¿Caña de azúcar en lugar de selva amazónica?

Cosecha de caña de azúcar en Mato Grosso, Brasil

El presidente de Brasil Bolsonaro permite ahora el cultivo de caña de azúcar en la región amazónica y en el Pantanal, antes prohibido. Brasil pretende producir cada vez más biocombustible, para el consumo interno y para exportar. Con un acuerdo de libre comercio de 2019, la importación de etanol a la UE se multiplicará por dieciséis.

Petición

Para: Estados Miembro de la UE

Libre comercio de etanol de caña de azúcar de Brasil significa la destrucción de la selva amazónica. Impídanlo.

Leer la carta

El 5 de noviembre, el presidente de Brasil Bolsonaro revocó mediante decreto presidencial (nº10.084) , otro decreto (n.º 6.961) vigente desde 2009 que impedía el cultivo de caña de azúcar en la región Amazónica y en el Pantanal, el mayor humedal del mundo.

Organizaciones ambientales de Brasil, comunidad científica y la oposición política consideran que es una decisión catastrófica. El gobierno estaría dando luz verde a más deforestación, incendios forestales, uso de pesticidas y conflictos por la tierra.

La Unión de la Industria de la Caña de Azúcar de Brasil (UNICA) acogió la decisión con satisfacción ya que reduce la burocracia.

Desde que comenzó el mandato de Bolsonaro en enero 2019, la tasa de deforestación en el país sudamericano aumentó un 30% y miles de kilómetros cuadrados de selva tropical ardieron para expandir la agricultura.

La caña se cultiva en Brasil para producir azúcar y sobre todo para fabricar biocombustible. Después de Estados Unidos, Brasil es el segundo productor de etanol del mundo. El combustible a base de alcohol se mezcla con otros combustibles para su uso en el transporte.

En el marco del Acuerdo de París, Brasil planifica aumentar la producción de etanol actual de 30 mil millones de litros a 54 mil millones de litros para 2030, según el Observatorio Brasileño del Clima. Para ello es necesario expandir la superficie de cultivo de caña en 11 millones de hectáreas.

La mayor parte del etanol se utiliza como biocombustible en Brasil. Sin embargo, también las importaciones de etanol en la Unión Europea desde Brasil se multiplicarán por seis -pasando de los actuales 50 a 826 millones de litros por año. Es lo que acordó la UE con el Mercosur en la negociación del tratado de libre comercio que está pendiente de ratificación por parte del Parlamento Europeo y los Estados miembro.

Más información

Cultivo de caña de azúcar en Brasil

La caña de azúcar es actualmente el tercer cultivo más importante de Brasil, después de la soja y el maíz. En 2016, las plantaciones de caña de azúcar cubrían 10,5 millones de hectáreas, es decir, el 13,5% del total de la tierra cultivable del país. Según datos del Ministerio de Industria, Comercio Exterior y Servicios, el azúcar y el etanol representaron alrededor del 5% de las exportaciones de Brasil en 2016.

Hasta ahora, el cultivo de caña de azúcar y las industrias relacionadas, como los molinos de caña de azúcar y las fábricas de etanol, se han concentrado en el sureste y nordeste de Brasil. Sólo en el estado de Sao Paulo se cultiva y procesa más de la mitad de la producción.

El decreto 6.961 del año 2009 derogado por el Presidente Bolsonaro había excluido anteriormente la posibilidad de destinar los préstamos agrícolas públicos para plantaciones de caña de azúcar y plantas de procesamiento, como los molinos de caña de azúcar y las fábricas de etanol en la región amazónica y en la zona pantanosa del Pantanal, con la denominada "zonificación agroecológica de la caña de azúcar en Brasil". Sin estos fondos, la inversión en el cultivo y la transformación de la caña de azúcar no era atractiva para la industria agrícola.

En los últimos años, la expansión del cultivo de la caña de azúcar ha afectado a otras zonas ecológicas de Brasil no afectadas por el decreto, como la Mata Atlántica y las sabanas tropicales del Cerrado. La industria del etanol argumenta que las nuevas plantaciones de caña de azúcar sólo se han establecido en tierras agrícolas existentes -especialmente pastizales- y que no se han convertido áreas naturales.

Sin embargo, esto no es del todo correcto. En la práctica, los anteriores usuarios de los territorios, como los ganaderos, se trasladan a otras zonas y llevan a cabo talas para crear nuevos pastos, lo que se denomina cambio indirecto de uso de la tierra. Estos pastizales y plantaciones de soja son las principales causas de deforestación de la Amazonía, de destrucción de sabanas tropicales como el Cerrado y el Pantanal.

