna San Javier de Barranquilla con las áreas ocupadas por la palmicultora (© Accion Ecológica)

La comunidad afroecuatoriana Barranquilla de San Javier defiende su territorio frente a la deforestación y la expansión de la palma aceitera. En lugar de garantizar el cumplimiento de la ley, las autoridades se ponen del lado de las empresas. Se intenta usar los tribunales para silenciar las protestas con multas desproporcinadas.

Noti­cias y actuali­zaciones Petición

Para: Gobierno del Ecuador; Ministerio de Agricultura del Ecuador; copia a empresas Energy&Palma, La Fabril, Nestlé, General Mills y Pepsi Co; Round Table on Sustainable Palm Oil RSPO

“Restitución del territorio, bosques y derechos para la comuna afroecuatoriana de Barranquilla de San Javier y sus defensores. Basta de racismo y discriminación.”

Leer la carta

En la costa pacífica, provincia Esmeraldas, se encuentra el último remanente del biodiverso ecosistema de bosque húmedo tropical del Chocó en Ecuador. La población afro e indígena vive en extrema pobreza y sufre racismo estructural y abandono histórico por parte del Estado. "No se atiende debidamente la salud, la educación ni necesidades básicas como agua, habitación, ambiente libre de contaminación”, explica Nathalia Bonilla, de Acción Ecológica.

Aprovechando la ausencia de control estatal, empresas palmicultoras, madereras y minería de oro expanden sus actividades. La naturaleza se degrada de forma irreversible, todos los ríos están contaminados. El Estado no responde a denuncias y reclamos de la comuna.

“El accionar del Estado y de la empresa es claramente discriminatorio”, señala Bonilla.

Mientras, la industria palmicultora ha ido tomando más de 13.000 hectáreas en el cantón San Lorenzo, sin haber realizado nunca una consulta previa, libre e informada, sin respetar derechos.

La comuna afro de Barranquilla de San Javier sufre este avance en carne propia desde 2010. La empresa de palma aceitera Energy&Palm, de La Fabril, está en su territorio. En un estudio del Ministerio de Agricultura se comprueba que 251 hectáreas en manos de esa empresa se sobreponen a territorios comunitarios. “Un proceso de despojo con compraventas ilegales de territorios de la comuna”, explica el abogado Gustavo Redín. Añade que, como comunidad ancestral, tiene derechos constitucionales sobre su territorio.

Hay varios procesos judiciales abiertos. Algunos, sorprendentemente, no son contra la empresa, como se pudiera pensar, sino contra varios miembros de la comunidad. Uno de ellos, fue por el reclamo de un pago de 350.000 dólares por supuestos daños y perjuicios. “Una utilización del sistema judicial para amedrentar y perseguir a los defensores”, explica Redín.

La empresa Energy&Palma es proveedora de multinacionales como Nestlé, General Mills y PepsiCo. El conflicto ha ido en aumento y hasta las Naciones Unidas se han pronunciado.

Firma la petición en solidaridad.

Comienzo de la petición: 15/05/2023

Más información

Defensa del territorio y de los ríos

La presencia de las palmicultoras en el territorio de la comuna Barranquilla dura ya 22 años. Ante el repetido fracaso de los intentos de diálogo con Energy&Palm y respeto de sus derechos humanos y territoriales, hubo una acción de protesta pacífica de las comunidades frente a la empresa, que terminó con un desalojo violento por parte de la policía y una demanda a siete personas por la empresa. Inicialmente, se les reclamó la suma de 300.000 dólares. Luego del juicio de primera instancia les fueron retirados los cargos a tres de ellos. Se sentenció a Luis Quintero, presidente de la comunidad, Antonio Mina, Andrés Arce y Néstor Caicedo al pago de 151.000 dólares. Esta sentencia ha sido apelada. Es indignante, que defensores de una población tan empobrecida, que sufren las acciones de la empresa y las omisiones del Estado, sean sentenciada al pago de semejante cantidad.

