Java, Indonesia: van a convertir las montañas en cemento

La sra. Paini se opone a la industria del cemento en las montañas de Kendeng en Java, Indonesia La destrucción de la selva por parte de las fábricas de cemento afecta a muchas personas (© BanksPhotos/iStock - Collage: Rettet den Regenwald)

La empresa alemana Heidelberg Cement quiere destruir la montaña kárstica de Kendeng en la isla indonesia de Java y establecer allí una fábrica de cemento. Cualquier agresión en este área sensible supone una catástrofe ecológica y humanitaria. La población se opone con todos los recursos a su alcance.

Carta

Para: HeidelbergCement - Dr. Bernd Scheifele, Director, y Herr Andreas Schaller, Portavoz

Impidan la extracción de cemento de las montañas kársticas de Kendeng en Java. Las personas y la naturaleza están antes que los negocios.

Leer la carta

Con las piernas cubiertas de cemento protestaron el año pasado nueve mujeres delante del palacio presidencial. El calor húmedo de Yakarta y la contaminación del aire son insoportables. Aunque sus pies ya sangraban, perseveraron durante días. La señora Paini y otras manifestantes recorrieron 700 kms hasta la capital indonesia para salvar el área que habitan. “Presidente, proteja las montañas de Kendeng. No toque el relieve kárstico.”

Las montañas de Kendeng forman un relieve kárstico con cuevas y corrientes de agua subterráneas y abastecen a miles de personas, animales y plantas con agua, alimentos y aire limpio. Sus bosques tienen gran importancia para la ecología y el clima.

Las mujeres de Java se dirigen también a Europa, concretamente a Alemania, ya que es alemana la empresa que quiere transformar en cemento el paisaje kárstico de Kendeng: HeidelbergCement, tercer productor del mundo. Su filial indonesia Arm Indocement es líder en el ramo en Indonesia, conocida por su marca “Tiga Roda” (Tres Ruedas). Planifica una fábrica nueva en Pati.

“Actuamos con la mente y con el corazón por nuestra madre” dice la pancarta en la manifestación. Y se refieren al karst de Kendeng. “No queremos una catástrofe humana y ecológica”. En mayo 2016, las mujeres se manifestaron ante la embajada alemana en Yakarta: “Las inversiones alemanas apuntan sólo a los beneficios. Tienen que tener en cuenta a las personas y la naturaleza”, argumentan las mujeres.

“La industria del cemento simplemente sigue adelante!”, lamenta Paini.

Las mujeres necesitan apoyo internacional para visibilizar el problema. Por favor, firmen nuestra carta a HeidelbergCement.

Más información

Cemento y daños ambientales

La producción de cemento daña cada vez más el medio ambiente. La extracción en las minas cambia el paisaje, los ciclos del agua y los ecosistemas. La producción requiere enormes cantidades de energía que liberan gases de efecto invernadero -el 5 % de las emisiones globales- al sinterizar las calizas.

Las emisiones de la industria de cemento a nivel global son cuatro veces más elevadas que las de todo el tráfico aéreo internacional.

Las materias primas necesarias para la fabricación de cemento son la piedra caliza y arcilla. Estos materiales se mezclan con arena (sílice) y mineral de hierro, y a veces también con óxido de alumnio, que se calientan a elevadas temperaturas y se muelen hasta conseguir la consistencia del cemento. El cemento forma parte importante del hormigón como aglomerante.

Daños ambientales

La extracción de la caliza destruye montañas, ecosistemas, los ciclos del agua y paisajes.

Alto consumo de energía durante la sinterización por el combustible y la electricidad.

Emisiones de la producción de energía y del proceso de sinterización (escorias): del carbonato de calcio se produce óxido de calcio y dióxido de carbono CO2lo que supone un 5% de las emisiones globales de CO2 para la producción de cemento.

Polvo, gases residuales y contaminación del aire del entorno de la fábrica de cemento. Gases venenosos como óxido de nitrógeno y dióxido de azufre, entre otros.

La industria del cemento en Indonesia

La producción de cemento en Indonesia tiene altas tasas de crecimiento, habiéndose incrementado la producción un 50% entre 2009 y 2013.

El motivo son los grandes proyectos de infraestructura y en general el ramo de la construcción. La visión del presidente indonesio Joko Widodo es fortalecer a su país como fuerza marítima y hacer de su país un “eje global marítimo”, lo cual requiere la construcción estratégica de puertos. Entre estos se encuentran 24 grandes proyectos de puertos y 1.500 pequeños proyectos, especialmente en el este de Indonesia. La conexión del este significa también un acceso más fácil a sus recursos y al mismo tiempo una amenaza para las selvas.

