Detengan YA el biodiesel de aceite de palma y soja

Importaciones de aceite de palma en la UE y su uso 2018

En el biodiésel que cargas en tu tanque se esconde cada vez más aceite de palma y soja. La consecuencia: los bosques tropicales desaparecen para siempre. Recién desde 2030 pretende la UE eliminarlo. Demasiado tarde. Pide al gobierno de España que elimine el diésel de palma y de soja ahora.

Petición

Para: Presidente de Gobierno (en funciones) Pedro Sánchez, Ministerios

Exige al gobierno de España que elimine el aceite de palma y de soja de nuestros tanques.

Leer la carta

Conducir conlleva perjuicios en general para el ser humano y la naturaleza. Y una política climática mal entendida hace el problema aún más grave.

Cada vez se utiliza más aceite de palma y aceite de soja para producir biodiésel. En 2018, los países de la UE importaron 4 millones de toneladas de aceite de palma y 3,5 millones de toneladas de biodiésel procesado procedente del sudeste de Asia y de Sudamérica por valor de 4,2 mil millones de euros.

De este modo, cada vez que echamos mano del surtidor de diésel en la gasolinera estamos destruyendo un poco de selva tropical. Los orangutanes y muchas otras especies únicas pierden su hábitat y mueren.

La tala de selvas tropicales para establecer plantaciones de palma y soja emite cantidades masivas de carbono. El biocombustible de aceite de palma es tres veces y el de soja dos veces más dañino para el clima que el diésel común, según estudios encargados por la UE.

El problema es conocido desde hace tiempo, pero la UE es demasiado lenta en reaccionar. A principios de 2019, la UE clasificó el aceite de palma como “no sostenible”, pero recién desde 2013 se empezará a reducir la cantidad de aceite de palma en el biodiésel para quedar eliminada definitivamente en 2030. Esto no aplica al aceite de soja.

La noticia esperanzadora: la UE permite que los estados miembros vendan combustibles que no están producidos a partir de alimentos como palma o soja ya desde 2021.

Por eso, pedimos al gobierno español que actúe en este sentido y no permita el aceite de palma ni el de soja en los tanques.

Más información

Los biocombustibles se fomentan en España y en la UE desde 2009 a través de la Directiva de Energías Renovables DER. Según la misma, para 2020 todos los estados miembro deben generar al menos un 10% de la energía para todos los medios de transporte a partir de fuentes renovables.

La mezcla de biodiesel con los combustibles fósiles es la solución más barata para las empresas petrolíferas. La cuota de mezcla es del 7%.

Según datos de la organización Transport & Environment (Transporte y Ambiente) España produce junto a Italia y los Países Bajos el 80 % de todo el agrodiésel de aceite de palma de la UE. España e Italia son además los mayores consumidores.

Dos tercios de el aceite de palma que se importa a Europa se utilizan entre tanto para la generación de energía, mientras que otros sectores como el de la alimentación y el químico, utilizan cada vez menos aceite de palma, habiendo disminuido el 11% con respecto a 2017.

Importaciones de aceite de palma y utilización en 2018

- 53 % (4 mill ton de aceite de palma) para biodiésel

- 12 % (1 mill ton de aceite de palma) como combustible para la generación de electricidad y calor

- 35 % (2,6 mill ton) para alimentos, piensos e industria química

Importaciones totales: 7,6 mill ton

Además, se importa cada vez más biodiésel de palma y soja ya fabricado en el sudeste de Asia y de Sudamérica, un total de 3,5 mill ton en 2018. De los mismos, 1, 2 mill ton fueron de biodiésel de palma y 2,3 mill ton de biodiésel de soja.

El valor de las importaciones de aceite de palma y de soja para fines energéticos, así como de biodiésel ya procesado ascendió en 2018 a 4,2 mil millones de euros. Con esta suma, quienes conducen automóviles en la UE financiaron la tala de selvas tropicales en el sudeste de Asia y en Sudamérica.