“Antes, sólo poniendo un canasto en el río se podía coger camarón, minchilla y otros peces. Hoy da pena. La contaminación de los palmicultores aumenta”, dice Quintero. La empresa habría aprovechado para tergiversar los hechos y utilizar los tribunales de forma abusiva, cuentan. “Nunca agredimos a nadie. El mundo del revés: por defender la naturaleza somos nosotros los demandados. Debían recompensarnos con reforestación, detener la contaminación y la tala. Pero no es así. Estamos preocupados y apenas tenemos para dar de comer a nuestros hijos y encima nos reclaman esta suma”, concluye. “Seguiremos luchando hasta que se haga justicia. Las tierras son nuestras, son la herencia de nuestros ancestros para que las cultivemos”, reclama sin que haya respuesta hasta ahora.

Graves fallas en el actuar del Estado ecuatoriano

El comunicado emitido por las Naciones Unidas tiene gran importancia para la comunidad ante las injusticias que están sufriendo y ante los inminentes juicios que todavía tienen ante sí al haber sido demandados. La dificultad más importante es, precisamente, el acceso a las autoridades y a la justicia para resolver sus reclamos en igualdad de condiciones.

Las Naciones Unidas reflejan en su escrito gran preocupación por el tratamiento que el Estado y empresas ecuatorianas involucradas dan a los derechos humanos de las personas de Barranquilla. Por ello, solicitan información al respecto tanto al Estado ecuatoriano como a la empresa Energy and Palm, proveedora de empresas multinacionales como Nestlé y PepsiCo entre otras, las cuales también reciben la misma comunicación.

La respuesta del estado ecuatoriano es lamentable pues defiende arbitrariamente las supuestas bondades de la empresa, totalmente fuera de contexto, proyectos y actividades de la empresa. Hay que tener en cuenta que la empresa Energy&Palm tiene participación estatal. Por otra parte, en lugar de acercarse a la comunidad de Barranquilla o a la secretaría de tierras para recoger su postura y la documentación existente, se limita a presentar los títulos de tierras de la empresa, que se encuentran en contravención a la ley, como lo constata el estudio multi temporal mencionado más arriba.

 

La empresa productora y sus clientes

La Fabril escribió una carta abierta en julio 2022 donde se victimiza alegando el "riesgo del trabajo" de sus empleados y "una violación legal de sus propios derechos a la libertad de circulación" debido al bloqueo de la carretera que la comunidad realizó como protesta y que encendió este conflicto. Sin embargo, el juez de primera instancia deshechó esas alegaciones pues existen otras vías para transportar el aceite de palma.

Por su parte, Nestlé reacciona con una carta que lista exhaustivamente en cuatro páginas todos los principios, declaraciones y programas de derechos humanos a los que atienden así como los controles y seguimientos que llevan a cabo.

Sobre el caso en particular, escriben brevemente ser "conscientes de las acusaciones contra Energy & Palma" (del Grupo La Fabril) y que se las toman "muy en serio", alegando además que han estado "trabajando con el Grupo La Fabril desde hace varios años, incluido este asunto concreto". En 2017, habrían llevado a cabo una evaluación de la empresa Energy&Palma y desarrollado un plan de acción que se revisa anualmente, a través del cual habrían detectado el conflicto y recomendado acciones como un diálogo con la comunidad y la creación de un departamento de relaciones comunitarias.

A pesar de todas las políticas de derechos humanos, buenas prácticas y abastecimiento responsable que dicen "contemplar", "adherir" y "reforzar", las violaciones de derechos humanos que Nestlé dice "no tolerar" estas continúan en el caso de Barranquilla. Podría inferirse que, conminar a sus proveedores a rendir cuentas "sobre los compromisos para encontrar una solución al conflicto con la comunidad afroecuatoriana de Barranquilla de San Javier" no estaría siendo suficiente.

PepsiCo también envía una respuesta con una lista similar de mecanismos de derechos humanos a los que adhieren o de los que participan, y escribe además que no tolerarán ni contribuirán "a las amenazas, intimidaciones o ataques (tanto físicos como legales) contra los defensores de los derechos humanos, incluidos los que defienden los derechos laborales, apoyando la protección del medio ambiente, y que ejerzan sus derechos y libertades en reuniones pacíficas y protesten contra nuestras empresas".

Sin embargo, la criminalización contra miembros de la comunidad sigue mientras el acceso a la justicia en el Ecuador, y las políticas de derechos humanos de empresas como Nestlé y PepsiCo brillan sobre el papel.

Firma la petición en solidaridad y exigiendo justicia.