La meta del incremento de producción es la cobertura de la propia demanda. Para ello se han construido unas y planificado otras fábricas de cemento desde 2009. Algunos análisis económicos arrojan que Indonesia tiene la capacidad de abastecer la propia demanda.

Empresas asiáticas presionan a Indonesia, aunque todavía son unos pocos productores de cemento los que dominan el mercado: la empresa estatal Semen Indonesia y como gran productor internacional HeidelbergCement con su filial indonesia Indocement.

Semen Indonesia con las filiales Semen Gresik, Semen Padang y Semen Tonasa (2013: 25,5 Mill t = 45,5% cuota de mercado)

Indocement (mayoritariamente HeidelbergCement) con 12 fábricas (2013: 17,4 Mill t = 31,1% cuota de mercado; 2015: 20,5 Mill t )

Holcim Indonesia (2013: 7,8 Mill t = 13,8% cuota de mercado )

Otras pequeñas fábricas de cemento, entre ellas Lafarge

HeidelbergCement AG / Indocement

Posee desde 2001 a través de su filial Birchwood Omnia Ltd 51% de participación de Indocement Tunggal Prakarsa (abreviando: Indocement).

Indocement es un productor líder de cemento y hormigón en Indonesia. El cemento se fabrica en tres plantas (producción anual 20,5 Mill Ton). Tienen además 8 terminales de cemento y otros 45 talleres (agregados y hormigón). El aumento de la capacidad del horno está concebido para convertir a Indocement en líder del mercado global.

heidelbergcement.indonesien

La empresa Sahabat Mulia Sakti (SMS), filial de Indocement Tunggal Prakarsa, tiene el plan de construir una nueva fábrica de cemento en el distrito Pati, en Java. SMS ya ha perdido un juicio en el juzgado de lo civil de Semarang, interpuesto por la iniciativa ciudadana JMPPK. De acuerdo a la denuncia, el juzgado reconoce que los daños ecológicos, culturales y económicos al sistema kárstico no están bien valorados ni se han tomado en cuenta y que el estudio de impacto ambiental no es adecuado.

Extraer arcilla en el proyecto de Pati significa destruir 2.025 hectáreas de tierra más 180 hectáreas de tierras agrícolas productivas para construir la fábrica de cemento.

Interrogados por Salva la Selva, HeidelbergCement asegura que el proyecto de Pati ha sido consensuado con todas las partes interesadas. En realidad, pasaron por encima de la población y su derecho a la consulta previa, libre e informada no se tuvo en cuenta. HeidelbergCement pretende solucionar con barriles de agua los temores de la población a la falta de agua y la sequía. Además, después de la sentencia judicial de Samarang, Indocement -la filial de HeidelbergCement- continúa adelante con el proyecto.

Cordillera kárstica de Kendeng en Java

El karst consiste en un relieve montañoso, generalmente de piedra caliza, que se erosiona con la lluvia y el CO2. Así surgen paisajes peculiares con cavernas, depresiones y estructuras rocosas. El agua se filtra desde las partes altas hacia partes profundas donde se acumula el agua subterránea. El karst es una importante fuente de agua.

El calcio y piedras de yeso del este tipo de paisaje son de gran interés para la industria de cemento.

La cordillera de Kendang se extiende por el norte de la isla de Java por los distritos Blora, Rembang, Grobogan, Pati y Kudus (Java central) y Tuban (este de Java).

El Karst de Kendeng es fuente de vida

De su integridad depende la vida de la población. Sólo al sur del distrito de Pati viven del karst más de 200.000 personas. Hay 112 fuentes de agua que abastecen a miles de personas en Grobogan y Pati con agua potable y riegan los campos de arroz. En los fértiles suelos del karst se planta arroz y maíz, yuca y chili. En los prados pastan las vacas. Las familias tienen también gallinas, cabras, patos, búfalos de agua (búbalos) y viven de la pesca.

“El karst de Kendeng es fuente de vida”, explica la gente de allí. No sólo para la población rural y para que los niños que pueden jugar en la naturaleza. También es vida para los árboles y las aves. “El karst de Kendeng es la madre tierra”.

El bosque de la cordillera de Kendeng tiene en este área tan densamente poblada un significado especial. Almacena el agua de los monzones al absorber los gases invernadero es un importante sumidero de carbono.

Además de valor económico y ecológico tiene el karst también un significado cultural y espiritual. La población contempla a la cordillera de Kendeng como la Madre Tierra, que regala a los seres humanos suelos fértiles, agua, aire limpio y felicidad gracias a las maravillas de la naturaleza.

