Arenas bituminosas amenazan hasta a las orcas en Canadá

Dos orcas Las orcas son tremendamente sensibles al ruido de los barcos (© CC0 Public Domain)

En la provincia canadiense de Alberta planifican abrir la mayor mina de todos los tiempos que afectaría 292 km² de bosques y humedales. Y en el medio marino, los barcos cargados con petróleo de arenas bituminosas amenazan el hábitat de las orcas. La mina es un desastre para el clima y la naturaleza ¡Firma la petición!

Carta

Para: Primer Ministro de Canadá Justin Trudeau; Ministra de Medio Ambiente Catherine McKenna

La mina Frontier de arenas bituminosas de Teck Resources es una catástrofe ecológica de Canadá con consecuencias globales. Detengan el proyecto.

Leer la carta

Para exportar este crudo pesado de arenas bituminosas se necesitan oleoductos que son en sí mismos una catástrofe ambiental. El oleoducto Trans Mountain de la empresa Kinder Morgan atravesará las Montañas Rocosas hasta la costa pacífica de Columbia Británica. Los derrames son inevitables y cualquier accidente con un carguero de petróleo devastará la costa y el hábitat de orcas poco frecuentes.

El petróleo de arenas bituminosas es el más contaminante del planeta. Para extraerlo y refinarlo se necesita mucha más cantidad de energía que para el petróleo convencional.

La industria extractiva está desolando ya hoy día el norte de Alberta, talando bosques para hacer minas a cielo abierto de arenas de petróleo. El crudo que extraen se mezcla con agua y sustancias químicas para separarlo de la arena en grandes balsas artificiales. Y las refinerías contaminan la atmósfera.

Este proyecto se burla del compromiso de Canadá de proteger el clima. Dejar el petróleo bajo la tierra es la única opción posible.

El mega proyecto extractivo de la empresa Teck Resources llamado Frontier tiene un costo de 13 mil millones € y su construcción comenzaría en 2019. Se extraerían 260.000 barriles de petróleo al día a partir de 2026 -durante 50 años. Es un crimen ambiental.

Alarma también a la UNESCO que ve en grave peligro al Parque Nacional del Búfalo de los Bosques en el delta de los ríos Athabasca y Peace .

La población local sufre todos los impactos. Los pueblos originarios rechazan el proyecto y han declarado el territorio al norte del río Firebag como una zona intocable. Denuncian que la empresa minera pisotea los derechos indígenas.

A finales de septiembre se celebrará una audiencia sobre el proyecto. Junto con la organización Keepers of the Athabasca presionamos: ¡No queremos petróleo de arenas bituminosas!

Más información

Bosques boreales de Canadá

Los bosques de Canadá cubren 347 millones de hectáreas de tierra, de los cuales 270 millones de hectáreas son bosques boreales de coníferas. Sólo Rusia y Brasil tienen más bosque. Un 94% de los bosques de Canadá son propiedad del estado. Los políticos tienen de este modo gran influencia sobre su aprovechamiento y protección.

Los bosques boreales de pinos, abetos y alerces son hábitat de caribús, lobos e innumerables aves. Gran cantidad de lagos, ríos y montañas forman un mosaico biodiverso de espacios naturales. Los bosques juegan un rol decisivo para controlar el cambio climático: almacenan el doble de carbono que las selvas tropicales.

Entre 1990 y 2015, la superficie de bosques de Canadá disminuyo 1,2 millones de hectáreas. Las principales causas son la tala de árboles, la construcción de hidroeléctricas y la minería. En el caso de las arenas bituminosas,si bien las áreas cubiertas por este tipo de proyectosabarcan 475.000 hectáreas, su explotación total impacta 12,5 millones de hectáreas.

Las reservas de petróleo de Canadá

Los depósitos de arenas bituminosas de Canadá se extienden por más de 140.000 kilómetros cuadroados al noreste de Alberta -un área más grande que Inglaterra. Se estima que las reservas de petróleo del país son de 170 mil millones de barriles, ocupando el segundo lugar después de Arabia Saudí.

En 2016, Canadá produjo 2,8 millones de barriles de crudo por día, 2,4 millones de los cuales de arenas bituminosas. Los planes actuales son impulsar la producción hasta alcanzar 5,1 millones de barriles al día para 2030, con 3,7 millones de arenas bituminosas.

3 toneladas de arena, 1 barril de petróleo

Las arenas bituminosas reciben a menudo el nombre de arenas petrolíferas. En realidad, el petróleo sólo puede extraerse después de un complicado proceso. De unas dos a tres toneladas de arena, lo máximo que se obtiene es un barril de petróleo (159 litros). La extracción precisa hasta cinco veces más energía que el petróleo convencional. Además, emite 23% más gases de efecto invernadero.

Desde 1967 se extrajeron en Canadá 12 mil millones de barriles petróleo de arenas bituminosas, según la Asociación Canadiense de Productores de Petróleo (CAPP). De este modo se han liberado 6,3 gigatoneladas de dióxido de carbono a la atmósfera.