Más información en Desinformémonos

Persecución contra los Defensores de Derechos de la Comuna afroecuatoriana de Barranquilla de San Javier


 

Carta

Para: Gobierno del Ecuador; Ministerio de Agricultura del Ecuador; copia a empresas Energy&Palma, La Fabril, Nestlé, General Mills y Pepsi Co; Round Table on Sustainable Palm Oil RSPO

Al Sr. Presidente Lasso,

Un comunicado conjunto emitido por siete mecanismos y relatores especiales de las Naciones Unidas (Ref.: AL OTH 78/2022) concluye que la empresa palmicultora Energy&Palma, de La Fabril, habría realizado presuntamente un uso abusivo del sistema judicial en contra de personas de la comuna afroecuatoriana de Barranquilla de San Javier, cantón San Lorenzo, provincia Esmeraldas. Las Naciones Unidas recomiendan al Estado ecuatoriano proteger a los defensores Luis Quintero, Antonio Mina, Andrés Arce y Néstor Caicedo y a la empresa revisar su modo de actuar.

Al igual que las Naciones Unidas, reconozco la labor de las personas mencionadas como defensores de la naturaleza y los derechos humanos. Para la comunidad, ejercer su defensa legal y frenar el acoso y expansión de la empresa está resultando un camino plagado de dificultades, que muestran formas claras de racismo en las que las desigualdades exhibidas por el sistema judicial parecen estar siendo utilizado para frenar su protesta legítima y pacífica.

Según la Constitución ecuatoriana, el territorio ancestral, reconocido en el año 2000 a la comuna de Barranquilla de San Javier es indivisible, intransferible e inalienable. Por tanto, es urgente que devuelvan las 251 hectáreas del territorio ancestral de la comuna, que como lo comprueba un Estudio Multitemporal del Ministerio de Agricultura (22 de septiembre de 2017), están ocupadas por la empresa Energy & Palm.

La Constitución garantiza además los derechos de resistencia y organización colectiva, de lo que se infiere que es obligado para el Estado proteger los derechos y libertades para que las personas de la comuna de Barranquilla puedan defender sus territorios y bosques sin cargos judiciales, ni multas, ni acoso empresarial.

Le pido que se detenga la persecución contra ellos y que se respeten sus derechos en cuanto al acceso a la justicia e igualdad ante la ley. Que no se les discrimine, silencie ni invisibilice desde el Estado.

Además, la misma Constitución reconoce que la Naturaleza tiene derecho a la reparación, por lo que la empresa palmicultora debe reparar los terrenos ocupados con palma aceitera.

Por todos estos motivos, urge una política integral para garantizar los derechos de las personas defensoras de derechos humanos y de la naturaleza que incluya un plan nacional de acción sobre empresas y derechos humanos y que aplique en casos como este de Barranquilla de San Javier. El Ecuador ha ratificado la mayoría de los instrumentos internacionales de Derechos Humanos del Sistema Universal de Derechos Humanos y del Sistema Interamericano de Derechos Humanos y debe obrar en consecuencia.

Atentamente,

Información breve sobre el tema Aceite de palma

El punto de partida – La selva en el tanque y en el plato

Con 66 millones de toneladas por año, el aceite de palma es el aceite vegetal que se produce en mayor cantidad. Actualmente, las plantaciones de palma se extienden sobre 27 millones de hectáreas de tierras. En una superficie del tamaño de Nueva Zelanda, las selvas, las personas y animales quedan sometidas a la expansión de estos „desiertos verdes“.

Su bajo precio en el mercado global y su fácil procesamiento industrial han permitido que en la actualidad, uno de cada dos productos industriales de supermercado lo contengan entre sus ingredientes. Además de en las pizzas congeladas o precocinadas, galletas, y margarinas, el aceite de palma se encuentra también en las cremas corporales, jabones, maquillajes, velas y detergentes.

Lo que casi nadie sabe: actualmente en la Unión Europea se utiliza 61% por ciento del aceite de palma en la producción de energía -51% (4,3 millones de toneladas) para la producción de biodiésel y 10% (0,8 millones de toneladas) en centrales eléctricas para la producción de electricidad y calor.

En España en 2017 se utilizaron 1,2 millones de toneladas de aceite de palma para produccir biombustibles. El país importó un total de 1,7 toneladas de aceite de palma.