Murciélagos y aves migratorias en el karst de Kendang

Numerosas especies de aves, mariposas y libélulas deambulan por las montañas. El pavo real verde es una de las especies amenazadas, los murciélagos endémicos contribuyen al equilibrio biológico. Aves migratorias procedentes del norte de Asia pasan aquí el invierno o utilizan Kendeng como corredor migratorio. “Sólo por esta importancia de la cordillera de Kendeng para la migración de las aves se debería proteger el karst”, dice Karyadi Baskoro de la Universidad de Diponegoro.

Homo erectus

Los karsts y las cavernas están predestinados a ser objeto de la investigación prehistórica. En el área de Kendeng existen numerosos fósiles relevantes para la comprensión de la evolución del ser humano y de los movimientos migratorios de nuestros antepasados. En dirección este y a lo largo de la cadena montañosa de Kendeng se han encontrado fósiles de homínidos prehistóricos y de vertebrados. En 1891, Dubois encontró cerca de Trinil al hombre de Java (Homo erectus trinilensis), cuya edad se estima en un millón de años; y en 1934 Königswald encontró fósiles más jóvenes de Homo erectus y de fauna del pleistoceno. En las terrazas de Ngandong, en Kendung Brubus y en el entorno de Mojokerto en el este de Java se han encontrado docenas de reliquias de los homínidos,.

Destrucción del Karst

La destrucción a gran escala de la roca de karst cambiará sus funciones: desaparecerán las fuentes de agua, los campos de cultivo y se destruirán asentamientos humanos. La extracción del karst no sólo tendrá consecuencias ecológicas, sino que el acaparamiento de las tierras rurales y de pueblos indígenas significará el fin de su existencia.

En el distrito de Tuban ya se ha destruido el karst y las poblaciones han tenido que pagar un elevado precio: sequías prolongadas, el fin de la economía campesina y el empobrecimiento como consecuencia de la destrucción de la naturaleza en nombre de un falso “desarrollo”.

Resistencia contra la industria de cemento

Amigables: Samin o Sedulur Sikep

A los pies de las montañas de Kendeng viven los Samin o los de mentalidad amigable (Sedulur Sikep), como se llaman a sí mismos. Hablan un idioma propio de java y conservan sus tradiciones. La historia de su comunidad comienza en el siglo XIX como movimiento social contra el colonialismo holandés, y se asienta sobre principios de resistencia no violenta, una agricultura autosuficiente y la independencia de los servicios estatales.

Hasta hoy mantienen una relación con la naturaleza mediada por el pensamiento y la acción comunitaria. Se puede considerar al pueblo Samin como una de las últimas eco-comunidades de Java; se consideran indígenas y como tal forman parte de AMAN, la Alianza de los Indígenas de Indonesia.

Desde 2008, vive el pueblo Samin en resistencia contra la industria del cemento y el gobierno, que se basa en la conciencia de que la destrucción de las montañas de Kendeng será el fin de su modo de vida. Las mujeres juegan un rol fundamental en la lucha por mantener su autonmía y simpleza.

Iniciativa ciudadana de las montañas de Kendeng

Nyawijeke ati kanggo ibu bumi (jav.) - Actuar con corazón y comprensión con la tierra, nuestra madre: la iniciativa ciudadana de las montañas de Kendeng (Jaringan Masyarakat Peduli Pegunungan Kendeng, JMPPK) actúa bajo este lema contra la industria de cemento. El lema expresa la estrecha relación de la ciudadanía, especialmente de las mujeres, con la naturaleza en general y especialmente con las montañas kársticas de Kendeng.

Pertenecen al JMPPK son el pueblo indígenas Samin y muchas comunidades campesinas de los distritos de Tambakromo y Kayen. Al frente de JMPPK se encuentra Gunretno. Otras mujeres que juegan un papel fundamental en esta resistencia son Paini y Gunarti de Pati, Sukinah de Rembang, y Sutini, Giyem, Karsupi, Deni, Surani, Ambarwati, Murtini y Ngadinah. En mayo de 2016 se cementaron las piernas delante del palacio presidencial.

Sus exigencias son: que protejan el karst, su biodiversidad y su población.

La resistencia contra la industria del cemento que ha puesto sus avariciosos ojos en las rocas calizas del karst cuenta ya varios años. En 2008, Semen Gresik, filial de la empresa cementera estatal Semen Indonesia, quería construir una fábrica de cemento en el distrito de Pati. La ciudadanía llevó el asunto al Tribunal Supremo y ganaron el proceso.

Pero la presión de la industria del cemento sobre el karst es enorme. Gracias a su intenso trabajo de lobby, Sahabat Mulia Sakti (SMS) filial de Indocement, obtuvo un permiso para la extracción de caliza. Según JMPPK, el estudio de impacto ambiental no se realizó de forma legal y perjudica la ecología de la montaña de Kendeng.