Fuente: Transport&Environment

Una reducción o una eliminación completa de biocombustibles fabricados a partir de alimentos como aceite de palma y soja a nivel nacional por la reglamentación de los estados miembro está contemplada en el artículo 26 de la Directiva de Energías Renovables modificada:

Artículo 26

Normas específicas para biocarburantes, biolíquidos y combustibles de biomasa producidos a partir de cultivos alimentarios y forrajeros

1.   Para el cálculo del consumo final bruto de energía procedente de fuentes renovables mencionado en el artículo 7 por parte de un Estado miembro y de la cuota mínima a la que se refiere el artículo 25, apartado 1, párrafo primero, la proporción de biocarburantes y biolíquidos, así como de combustibles de biomasa consumidos en el transporte, cuando se produzcan a partir de cultivos alimentarios y forrajeros, no será más de 1 punto porcentual superior a la cuota de dichos combustibles sobre el consumo final de energía en los sectores del transporte por ferrocarril y por carretera en 2020 en dicho Estado miembro, con un máximo del 7 % del consumo final de energía en los sectores del transporte por ferrocarril y por carretera en dicho Estado miembro.

En caso de que en un Estado miembro esa proporción sea inferior al 1 %, podrá incrementarse hasta un máximo del 2 % del consumo final de energía en los sectores del transporte por ferrocarril y por carretera.

Los Estados miembros podrán fijar un límite inferior y podrán diferenciar, a efectos de lo dispuesto en el artículo 29, apartado 1, distintos biocarburantes, biolíquidos y combustibles de biomasa producidos a partir de cultivos alimentarios y forrajeros, teniendo en cuenta los mejores datos disponibles sobre las consecuencias del cambio indirecto del uso de la tierra. Los Estados miembros podrán fijar, por ejemplo, un límite más bajo para la proporción de biocarburantes, biolíquidos y combustibles de biomasa producidos a partir de cultivos oleaginosos.

En caso de que en un Estado miembro la proporción de biocarburantes y biolíquidos, así como de combustibles de biomasa consumidos en el transporte, producidos a partir de cultivos alimentarios y forrajeros esté limitada a un porcentaje inferior al 7 % o en caso de que un Estado miembro decida limitar aún más la proporción, podrá reducir de manera acorde la cuota mínima a la que se refiere el artículo 25, apartado 1, párrafo primero un máximo de 7 puntos porcentuales.

2.   Para el cálculo del consumo final bruto de energía procedente de fuentes renovables mencionado en el artículo 7 por parte de un Estado miembro y de la cuota mínima a la que se refiere el artículo 25, apartado 1, párrafo primero, la proporción de biocarburantes, biolíquidos o combustibles de biomasa con riesgo elevado de cambio indirecto del uso de la tierra, producidos a partir de cultivos alimentarios y forrajeros para los que se observe una expansión significativa de la superficie de producción en tierras con elevadas reservas de carbono no superará el nivel de consumo de dichos combustibles en ese Estado miembro en 2019, a menos que estén certificados como biocarburantes, biolíquidos o combustibles de biomasa con bajo riesgo de cambio indirecto del uso de la tierra con arreglo a lo dispuesto en el presente apartado.

Del 31 de diciembre de 2023 hasta el 31 de diciembre de 2030 a más tardar, ese límite se irá reduciendo gradualmente hasta alcanzar el 0 %.

A más tardar el 1 de febrero de 2019, la Comisión presentará al Parlamento Europeo y al Consejo un informe sobre la situación de la expansión de la producción en todo el mundo de los cultivos alimentarios y forrajeros de que se trate.

A más tardar el 1 de febrero de 2019, la Comisión adoptará un acto delegado con arreglo al artículo 35 para completar la presente Directiva estableciendo los criterios para la certificación de los biocarburantes, biolíquidos y combustibles de biomasa con bajo riesgo de cambio indirecto del uso de la tierra, y para determinar las materias primas con riesgo elevado de cambio indirecto del uso de la tierra para las que se observe una expansión significativa de la superficie de producción en tierras con elevadas reservas de carbono. El informe y el correspondiente acto delegado estarán basados en los mejores datos científicos disponibles.