Para extraer las arenas bituminosas no sólo quedan desertificadas grandes áreas naturales. También se contamina el agua. Las pilas de residuos tóxicos que contienen plomo, mercurio, arsénico e hidrocarburos ocupan ya 176 kilómetros cuadrados. Un estudio de la Universidad de Toronto muestra que rezuman 1000 veces más sustancias tóxicas de dichas pilas de lo que se reconoce. Según el Instituto Pembina, diariamente se filtran 11 millones de litros de aguas residuales tóxicas contaminando el río Athabasca.

El agua contaminada del río Athabasca

Los peces en el río y en el delta presentan malformaciones llamativas. Entre los indígenas Cree que viven corriente abajo, hay hasta siete veces más casos de determinados tumores que en el resto del país. Las personas que viven en Fort Chipewyan relacionan numerosas muertes con la contaminación del medio ambiente con metales pesados y acusan al gobierno de racismo al negar esta relación directa.

Hasta ahora, los principales compradores del petróleo son los Estados Unidos. La demanda está a la baja. Debido a la técnica del fracking, la producción de gas y petróleo está experimentando un boom tal que el país pretende independizarse de las importaciones. A ello hay que sumar la política energética del presidente norteamericano Donald Trump.

Oleoductos atravesando Norteamérica

Para transportar el crudo, Canadá tiene plaes de construir varios grandes oleoductos.

El proyecto de Trans Mountain Expansion, un oleoducto de la empresa Kinder Morgan ya ha sido autorizado y apoyado por el primer ministro Justin Trudeau. El oleoducto une los campos petrolíferos de Alberta con la costa pacífica. El gobierno provincial de la Columbia Británica intenta impedir la obra amparándose en la normativa ambiental .

También se ha autorizado el oleoducto Line 3 de la empresa Enbridge. Conduce hacia el sur a los Estados Unidos. Con el oleoducto KeystoneXL que también une los campos de arenas bituminosaas de canadá con los EEUU, el petróleo circulará 2700 kilómetros hasta las refinerías en Texas.

El negocio del petróleo necesita además un oleoducto hacia el oeste, para exportar el petróleo de arenas bituminosas a Europa. La empresa TransCanadá canceló su proyecto Energy East hacia la costa atlántica por la presión pública.

Carta

Para: Primer Ministro de Canadá Justin Trudeau; Ministra de Medio Ambiente Catherine McKenna

Estimado Primer Ministro Justin Trudeau,
Estimada Ministra de Medio Ambiente Catherine McKenna:

Canadá es una de los países con más bosques de la Tierra. Los bosques ancestrales de Columbia Británica, los bosques de arce en Quebec y los grandes bosques boreales y humedales son ecosistemas que dan refugio a incontables especies. Constituyen además sumideros de carbono de gran importantancia y juegan un papel fundamental en la estabilidad del clima a nivel global.

Por eso, su país tiene una responsabilidad especial de proteger sus bosques. Lamentablemente, a menudo no cumplen con la misma.

Esto es especialmente preocupante y llamativo en las áreas petrolíferas de Alberta. Desde hace años, los bosques y humedales se destruyen para explotar las arenas bituminosas y así para la producción del petróleo más dañino del mundo para el clima, que envenena el río Athabasca, destruye el hábitat de los caribús y viola los derechos fundamentales de los pueblos originarios.

La mina de arenas bituminosas Frontier de la empresa Teck Resources pondría en peligro los compromisos de Canadá para proteger el clima. Desde 2016 en adelante, la empresa extraería diariamente 260.000 barriles de petróleo durante 50 años. El permiso para la mina fomentará la quema de combustibles fósiles a pesar de la necesidad de una transición de la humanidad aluso de energías renovables.

La aprobación de la mina cementaría así la combustión de combustibles fósiles que daña el clima

El proyecto amenaza el hábitat de gran número de especies animales y vegetales, el río Athabasca y el Parque Nacional del Búfalo de los Bosques, patrimonio de la humanidad de la Unesco.

Por favor, detenga el proyecto de extracción de petróleo y sus oleoductos y proteja las áreas naturales y los bosques; respete los derechos de los pueblos originarios que rechazan estos proyectos tan perjudiciales.

Su gobierno se ha hecho felicitar durante la Cumbre del Clima de las Naciones Unidas en Bonn, al anunciar el fin del carbón. Al continuar extrayendo arenas bituminosas, este anuncio aparece como hipócrita.

Aferrarse a la explotación de las arenas bituminosas se contradice con las obligaciones de Canadá en el Acuerdo del Clima de París y el propio plan climático de Canadá.

Por favor, permanezcan a la altura de sus responsabilidades de conservar los bosques y proteger el clima. El petróleo no debe explotarse.

Atentamente,

Esta petición está disponible en los siguientes idiomas:

Firma la petición

Con tu ayuda al­can­za­mos las 200.000:

179.090

Sus datos sólo se utilizan en el marco de nuestras campañas. Sus datos no se entregan a terceros. Le informaremos sobre futuras campañas.

Actividad Reciente