Proteger los manglares en Bangladesh: no a la central de carbón

Tigre en los manglares de Sundabarns

Bangladesh es hogar del tigre de Bengala. Su hábitat, los manglares de Sundarbans, está en peligro: el gobierno planifica una central eléctrica de carbón a pocos kilómetros de distancia con daños incalculables para la población local y el ecosistema de manglares. La Unesco también está alarmada. Por favor, exige el fin del proyecto.

Petición

Para: Primera Ministra Hasina Wajed y Gobierno de Bangladesh

La construcción de la central de carbón de Rampal pone en peligro a la población, al ecosistema de manglares y al clima. Por favor, detengan el proyecto.

Leer la carta

Los manglares de Sundarbans son los más grandes y biodiversos del mundo. Aquí viven el tigre de Bengala, el axis o ciervo moteado, delfines y tortugas Batagur. Además, los manglares protegen a las poblaciones del interior de los ciclones. En 1997 la Unesco declaró los manglares Patrimonio de la Humanidad.

Sin embargo, el gobierno de Bangladesh impulsa la construcción de una central eléctrica de carbón a pocos kilómetros de distancia. Los dos bloques de Rampal producirán 1.320 megavatios. El banco Exim de India ha otorgado ya un crédito de 1,6 mil millones de dólares.

Ambientalistas y activistas de derechos humanos hacen sonar la alarma: durante la construcción se destruirán los manglares y por lo tanto el hábitat de los tigres. La central eléctrica en funcionamiento, calentará y envenenará el agua del río Passur. Muchos peces y delfines no podrán sobrevivir. Además, si sucede algún accidente con uno de los cargueros de carbón, el daño es imprevisible.

La población local ya sufre las consecuencias de la construcción de la central eléctrica de carbón. Las organizaciones de derechos humanos denuncian que los habitantes locales están siendo desplazados y reciben compensaciones inadecuadas. Dos millones de personas, incluidos muchos pescadores, podrían perder sus medios de subsistencia.

La Unesco está a punto de incluir el área en la lista de “Patrimonio en Peligro”. Una señal clara para el gobierno de Bangladesh.

El gobierno debe velar por el nivel de vida de la población que incluye un suministro estable de energía. Sin embargo, una central eléctrica de carbón con un costo de miles de millones de dólares no es la solución.

Por favor, pídele a la Primera Ministra Hasina Wajed y a su gabinete detengan el proyecto y planifiquen fuentes de energía más respetuosas con el medio ambiente y el clima.

Más información

Empresas participantes

Tras el proyecto rampal - Maitree Super Thermal Power Plant – está la empresa Bangladesh-India Friendship Power Company Ltd (BIFPCL) un joint venture entre National Thermal Power Company (NTPC) y Bangladeshs Power Development Board (BPDB).

Carta de más de 70 Organizaciones

En mayo de 2016, numerosas organizaciones ecologistas y de derechos humanos se expresaron en contra de este proyecto. Aquí se encuentran extractos de una carta al banco Exim de la India cuyo contenido sigue siendo actual:

(....)

Amenaza los medios de subsistencia de más de dos millones de personas

Más de dos millones de personasviven en las comunidades circundantes y dependen de los recursos de los bosques para satisfacer sus necesidades básicas, mientras otros utilizan los productos para ganarse la vida. La gran mayoría depende de recursos acuáticos como el cultivo de camarones o la pesca. Recogen madera para la construcción de casas y barcos, pero también para la exportación. La tierra adquirida para construir la planta de carbón se utilizaba anteriormente para la agricultura y las actividades agropecuarias. Con el aumento de la erosión fluvial, la contaminación acústica, los riesgos para la salud y la disminución de la capa freática como resultado de la central eléctrica de carbón de Rampal, inevitablemente se perderá la cultura, la pesca, la silvicultura con fines sociales y se perjudicará seriamente la agricultura.

Amenaza de destruir el único y extraordinariamente rico bosque de Sundarbans

El clima, la topografía, los modos de uso de la tierra, la calidad del aire y del agua (tanto superficial como subterránea), la diversidad de flora y fauna, los humedales y el turismo se verán permanentemente afectados por la central eléctrica de carbón propuesta. La planta de Rampal contaminará el aire liberando gases tóxicos que afectarán a las personas, los animales, los árboles, las plantas y la tierra. La planta contaminará los ríos descargando diariamente agua caliente y usada en el río Passur durante al menos 25 años. Además, los ríos de los Sundarbans se utilizarán como rutas fluviales para transportar el carbón hasta el emplazamiento de Rampal. Los cuatro incidentes recientes que involucraron buques hundidos que derramaron petróleo, fertilizantes y carbón en los ríos son una clara advertencia de los accidentes que se producirán si los planes de la planta de carbón de Rampal siguen adelante.