La desacertada política de energías renovables de España y de la UE es una causa importante de la deforestación de las selvas tropicales. La Directiva de Energías Renovables que rige desde 2009 prescribe una mezcla obligatoria de agrocombustibles en el la gasolina y en el diesel.

Repetidamente, ecologistas, defensores de derechos humanos, comunidad científica y recientemente también miembros del Parlamento Europeo exigen excluir el aceite de palma de los agrocombustibles y las centrales de producción energética desde 2021 -sin éxito. El 14 de junio de 2018, los estados miembro decidieron seguir permitiendo el uso del aceite tropical de palma como „bioenergía“ hasta 2030.

Las consecuencias – La muerte hasta en la sopa

En la humedad de los cálidos trópicos en torno a la línea del ecuador se encuentran las condiciones óptimas para el crecimiento de la palma aceitera. En el sudeste de Asia, Mesoamérica y África se talan y queman día a día amplias superficies de selva para hacer espacio a las plantaciones. Así se emiten grandes cantidades de gases de efecto invernadero en la atmósfera, que son dañinos para el clima. Indonesia, el principal país productor de aceite de palma fue en 2015 en parte responsable en mayor medida que los Estados Unidos de las emisiones de gases de erecto invernadero. El CO2 y las emisiones de metano son la causa de que el biocombustible de aceite de palma sea tres veces más dañino para el clima que el combustible fósil.

Pero no sólo se resiente el clima: con los árboles desaparecen especies animales en peligro de extinción como los orangutanes, los elefantes pigmeos de Borneo y los tigres de Sumatra. A menudo, el pequeño campesinado y los pueblos indígenas que desde hace generaciones viven en los bosques y los protegen sufren desplazamientos brutales. En Indonesia existen más de 700 conflictos por la tierra en relación con la industria de la palma aceitera. También en las plantaciones clasificadas como „sostenibles“ o „bio“ hay cada vez más violaciones de derechos humanos.

Los consumidores conocemos poco de todo esto. Nuestro consumo diario de aceite de palma tiene consecuencias negativas directas para nosotros: en el aceite de palma refinado hay grandes cantidades de ésteres de ácidos grasos perjudiciales para la salud, que dañan el material genético y pueden producir cáncer.

La solución – Revolución en el tanque y en el plato

Sólo quedan 70.000 orangutanes en los bosques del sudeste de Asia. La política de biocombustibles lleva a los simios cada vez más al borde de la extinción: cada nueva plantación de aceite de palma destruye un poco de su hábitat. Para ayudar a estos parientes cercanos nuestros, debemos presionar a los políticos. Pero también se puede hacer mucho en nuestro día a día.

Estos sencillos consejos ayudan a reconocer el aceite de palma, a evitarlo y a rechazarlo:

  1. Cocinar y decidir: alimentos producidos localmente, ingredientes frescos, mezclados con un poco de fantasía hacen sombra a cada producto industrial preparado (de los que contienen aceite de palma). Para cocinar se pueden utilizar aceites tradicionales como el de oliva, girasol, maíz o lino.

  2. Leer la letra pequeña: desde diciembre de 2014, en los paquetes de los alimentos es obligatorio indicar si un producto contiene aceite de palma. En cosméticos y productos de limpieza se esconde el devorador de selvas bajo una multitud de términos químicos. Investigando en internet se pueden encontrar más o menos fácilmente alternativas libres de aceite de palma.

  3. La clientela siempre tiene la razón: ¿Qué productos libres de aceite de palma me ofrece? ¿Por qué no tiene productos a base de aceites de producción local? Preguntando al personal y escribiendo cartas a los fabricantes de los productos, las empresas se preocuparán más por la aceptación de sus productos. La presión pública y la conciencia creciente en torno al aceite de palma ya han impulsado a algunos fabricantes a evitar el aceite de palma, al menos en algunos países europeos como Alemania o Italia, donde recientemente se ha tematizado mucho esta cuestión.

  4. Transporte público en lugar de coche: siempre que sea posible, caminar, ir en bici o en transporte público.

  5. Informarse y difundir lo aprendido: economía, negocios y política nos quieren hacer creer que los biocombustibles son amigables con el medio ambiente y las plantaciones de palma pueden ser sostenibles. Salvalaselva.org informa sobre las consecuencias de la expansión de las plantaciones de palma y las campañas pueden difundirse fácilmente en todas las redes sociales.