A más tardar el 1 de septiembre de 2023, la Comisión revisará, a partir de los mejores datos científicos disponibles, los criterios establecidos en el acto delegado a que se refiere el párrafo cuarto del presente apartado y adoptará actos delegados con arreglo al artículo 35 para modificar esos criterios, en su caso, e incluir una trayectoria para reducir gradualmente la contribución al objetivo de la Unión establecido en el artículo 3, apartado 1, y a la cuota mínima a que se refiere el artículo 25, apartado 1, párrafo primero, de los biocarburantes, biolíquidos y combustibles de biomasa con riesgo elevado de cambio indirecto del uso de la tierra producidos a partir de materias primas para las que se observe una expansión significativa de la producción en tierras con elevadas reservas de carbono.

Más información sobre el tema:

España defiende el uso del aceite de palma como biodiésel a pesar del daño ambiental que produce 

Bruselas impone aranceles provisionales a las importaciones de biodiésel de Indonesia

(En inglés) Europe keeps burning more palm oil in its diesel cars and trucks

Carta

Para: Presidente de Gobierno (en funciones) Pedro Sánchez, Ministerios

Estimado Sr. Presidente Sánchez:

¡No quiero aceite de palma ni de soja en el tanque de mi vehículo!

El combustible de las gasolineras españolas contiene cada vez más biodiesel producido a partir de aceite de palma y de soja.

El cultivo de palma aceitera y soja causa la destrucción de las selvas tropicales y destruye la diversidad de especies. El biodiesel es hasta tres veces más dañino para el clima que el diesel fósil.

Pedimos al gobierno español que a nivel nacional inicie una eliminación inmediata de aceite de palma y de soja en el combustible.

Atentamente

Información breve sobre el tema Aceite de palma

El punto de partida – La selva en el tanque y en el plato

Con 66 millones de toneladas por año, el aceite de palma es el aceite vegetal que se produce en mayor cantidad. Actualmente, las plantaciones de palma se extienden sobre 27 millones de hectáreas de tierras. En una superficie del tamaño de Nueva Zelanda, las selvas, las personas y animales quedan sometidas a la expansión de estos „desiertos verdes“.

Su bajo precio en el mercado global y su fácil procesamiento industrial han permitido que en la actualidad, uno de cada dos productos industriales de supermercado lo contengan entre sus ingredientes. Además de en las pizzas congeladas o precocinadas, galletas, y margarinas, el aceite de palma se encuentra también en las cremas corporales, jabones, maquillajes, velas y detergentes.

Lo que casi nadie sabe: actualmente en la Unión Europea se utiliza 61% por ciento del aceite de palma en la producción de energía -51% (4,3 millones de toneladas) para la producción de biodiésel y 10% (0,8 millones de toneladas) en centrales eléctricas para la producción de electricidad y calor.

En España en 2017 se utilizaron 1,2 millones de toneladas de aceite de palma para produccir biombustibles. El país importó un total de 1,7 toneladas de aceite de palma.

La desacertada política de energías renovables de España y de la UE es una causa importante de la deforestación de las selvas tropicales. La Directiva de Energías Renovables que rige desde 2009 prescribe una mezcla obligatoria de agrocombustibles en el la gasolina y en el diesel.

Repetidamente, ecologistas, defensores de derechos humanos, comunidad científica y recientemente también miembros del Parlamento Europeo exigen excluir el aceite de palma de los agrocombustibles y las centrales de producción energética desde 2021 -sin éxito. El 14 de junio de 2018, los estados miembro decidieron seguir permitiendo el uso del aceite tropical de palma como „bioenergía“ hasta 2030.

Las consecuencias – La muerte hasta en la sopa

En la humedad de los cálidos trópicos en torno a la línea del ecuador se encuentran las condiciones óptimas para el crecimiento de la palma aceitera. En el sudeste de Asia, Mesoamérica y África se talan y queman día a día amplias superficies de selva para hacer espacio a las plantaciones. Así se emiten grandes cantidades de gases de efecto invernadero en la atmósfera, que son dañinos para el clima. Indonesia, el principal país productor de aceite de palma fue en 2015 en parte responsable en mayor medida que los Estados Unidos de las emisiones de gases de erecto invernadero. El CO2 y las emisiones de metano son la causa de que el biocombustible de aceite de palma sea tres veces más dañino para el clima que el combustible fósil.