La industria del etanol

Brasil es el mayor poder económico del Mercosur, del que también forman parte Argentina, Uruguay y Paraguay. Actualmente, según datos de la Unión de la Industria de la Caña de Azúcar de Brasil (UNICA) correspondientes a 2018, Brasil produce 30 mil millones de litros de etanol de caña de azúcar por año.

Más de 28 mil millones de litros (94%) de etanol se utilizan en el propio país. En Brasil, muchos millones de vehículos cuentan con motores llamados flexifuel, que pueden funcionar tanto con etanol puro como con combustibles mezclados.

Para cumplir con las obligaciones del país con respecto al Acuerdo de París, la producción de etanol de Brasil tendría que ascender a 54 mil millones de litros en 2030, según escribe el Observatorio del Clima (Observatório do Clima), al que pertenecen unas 44 organizaciones ambientales y de desarrollo. Para alcanzar la meta de París, sería necesario 11 millones de hectáreas de superficies de cultivo plantadas con caña de azúcar adicionales, para así doblar la producción de etanol.

1,66 mil millones de litros (6%) de etanol se exportan actualmente, de los cuales 950 millones de litros (3,2%) van a América del Norte, 660 millones de litros (2,2%) a Asia y casi 50 millones de litros (0,17%) a Europa.

Después de años de negociaciones, la UE y los países sudamericanos del Mercosur se han puesto de acuerdo con un tratado de libre comercio. El mismo debe ser todavía ratificado por el Parlamento Europeo y los Estados Miembro.

Permite que 450.000 toneladas de etanol para usos industriales se puedan importar en la UE libres de impuestos y otras 200.000 toneladas lo sean UE con una reducción de dos tercios del arancel actual. En conjunto, se trata de 650.000 toneladas de etanol. Esto corresponde a 826 millones de litros de etanol y, por lo tanto, a en torno al 12% del consumo actual de la UE. Esto abrirá aún más el mercado de los biocombustibles de biomasa cultivada, sin tener en cuenta las restricciones de volumen de la UE.

Más información

- Mongabay, 13. Nov. 2019, In surprise move, Brazil has removed restrictions on Amazon sugarcane production

- Mongabay, 18. Nov. 2019, Sugarcane threatens Amazon forest and world climate; Brazilian ethanol is not clean (commentary)

- Repórter Brasil, 13. Nov. 2019, Após explosão das queimadas, cana-de-açúcar é nova ameaça à Amazônia e ao Pantanal

- Observatório do Clima, 11. Nov. 2019, Dez perguntas sobre o zoneamento da cana

Europäische Union, 14. Oct. 2019, Assessing the impacts of the EU bioeconomy on third countries - Potential environmental impacts in Brazil of EU biofuel demand to 2030

- UNICA; 6. Nov. 2019, OPINIÃO – UM PASSO À FRENTE

- INSTITUTO BRASILEIRO DE GEOGRAFIA E ESTATÍSTICA – IBGE, 2017, A Geografia da Cana-de-Açúcar- Dinâmica Territorial da Produção Agropecuária

Carta

Para: Estados Miembro de la UE

Estimadas Sras. y Sres.:

La deforestación y quema de la selva amazónica y otros ecosistemas en Brasil han aumentado considerablemente en los últimos tres años.

A pesar de esta preocupante evolución, la UE negoció un acuerdo de libre comercio con Brasil y los otros países del Mercosur en junio de 2019. Entre otras cosas, prevé que las importaciones de etanol de Brasil se multipliquen por más de dieciséis, significando un aumento de los 50 millones de litros actuales a 826 millones de litros anuales.

El 5 de noviembre de 2019, el Presidente Bolsonaro derogó el Decreto No. 10.084 (Decreto No. 6.961), vigente desde 2009, que impedía el cultivo de caña de azúcar para la producción de etanol en la región amazónica y en el mayor humedal del mundo, el Pantanal. Ahora la selva brasileña está amenazada por la deforestación por culpa de las importaciones de etanol previstas a la UE.

Por favor, cancele las importaciones de etanol de Brasil y comprométase con la protección de la naturaleza en Brasil.

Atentamente,

Esta petición está disponible en los siguientes idiomas:

114.417 participantes

Con tu ayuda al­can­za­mos las 150.000:

Sus datos sólo se utilizan en el marco de nuestras campañas. Sus datos no se entregan a terceros. Le informaremos sobre futuras campañas.

Actividad Reciente