Además:

  1. Peticiones y presión política: las peticiones online ayudan a presionar a los políticos responsables de las políticas de biocombustibles e importaciones.

  2. Hacer ruido: manifestaciones y acciones directas creativas en la calle llaman la atención de la gente y de los medios. Así también crece la presión sobre los políticos.

Más información:

Preguntas y respuestas sobre aceite de palma

Noti­cias y actuali­zaciones

Acción de Protección

Para lograr la restitución de sus tierras, la comuna Barranquilla de San Javier presentó una Acción de Protección. Una audiencia judicial estaba programada para el 12 de junio 2023 pero fue postergada varias veces.

Actualización Septiembre 2023

Finalmente, el día 31 de agosto tuvo lugar la sesión en la Unidad Judicial Multicompetente del cantón San Lorenzo, provincia Esmeraldas, Ecuador. Durante la misma, estaba prevista la participación de una representante de Salva la Selva, al igual que representantes de otras organizaciones que se personaron en la causa con Amicus Curiae.

Tras una sesión de 7 horas y la correspondiente espera, el juez no autorizó la lectura. Hubo varias protestas de parte de los amicus curiantes que sin embargo, no modificaron la postura del juez a cargo.


Noticia · 21 nov 2023

En Ecuador, amenazas de muerte por oponerse a la invasión de la palma aceitera

Miembros de la comunidad hacen uso del río para la vida y para diferentes actividades

La Relatora Especial sobre la situación de los Defensores/-as de Derechos Humanos, Sra. Mary Lawlor, ha manifiestado su preocupación por recientes amenazas contra la vida de los defensores de la comuna de Barranquilla de San Javier, en Esmeraldas, norte de Ecuador.

A la publicación
Footnotes

Energy&PalmDel grupo La Fabril.


estudio del Ministerio de AgriculturaEstudio Multitemporal de Tenencia de la Tierra en Territorios Comunales de la Provincia de Esmeraldas, llevado, informe técnico-jurídico de 22 de septiembre de 2017, por la Dirección de Secretaría General del Miniterio de Agricultura, Ganadiría, Acuacultura y Pesca.


como comunidad ancestral, tiene derechos constitucionalesOficialmente reconocida por el Estado ecuatoriano desde el 28 de junio del 2000, bajo Registro Na 070 del Libro Registro de la propiedad del Cantón, y con N. 01 del Libro Repertorio, Pagina n°038 de esta oficina, fue inscrita una Adjudicación de un lote con una cabida de 1430,80 hectáreas, que otorga el INDA a favor de la Comuna afroectatoriana, protocolizada en la Notaria Publica Cuarta del Canto Esmeraldas.


su territorioEl Territorio ancestral es, según la Constitución ecuatoriana de 2008 indivisible, imprescriptible e intransferible.



hasta las Naciones Unidas se han pronunciadoMongabay 2023. Ecuador: relatores de la ONU se pronuncian sobre intimidación y criminalización contra líderes ambientales: https://es.mongabay.com/2023/05/onu-se-pronuncia-sobre-intimidacion-y-criminalizacion-contra-lideres-ambientales-ecuador/


principios, declaraciones y programas de derechos humanosConcretamente mencionan, United Nations Guiding Principles (UNGPs); Ten Principles of the UN Global Compact; International Bill of Human Rights; International Labor Organization’s Declaration on the Fundamental Principles and Rights at Work; Tripartite Declaration of Principles concerning Multinational Enterprises and Social Policy (ILO); OECD Guidelines for Multinational Enterprise; así como un programa propio de Diligencia Debida basado en UNGPs. Además, los derechos humanos son una de las 22 políticas de Nestlé.

Esta petición está disponible en los siguientes idiomas:

65.234 participantes

Con tu ayuda al­can­za­mos las 100.000:

Sus datos sólo se utilizan en el marco de nuestras campañas. Sus datos no se entregan a terceros. Le informaremos sobre futuras campañas.

Actividad Reciente

Suscríbete ahora al boletín de Salva la Selva

Recibirás alertas de acción y actualizaciones - ¡con tu ayuda seguimos salvando la selva!