El aceite de palma no es energía "verde"

Orangutan en una plantación de palma aceitera

La idea de quemar aceite de palma en centrales eléctricas también llegó a Japón. La empresa H.I.S. pretende quemar en una neuva central 70.000 toneladas de aceite de palma cada año -para lo que se requieren 17.000 hectáreas de plantaciones. Un proyecto fatal para el clima y las selvas tropicales.

Petición

Para: Hideo Sawada, CEO de H.I.S. Co, y Shohei Akao, CEO de H.I.S. Super Power

Detengan la construcción de la central eléctrica que quemará aceite de palma en la ciudad de Kakuda y que amenaza la selva y a las futuras generaciones.

Leer la carta

Con la frase “Amor, Paz, Viajes” sobre un mosaico de fotos vacacionales, así se anuncia el gigante de viajes Japonés H.I.S.

Nada más lejos de la realidad, pues su filial H.I.S. Super Power tiene entre manos la construcción de una central eléctrica a base de aceite de palma en Kakuda.

“Deforestación, desertificación, violaciones de derechos humanos” sería más acertado como slogan. En Malasia e Indonesia, principales productores de aceite de palma, se destruye la selva de los orangutanes. Las selvas tropicales y las turberas se talan ignorando los derechos de los pueblos indígenas y de los trabajadores cuando roban sus tierras y no se respetan las condiciones laborales.

El aceite de palma no es en absoluto una forma de energía renovable "verde". Destruye los bosques tropicales y el clima mundial, porque cuando se quema aceite de palma emite a la atmósfera más CO2 que el carbón.

Mientras la Unión Europea ha dejado de considerar el aceite de palma como energía renovable y tiende a reducir su consumo hasta abandonarlo totalmente en 2030, países productores como Malasia e Indonesia quieren abrir nuevos mercados como el de Japón. Después de la catástrofe de Fukushima, el país necesita sustituir la energía nuclear y apuesta por el aceite de palma. El gobierno está dispuesto a declarar “verde” el aceite tropical, bajo el sello industrial RSPO (Mesa Redonda de Aceite de Palma Sostenible).

H.I.S es una de las primeras empresas que se suben al tren de la destrucción. Sería el inicio de un camino devastador por lo que el proyecto de la central eléctrica debe detenerse. H.I.S, otras empresas y el gobierno japonés deben entender que quemar aceite de palma significa destruir las selvas tropicales.

Por favor, firma la petición de Salva la Selva y Amigos de la Tierra Japón y dile a H.I.S: ¡Detengan la destrucción!

Más información

Se calcula que la central eléctrica de Kakuda queme 70.000 toneladas de aceite de palma al año. Con un rendimiento medio de 4 toneladas por hectárea, se necesitarían 17.500 hectáreas de tierra para la producción. Con rendimientos posibles más bajos, la superficie utilizada sería considerablemente mayor.

Según las previsiones, Japón consumirá alrededor de 805.000 toneladas de aceite de palma en 2019, más del doble que en 2000 (385.000 toneladas). Malasia es el mayor proveedor de Japón.

Carta

Para: Hideo Sawada, CEO de H.I.S. Co, y Shohei Akao, CEO de H.I.S. Super Power

Estimado Sr. Hideo Sawada
Estimado Sr. Shohei Akao

Su empresa planifica construir una planta eléctrica en Kakuda, prefectura Miyagi, que funcionará sobre todo con aceite de palma. En la central quemarán en torno a 70.000 toneladas de aceite de palma cada año.

En países como Malasia e Indonesia se destruye el hábitat de animales silvestres como los orangutanes. La destrucción de las selvas tropicales y las turberas libera grandes cantidades de CO2 a la atmósfera. Las plantaciones de palma causan conflictos sociales que incluyen violaciones de derechos humanos, de trabajadores forzosos y conflictos graves por la tierra.

La demanda creciente de aceite de palma para la fabricación de alimentos industriales ya ha causado problemas sociales y ambientales. Si Japón utiliza aceite de palma para producir electricidad, la situación se agravará.

Según un estudio encargado por la Unión Europea, las emisiones de CO2 del aceite de palma utilizado como biomasa para quemar son más elevadas que las del carbón. La producción de electricidad con aceite de palma no es válida como energía renovable. Por este motivo, el uso de aceite de palma como fuente de energía renovable no estará permitido a partir del año 2030.

Con preocupación por el cambio climático y con esperanza de superar la catástrife de Fukushima, la ciudadanía de la prefectura Miyagi y los ambientalistas buscan una fuente realmente renovable de energía que no provoque daños al medio ambiente y a la sociedad de los países productores.

La filosofía de su empresa dice querer "contribuir a la promoción de la paz mundial y al entendimiento mutuo aumentando el conocimiento de personas de todo el mundo a través del turismo y así superar las diferencias entre nacionalidades, razas, culturas y religiones". Una central eléctrica de aceite de palma tan dañina desde el punto de vista ecológico no se ajusta a esta filosofía.

Por lo tanto, le instamos a que detenga la construcción de la central eléctrica.
Atentamente,

Información breve sobre el tema Aceite de palma

El punto de partida – La selva en el tanque y en el plato

Con 66 millones de toneladas por año, el aceite de palma es el aceite vegetal que se produce en mayor cantidad. Actualmente, las plantaciones de palma se extienden sobre 27 millones de hectáreas de tierras. En una superficie del tamaño de Nueva Zelanda, las selvas, las personas y animales quedan sometidas a la expansión de estos „desiertos verdes“.