Así, lo concluyó el juzgado administrativo de Semarang el 17 de noviembre de 2015, con lo cual Indocement perdió contra la iniciativa ciudadana. Pero la defensa de las montañas de Kendeng para nada terminó ahí. SMS continúa con sus planes “con el apoyo del gobierno provincial, que sólo tiene a los inversores en mente, sin interesarse por la vida de las personas ni por la naturaleza”, como se puede leer en un comunicado de prensa de la iniciativa ciudadana.

SMS ha recurrido. Al comienzo de la revisión del proceso, JMPPK organizó una marcha de 20 km hasta el juzgado.

Del comunicado de JMPPK

“Conociendo las funciones vitales del karst de Kendeng, nos oponemos al ‘progreso’ entendido de manera equivocada. Tal progreso significa robos de tierras, destrucción de nuestra existencia y nuestra cultura campesina, un ataque masivo a las reservas de agua no sólo de la población local, sino que necesita la flora, la fauna y toda Java.

El karst en el distrito Tuban ya está destruido y tuvimos que pagar un precio elevado: largas sequías, el fin de la economía campesina, empobrecimiento como consecuencia de la destrucción de la naturaleza en nombre de un falso “desarrollo”. No queremos permitir que esta catástrofe humana y ecológica se extienda.

El desarrollo no significa para nuestro entendimiento: inversiones a cualquier precio, sin consideración por la naturaleza. Una fábrica de cemento en las montañas kársticas significa la desaparición de todo lo vivo. La destrucción del ecosistema del karst no sólo destruye la vida, sino al mismo tiempo el área que sirve como reserva de arroz.

La humanidad se preocupa por la vida en la tierra, por la seguridad alimentaria, la salud, la protección de la naturaleza, la pobreza, la educación, el cambio climático y la equidad de género.

El rol de Indonesia en la conservación de la naturaleza y de las selvas tropicales es importante para toda la humanidad. No se debe abandonar a Indonesia. El país necesita apoyo, para acometer el problema global de proteger la naturaleza. Para eso se necesita inteligencia política, y también que las inversiones desde Alemania en industrias que destruyen la naturaleza de Indonesia no se lleven a cabo. ¡Tratemos a nuestra Madre Tierra con corazón y racionalidad!”.

Carta

Para: HeidelbergCement - Dr. Bernd Scheifele, Director, y Herr Andreas Schaller, Portavoz

Estimado Sr. Scheifele, estimado Sr. Schaller,

Ciudadanas y ciudadanos de las áreas de Tambakromo y Kayen en el distrito de Pati, Java – Indonesia se oponen a la fábrica de cemento de la empresa PT Indocement en la que ustedes tienen la mayoría de las acciones.

Para abastecer la fábrica de cemento habrá que destruir las montañas de karst de la cordillera de Kendeng. Miles de personas dependen de este karst, sus aguas, así como de la función de sumidero de carbono y la naturaleza. HeidelbergCement ya conoce los daños de la extracción del karst. De todas maneras se aferran a ello.

Ustedes aseguran que el proyecto en Pati ha sido consensuado con todas las partes interesadas. En realidad, pasaron por encima y no respetaron el derecho de la población indígena a la consulta previa, libre e informada. HeidelbergCement se apunta los tantos de la conservación de la naturaleza, pero ésta no consiste en maquillar de verde los ecosistemas destruidos y no puede limitarse a entregar contenedores de agua como sustituto de la destrucción del sustento.

Según mis informaciones no han tenido en cuenta suficientemente los aspectos económicos y culturales del sistema del karst y el estudio de impacto ambiental (AMDAL) no ha sido realizado de manera profesional. Estos argumentos de la población afectada fueron tomados en cuenta por el Tribunal Administrativo de Semarang.

La situación del frágil medio ambiente de la isla de Java está descuidada por completo. De los servicios ambientales del karst de Kendeng dependen muchas personas. Biólogos y otros científicos advierten de las consecuencias para la biodiversidad, la migración de las aves, la investigación y el clima local y regional.

En el distrito vecino de Tuban, cuyo karst ya está degradado, se observan los daños sociales y ambientales a simple vista.

Empresas alemanas no tienen permiso para causar catástrofes ambientales previsibles: por eso HeidelbergCement tiene que prescindir de la fábrica de cemento en Pati y de la destrucción del karst de Kendeng.

Atentamente,

Noti­cias y actuali­zaciones
Firma la petición

Con tu ayuda al­can­za­mos las 150.000:

115.353

Sus datos sólo se utilizan en el marco de nuestras campañas. Sus datos no se entregan a terceros. Le informaremos sobre futuras campañas.

Actividad Reciente