Pero no sólo se resiente el clima: con los árboles desaparecen especies animales en peligro de extinción como los orangutanes, los elefantes pigmeos de Borneo y los tigres de Sumatra. A menudo, el pequeño campesinado y los pueblos indígenas que desde hace generaciones viven en los bosques y los protegen sufren desplazamientos brutales. En Indonesia existen más de 700 conflictos por la tierra en relación con la industria de la palma aceitera. También en las plantaciones clasificadas como „sostenibles“ o „bio“ hay cada vez más violaciones de derechos humanos.

Los consumidores conocemos poco de todo esto. Nuestro consumo diario de aceite de palma tiene consecuencias negativas directas para nosotros: en el aceite de palma refinado hay grandes cantidades de ésteres de ácidos grasos perjudiciales para la salud, que dañan el material genético y pueden producir cáncer.

La solución – Revolución en el tanque y en el plato

Sólo quedan 70.000 orangutanes en los bosques del sudeste de Asia. La política de biocombustibles lleva a los simios cada vez más al borde de la extinción: cada nueva plantación de aceite de palma destruye un poco de su hábitat. Para ayudar a estos parientes cercanos nuestros, debemos presionar a los políticos. Pero también se puede hacer mucho en nuestro día a día.

Estos sencillos consejos ayudan a reconocer el aceite de palma, a evitarlo y a rechazarlo:

  1. Cocinar y decidir: alimentos producidos localmente, ingredientes frescos, mezclados con un poco de fantasía hacen sombra a cada producto industrial preparado (de los que contienen aceite de palma). Para cocinar se pueden utilizar aceites tradicionales como el de oliva, girasol, maíz o lino.

  2. Leer la letra pequeña: desde diciembre de 2014, en los paquetes de los alimentos es obligatorio indicar si un producto contiene aceite de palma. En cosméticos y productos de limpieza se esconde el devorador de selvas bajo una multitud de términos químicos. Investigando en internet se pueden encontrar más o menos fácilmente alternativas libres de aceite de palma.

  3. La clientela siempre tiene la razón: ¿Qué productos libres de aceite de palma me ofrece? ¿Por qué no tiene productos a base de aceites de producción local? Preguntando al personal y escribiendo cartas a los fabricantes de los productos, las empresas se preocuparán más por la aceptación de sus productos. La presión pública y la conciencia creciente en torno al aceite de palma ya han impulsado a algunos fabricantes a evitar el aceite de palma, al menos en algunos países europeos como Alemania o Italia, donde recientemente se ha tematizado mucho esta cuestión.

  4. Transporte público en lugar de coche: siempre que sea posible, caminar, ir en bici o en transporte público.

  5. Informarse y difundir lo aprendido: economía, negocios y política nos quieren hacer creer que los biocombustibles son amigables con el medio ambiente y las plantaciones de palma pueden ser sostenibles. Salvalaselva.org informa sobre las consecuencias de la expansión de las plantaciones de palma y las campañas pueden difundirse fácilmente en todas las redes sociales.

Además:

  1. Peticiones y presión política: las peticiones online ayudan a presionar a los políticos responsables de las políticas de biocombustibles e importaciones.

  2. Hacer ruido: manifestaciones y acciones directas creativas en la calle llaman la atención de la gente y de los medios. Así también crece la presión sobre los políticos.

Más información:

Preguntas y respuestas sobre aceite de palma

Esta petición está disponible en los siguientes idiomas:

180.505

Con tu ayuda al­can­za­mos las 200.000:

Sus datos sólo se utilizan en el marco de nuestras campañas. Sus datos no se entregan a terceros. Le informaremos sobre futuras campañas.

Actividad Reciente