Comunidades desplazadas por mina de bauxita en Guinea

Miembros de la comunidad Hamdallaye, reubicados por la mina de bauxita Sangaredi El nuevo asentamiento de Hamdallaye despoj y condena a sus habitantes a la pobreza (© Benjamin Moscovici) Miembros de la comunidad Hamdallaye en la mina de bauxita Sangaredi © Benjamin Moscovici Sastre de Hamdallaye, Guinea El anterior pueblo de Hamdallaye fue destruido y reubicado (© Benjamin Moscovici)

Alemania tiene hambre de materias primas y lo satisface a costas de otras poblaciones. Con una garantía de crédito de 293 millones de dólares para una mina de bauxita en Guinea, el gobierno alemán impulsa el acaparamiento de tierras, la destrucción del medio ambiente y violaciones de los derechos humanos.

Petición

Para: Ministro de Economía de Alemania, Sr. Altmeier

“Alemania tiene que ejercer su responsabilidad como país financiador e importador de bauxita.”

Leer la carta

Como miembro del Banco Mundial, el gobierno alemán decide financiar la mina Sangaredi de las empresas mineras Río Tinto y Alcoa. También garantiza préstamos que aseguran su expansión. Debido a las desastrosas e injustas consecuencias sociales y ecológicas, exigimos al gobierno alemán que recapacite y actúe.

Atropellan los derechos humanos para que la industria (automovilística) alemana pueda tener un suministro seguro de materias primas.

Alemania importa cada año 2,5 millones de toneladas de bauxita, materia prima para la producción de aluminio. El 93,1% proviene de Guinea.

La mina de bauxita priva a más de 500 personas de los alrededores de la comunidad de Hamdallaye de sus medios de vida. Antes, sus casas eran acogedoras y se encontraban en medio de grandes árboles. Pero para abrir la mina, reubicaron a las familias a la fuerza, destruyeron sus tierras y cortaron su conexión a la red local de carreteras y agua.

Nueva Hamdallaye se encuentra en un lugar ya explotado de la mina de bauxita, no preparado para el asentamiento y completamente inadecuado para la agricultura. En medio de la crisis de Coronavirus, desalojaron a las familias obligándolas a un nuevo comienzo en un terreno inhóspito que plantea problemas inmanejables a estas personas condenadas así a la pobreza.

Los habitantes de doce comunidades han presentado una queja ante el Banco Mundial contra la ampliación de la mina de Sangaredi. A pesar de esta violación de leyes nacionales y de una mediación en curso, las comunidades fueron reubicadas en mayo.

¿Es Guinea un caso aislado? En absoluto. Una y otra vez se violan los derechos humanos y se destruye el medio ambiente para la extracción de materias primas.

Por favor, firma la petición al gobierno alemán, coordinada entre las organizaciones alemanas FIAN y Powershift junto a Salva la Selva.

Más información

En 2016, la empresa minera, en parte estatal, Compagnie des Bauxites de Guinée CBG, recibió 823 millones de dólares de entidades de crédito internacionales para la ampliación de su mina de bauxita cerca de la ciudad de Sangaredi. Esta expansión tiene consecuencias sobre el territorio de 13 comunidades.

CBG ya ocupó gran parte de las tierras agrícolas de las comunidades. La extracción de bauxita ha provocado la contaminación o ha reducido importantes masas de agua que ya no pueden utilizarse como agua potable. En consecuencia, las comunidades ya no tienen suficiente agua. Ahora, las mujeres tienen que recorrer distancias más largas para abastecer de agua a sus familias. Las personas afectadas no han sido compensadas por ello, o lo han sido de forma insuficiente.

En febrero de 2019, las 13 comunidades presentaron una denuncia ante el Banco Mundial. La mediación anunciada tuvo que posponerse debido a la pandemia de Coronavirus. CBG procedió en 2020 a reubicar la aldea de Hamdallaye a la fuerza. Se ha reubicado a estas familias en una escombrera en tierras en las que el cultivo es imposible. Sólo después de que organizaciones no gubernamentales presionaran, CBG instaló grifos públicos en el nuevo pueblo.