Amenazas de exterminar al tigre de Bengala

Sundarbans es hogar de algunos de los últimos tigres de Bengala que sobreviven, así como de cocodrilos de estuario, delfines del Irrawaddy y del Ganges, la pitón de la India, unas 260 especies de aves y unas 120 especies acuáticas. Si la planta eléctrica llega a operar, la descarga tóxica de agua y la contaminación del aire, así como el transporte constante de carbón tendrá un efecto destructivo en toda forma de vida del bosque. No es posible proteger todos los animales que habitan en Sundarbans sin un auténtico balance entre los diversos ecosistemas. Los tigres no podrán vivir sin el ciervo, ni los ciervos sin el árbol keora. Si los Sundarbans se degradan estaremos perdiendo para siempre a los animales que dependen de ellos, y las generaciones futuras ya no podrán disfrutar de de estos animales.

Amenaza de sumar estragos al sistema climático mundial

La planta eléctrica de Rampal, una vez operativa, emitirá 7,9 millones de toneladas de CO2 por año durante los próximos 25 años, añadiendo por tanto una carga adicional a una atmósfera que ya está saturada de gases de efecto invernadero. Para que el mundo tenga la oportunidad de limitar el aumento de la temperatura global por debajo del umbral crítico de los 2 grados centígrados acordados por los países del mundo el año pasado en París, por no hablar del umbral de 1,5 grados que se considera crucial para mantener la vida en la tierra más o menos como la conocemos, debe finalizar de inmediato la construcción de todas las plantas de carbón.

Bangladesh, así como la India y otros países vulnerables, ya sufren los efectos del cambio climático, y las fuertes tormentas han causado inundaciones devastadoras. Debilitar los Sundarbans dejará indefensos a Bangladesh y a partes de la India frente a catástrofes naturales que es probable que ahora aumenten en frecuencia e intensidad.

Existe la urgente necesidad de que instituciones como Exim Bank India apoyen con todo su peso la financiación de la transición energética que el mundo necesita para hacer frente al reto del rápido cambio climático, alejándose de la quema de combustibles fósiles en dirección a la plena realización del potencial de las energías renovables.

(...)

La influencia de China

En junio de 2019, la Unesco decidió no incluir a los Sundarbans como "Patrimonio Mundial en peligro" por el momento. Aparentemente, China en particular, se habría asegurado de que Rampal y las centrales eléctricas de carbón Taltoli y Kelapara no figuren en el documento final. El trasfondo posible es que China está involucrada en las centrales eléctricas de Taltoli y Kelapara y que está invirtiendo siete mil millones de dólares estadounidenses en el sector del carbón de Bangladesh como parte de la nueva Ruta de la Seda. Al igual que China, otros países que votaron en contra de las mayores críticos de la Unesco a las centrales eléctricas: Hungría, Cuba, Australia, Noruega y Bosnia-Herzegovina.

Carta

Para: Primera Ministra Hasina Wajed y Gobierno de Bangladesh

Estimada Primera Ministra Hasina Wajed,
Estimados Ministros:

Su gobierno está impulsando la construcción de la central eléctrica de carbón Rampal - Maitree Super Thermal Power Plant, de 1.320 megavatios de potencia.

Los ambientalistas y los activistas de derechos humanos han hecho sonar la alarma.

La central eléctrica de carbón amenaza los manglares de Sundarbans, Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Los contaminantes del aire y del agua afectan el hábitat de los tigres de Bengala, cocodrilos, delfines y cientos de especies de aves y peces. El ecosistema de manglar más grande del mundo podría desequilibrarse poniendo en peligro la supervivencia de especies animales enteras.

La central eléctrica de carbón de Rampal sería un desastre para dos millones de personas que viven en los Sundarbans y sus alrededores. Dependen de los peces para alimentarse y para la recolección de productos forestales. Sin los manglares, sus medios de subsistencia se verían amenazados o incluso destruidos.

Debido a las inmensas emisiones de dióxido de carbono de 7,9 millones de toneladas al año, la central eléctrica de Rampal empeoraría la catástrofe climática que Bangladesh y la India ya están sufriendo de forma particularmente grave.

Entendemos que su gobierno quiera elevar el nivel de vida de la población lo cual incluye un suministro estable de energía. Sin embargo, una central eléctrica de carbón que cuesta miles de millones de dólares es más bien un obstáculo para un suministro energético orientado al futuro a la vista de la catástrofe climática.

Por lo tanto, le pedimos que ponga fin a este nocivo proyecto y que desarrolle fuentes de energía más respetuosas con el medio ambiente y el clima.

Atentamente,

Esta petición está disponible en los siguientes idiomas:

122.141

Con tu ayuda al­can­za­mos las 150.000:

Sus datos sólo se utilizan en el marco de nuestras campañas. Sus datos no se entregan a terceros. Le informaremos sobre futuras campañas.

Actividad Reciente