Gobiernos de la UE: detengan los biocombustibles

Orangutana con cria recibe atención veterinaria Unos 20.000 orangutanes, un tercio de la población total de estos animales están en peligro vital (© International Animal Rescue Indonesia - Heribertus Suciadi)
261.766 participantes

Fin de la petición: 17 nov. 2016

En Indonesia sucede una catástrofe: empresas queman millones de hectáreas de selvas para ampliar sus plantaciones de palma aceitera. Personas y animales mueren. La política europea de biocombustibles tiene gran parte de la responsabilidad. En Europa usamos 3,2 millones de toneladas de aceite de palma para biocombustibles cada año.

Carta

Para: Jefes de Gobierno de la Unión Europea

Pongan fin a la politica de objetivos obligatorios de biocombustibles para salvar las últimas selvas

Leer la carta

Grandes extensiones de selvas tropicales están ahora mismo en llamas porque la Unión Europea pretende proteger el clima utilizando biocombustibles. En toda la UE se usan cada año cerca de 3,2 millones de toneladas de aceite de palma para fabricar biocombustibles, en torno al 60% del consumo total de aceite de palma. Esto sucede porque las leyes europeas obligan hasta 2020 a mezclar un 7% de biocombustible con el combustible fósil. Por término medio, cada carga del tanque de nuestros vehículos contiene un 5% de biocombustible.

Las consecuencias: para cultivar palma aceitera se queman las selvas y las turberas de Indonesia, mayor exportador de aceite de palma del mundo. Las empresas palmicultoras hacen de este modo espacio para establecer nuevas plantaciones. Así es más barato que la tala mecánica. “Cada año arden nuestras selvas, cada año es más terrible”, dice Nordin de Save our Borneo.La situación es especialmente dramática en su provincia, Kalimantán Central.

En 2015 se destruyeron en Borneo y Sumatra 17.000 km2 de selvas. Unos 25 millones de personas vivieron el infierno del fuego y el humo, con concentraciones de partículas tóxicas en niveles 90 veces superiores a la recomendada por la Organización Mundial de la Salud.

Y ya que gran parte de los biocombustibles se producen a partir de alimentos, la comida acaba sirviendo para llenar los tanques de los automóviles en lugar de los platos. La alimentación de millones de las personas también se ve amenazada por la producción industrial de biocombustibles.

Ahora las y los jefes de estado de la UE deben convencerse de que el biocombustible destruye la naturaleza, los animales, la alimentación, los seres humanos y el clima. Por favor, acabe con la política de fomento de biocombustibles en la UE.

Carta

Para: Jefes de Gobierno de la Unión Europea

Estimadas Sras. y Sres. Presidentes:

En 2015 durante muchos meses, los bosques de Indonesia estuvieron en llamas. El motivo: ganar espacio para nuevas plantaciones industriales de aceite de palma y acacias. Humos altamente tóxicos cubrieron amplias regiones de Indonesia y los países vecinos. Más de 20 personas murieron, la mayor parte niñas y niños. Unas 500.000 personas estuvieron gravemente enfermas por respirar las emisiones contaminantes. También está en peligro la biodiversidad, incluídos 20.000 orangutanes, un tercio de la población total de esta especie.

Se trata de una catástrofe provocada por las empresas -y es una consecuencia directa fatal de la política energética y climática de la Unión Europea. El aceite de palma se utiliza en su mayor parte para la producción de biocombustibles. Para nuestros biocombustibles se utilizaron en 2014 unos 3,7 millones de toneladas de aceite de palma. Con cada tanque que se llena, la ciudadanía participa de esta catástrofe en contra de su voluntad.

La utilización de otros aceites vegetales para la producción de biocombustible como la soja o la colza tiene impactos similares

Por este motivo, les pido por favor, que pongan fin a la política de biocombustibles eliminando los objetivos obligatorios de mezcla de biocombustibles con combustibles fósiles, pues son muy dañinos para la naturaleza, los animales, los seres humanos y el clima.

Un saludo atento,