El gobierno alemán está garantizando un préstamo de 293 millones de dólares del banco ING-Diba para la ampliación de la mina de bauxita a través de una garantía de crédito financiero no vinculante (garantía UFK, por sus siglas en alemán). El Banco Mundial también apoya la ampliación de la mina con un préstamo de 200 millones de dólares de su banco subsidiario IFC. Los fondos se aprobaron a pesar de que las evaluaciones de impacto de la ampliación de la mina señalan los elevados riesgos sociales y ambientales.

El procesamiento de la bauxita y la fundición de aluminio requieren gran cantidad de energía. Parte de la bauxita se exporta a Alemania y se utiliza principalmente para la producción de aluminio para automóviles y envases.

La única materia prima económicamente relevante para la producción de aluminio es la bauxita. Dado que en Alemania no existen yacimientos importantes, la bauxita y los productos de aluminio ya procesados se importan del extranjero.

Los principales productores de bauxita son Australia, China, Guinea, Brasil, India, Jamaica, Indonesia y la Federación Rusa.

Para twittear sobre este caso:

#DetenganCréditosInjustos

#StopptUnfaireKredite


Tab. 1: Importaciones y procedencia de la bauxita y productos de aluminio en Alemania 2019

Materia Prima Importaciones (t) Procedencia Porcentaje (%)
Bauxita 2.549.685 Guinea 93,1
Óxido de aluminio 823.580 Jamaica 58,9
Hidróxido de aluminio 197.942 España*
Irlanda*
40
21
Aluminio bruto sin alear 723.511 Federación Rusa
Países Bajos
Islandia
36,7
15,4
10,9
Aluminio aleado 1.721.291 Países Bajos *
Noruega*
Emiratos Árabes Unidos*
Gran Bretaña *
14,6
12,9
12,2
10,0

* Estos países son sólo procesadores, no productores

Tab. 2: Usos del aluminio en Alemania 2019

Uso Porcentaje (%)
Sector transporte con construcción de vehículos 47
Construcción 14
Industria del envasado 12
Electrotécnica 7
Construcción de maquinaria 7
Industria del hierro y del acero 5
Artículos para el hogar, material de oficina, mobiliario y productos de ocio 8

Fuente tablas 1 y 2: Bundesanstalt für Geowissenschaften und Rohstoffe (BGR), Nov. 2020: Deutschland ‒ Rohstoffsituation 2019


Más información:

Queja presentada ante el Banco Mundial (en inglés)

Siglos de existencia amenazados por la minería de bauxita en Guinea-Conakri, noticia 9-4-2019 en periódico La Vanguardia.

Carta

Para: Ministro de Economía de Alemania, Sr. Altmeier

Estimado Ministro Altmaier:

Debido a los flagrantes abusos causados por la expansión de la mina de bauxita de Sangaredi en Guinea y el papel del gobierno alemán, le pedimos que:

1. Garantice una compensación adecuada a la población afectada y su acceso a la red de carreteras y agua.

2. Garantice la re naturalización del paisaje y la compensación de los agricultores expropiados con tierras de cultivo.

3. Excluir de la financiación estatal a las empresas que violan los derechos humanos. Esto también debe consagrarse en una Ley de la Cadena de Abastecimiento, que debate actualmente.

4. Garantice que las garantías de crédito del gobierno no conduzcan a violaciones de los derechos humanos. Para ello, debe hacer más transparentes las Garantías de Préstamos No Vinculados (UFK), hacer obligatorio el cumplimiento de las obligaciones de diligencia debida y sancionar las conductas indebidas.

Le saluda atentamente,

Esta petición está disponible en los siguientes idiomas:

94.237 participantes

Con tu ayuda al­can­za­mos las 100.000:

Sus datos sólo se utilizan en el marco de nuestras campañas. Sus datos no se entregan a terceros. Le informaremos sobre futuras campañas.

Actividad Reciente