Su bajo precio en el mercado global y su fácil procesamiento industrial han permitido que en la actualidad, uno de cada dos productos industriales de supermercado lo contengan entre sus ingredientes. Además de en las pizzas congeladas o precocinadas, galletas, y margarinas, el aceite de palma se encuentra también en las cremas corporales, jabones, maquillajes, velas y detergentes.

Lo que casi nadie sabe: actualmente en la Unión Europea se utiliza 61% por ciento del aceite de palma en la producción de energía -51% (4,3 millones de toneladas) para la producción de biodiésel y 10% (0,8 millones de toneladas) en centrales eléctricas para la producción de electricidad y calor.

En España en 2017 se utilizaron 1,2 millones de toneladas de aceite de palma para produccir biombustibles. El país importó un total de 1,7 toneladas de aceite de palma.

La desacertada política de energías renovables de España y de la UE es una causa importante de la deforestación de las selvas tropicales. La Directiva de Energías Renovables que rige desde 2009 prescribe una mezcla obligatoria de agrocombustibles en el la gasolina y en el diesel.

Repetidamente, ecologistas, defensores de derechos humanos, comunidad científica y recientemente también miembros del Parlamento Europeo exigen excluir el aceite de palma de los agrocombustibles y las centrales de producción energética desde 2021 -sin éxito. El 14 de junio de 2018, los estados miembro decidieron seguir permitiendo el uso del aceite tropical de palma como „bioenergía“ hasta 2030.

Las consecuencias – La muerte hasta en la sopa

En la humedad de los cálidos trópicos en torno a la línea del ecuador se encuentran las condiciones óptimas para el crecimiento de la palma aceitera. En el sudeste de Asia, Mesoamérica y África se talan y queman día a día amplias superficies de selva para hacer espacio a las plantaciones. Así se emiten grandes cantidades de gases de efecto invernadero en la atmósfera, que son dañinos para el clima. Indonesia, el principal país productor de aceite de palma fue en 2015 en parte responsable en mayor medida que los Estados Unidos de las emisiones de gases de erecto invernadero. El CO2 y las emisiones de metano son la causa de que el biocombustible de aceite de palma sea tres veces más dañino para el clima que el combustible fósil.

Pero no sólo se resiente el clima: con los árboles desaparecen especies animales en peligro de extinción como los orangutanes, los elefantes pigmeos de Borneo y los tigres de Sumatra. A menudo, el pequeño campesinado y los pueblos indígenas que desde hace generaciones viven en los bosques y los protegen sufren desplazamientos brutales. En Indonesia existen más de 700 conflictos por la tierra en relación con la industria de la palma aceitera. También en las plantaciones clasificadas como „sostenibles“ o „bio“ hay cada vez más violaciones de derechos humanos.

Los consumidores conocemos poco de todo esto. Nuestro consumo diario de aceite de palma tiene consecuencias negativas directas para nosotros: en el aceite de palma refinado hay grandes cantidades de ésteres de ácidos grasos perjudiciales para la salud, que dañan el material genético y pueden producir cáncer.

La solución – Revolución en el tanque y en el plato

Sólo quedan 70.000 orangutanes en los bosques del sudeste de Asia. La política de biocombustibles lleva a los simios cada vez más al borde de la extinción: cada nueva plantación de aceite de palma destruye un poco de su hábitat. Para ayudar a estos parientes cercanos nuestros, debemos presionar a los políticos. Pero también se puede hacer mucho en nuestro día a día.

Estos sencillos consejos ayudan a reconocer el aceite de palma, a evitarlo y a rechazarlo:

  1. Cocinar y decidir: alimentos producidos localmente, ingredientes frescos, mezclados con un poco de fantasía hacen sombra a cada producto industrial preparado (de los que contienen aceite de palma). Para cocinar se pueden utilizar aceites tradicionales como el de oliva, girasol, maíz o lino.

  2. Leer la letra pequeña: desde diciembre de 2014, en los paquetes de los alimentos es obligatorio indicar si un producto contiene aceite de palma. En cosméticos y productos de limpieza se esconde el devorador de selvas bajo una multitud de términos químicos. Investigando en internet se pueden encontrar más o menos fácilmente alternativas libres de aceite de palma.

  3. La clientela siempre tiene la razón: ¿Qué productos libres de aceite de palma me ofrece? ¿Por qué no tiene productos a base de aceites de producción local? Preguntando al personal y escribiendo cartas a los fabricantes de los productos, las empresas se preocuparán más por la aceptación de sus productos. La presión pública y la conciencia creciente en torno al aceite de palma ya han impulsado a algunos fabricantes a evitar el aceite de palma, al menos en algunos países europeos como Alemania o Italia, donde recientemente se ha tematizado mucho esta cuestión.

  4. Transporte público en lugar de coche: siempre que sea posible, caminar, ir en bici o en transporte público.

  5. Informarse y difundir lo aprendido: economía, negocios y política nos quieren hacer creer que los biocombustibles son amigables con el medio ambiente y las plantaciones de palma pueden ser sostenibles. Salvalaselva.org informa sobre las consecuencias de la expansión de las plantaciones de palma y las campañas pueden difundirse fácilmente en todas las redes sociales.

Además:

  1. Peticiones y presión política: las peticiones online ayudan a presionar a los políticos responsables de las políticas de biocombustibles e importaciones.

  2. Hacer ruido: manifestaciones y acciones directas creativas en la calle llaman la atención de la gente y de los medios. Así también crece la presión sobre los políticos.

Más información:

Preguntas y respuestas sobre aceite de palma

Esta petición está disponible en los siguientes idiomas:

162.693

Con tu ayuda al­can­za­mos las 200.000:

Sus datos sólo se utilizan en el marco de nuestras campañas. Sus datos no se entregan a terceros. Le informaremos sobre futuras campañas.

Actividad Reciente