Unión Europea: Prohíba la importación de madera ensangrentada

Maquinaria pesada remolca arboles talados en la selva Comercio ilegal de madera financia conflictos armados en África.

Importantes selvas cubren amplias zonas de la República Centroafricana. Pero la selva esta amenazada por la tala y la guerra. Europa financia con el tráfico ilegal de madera a brutales grupos armados. La Unión Europea debe detener inmediatamente cualquier comercio de madera con el país.

Carta

Para: Comisión Europea, Estados Miembro

Europa financia con el comercio ilegal de madera a brutales grupos armados en la República Centroafricana. Interrumpan el comercio de madera con este país.

Leer la carta

La República Centroafricana es un país muy pobre, al borde de la Cuenca del Congo, una de las áreas de selva más grandes del planeta. Recursos del suelo como los diamantes sólo han traído desgracias.

Grupos armados aterrorizan a la población. Cientos de miles de personas han tenido que escapar, 5.000 han perdido la vida de forma violenta. El estado está destruído.

La organización de derechos humanos Global Witness reprocha a empresas europeas que continúen importando madera de la zona y financiando de esa manera a los grupos armados. Según la organización, las empresas han pagado 3,4 millones de euros a los armados, y 127.000 euros en 2014. Hasta ahora, continúan estas milicias exigiendo pagos en puestos de control por el paso y por escoltas armados. Especialmente en los bosques del sudoeste reprimen, asesinan o violan personas.

A tratantes de madera sin escrúpulos no les importa. En un video filmado en secreto por Global Witness, una representante de la empresa francesa Tropica-Bois dice: "Eso es África. La guerra es tan común, que nosotros ni nos damos cuenta".

El 32 porciento de las exportaciones van a Alemania, 20 por ciento a Francia y por eso ambos países están especialmente involucrados en el comercio sangriento de maderas. Contactos estrechos con África central tuvo la empresa de Hamburgo Johann D. Voss hasta que se disolvió en 2014. El ex gerente niega las acusaciones, así como Tropica-Bois. Global Witness tiene la seguridad de que hay otras empresas involucradas.

La UE ha fracasado estrepitosamente con su política de no importación de madera ilegal. Una mínima exigencia a la UE es que no se importe más madera de la República Centroafricana. Además, el Reglamento Europeo de la Madera y sus aplicaciones nacionales deben hacerse más estrictas.

Más información

La UE ha fracasado estrepitosamente con su política de no importación de madera ilegal. El periódico alemán Süddeutsche Zeitung informa de las mínimas consecuencias que sufren quienes deciden importar madera ilegal en Europa, haciendo mención a multas irrisorias de 50 euros en países como Alemania, o a la falta total de controles en países como España e Italia. Tampoco ayuda la inexistencia de controles efectivos en los países de origen de las maderas, como las Repúblicas del Congo o la Centroafricana.

Los bosques de la República Centroafricana se encuentran en la cuenca del Congo y forman parte de la segunda área de selvas más grande del planeta. Albergan a gorilas de las tierras bajas y elefantes del bosque, cuya población se ha reducido en un 65 por ciento en tan sólo once años. La caza ilegal y la venta de marfil también financian a grupos armados. En 2013, estos grupos robaron 600 kilos de marfil confiscado por valor de 1,5 millones de dólares USA.

Una importante fuente de ingresos de los grupos armados es la venta ilegal de madera: el comercio ilegal de madera significó antes de la guerra civil en 2013 cerca de un 40 por ciento de las exportaciones del país. Incluso cuando los grupos armados saquearon, asesinaron personas y reclutaron niños soldados, tres firmas extranjeras continuaron trabajando según sus planes: la libanesa SEFCA, la china Grupo Vicwood e IFB de Francia. Los comerciantes de madera casi no padecieron la violencia. Las exportaciones bajaron solamente un 6,1 por ciento.

Las tres empresas pagaron en 2013 según Global Witness en total 1,2 millones de euros "impuestos ilegales" en puestos de control que cortaban las vías. Pagaron más de 33.000 euros or escoltas armadas y 1,77 millones de euros para "servicios de seguridad" para que miembros de los grupos armados vigilen oficinas o áreas de concesión. SEFCA habría incluso financiado directamente a los dirigentes de los grupos armados con 380.876 euros.

Todavía hoy cobran las milicias en los puestos de control, especialmente en pasos de frontera a Camerún, por los que se saca la madera.

Carta

Para: Comisión Europea, Estados Miembro

A la Comisión Europea,

la organización de derechos humanos Global Witness acusa a empresas europeas de importar madera ilegal de la República Centroafricana y de estar de este modo financiando milicias.
En 2013, los rebeldes de Seleka habrían recibido 3,4 millones de euros de empresas madereras, y en 2014 la anti balaka 127.000 euros. Hasta ahora las milicias reclaman impuestos ilegales en puntos de control y exigen dinero. Especialmente en los bosques del sudoeste aterrorizan a la población, asesinan y violan.

Europa está fuertemente involucrada en el comercio sangriento de madera: es con el 59 por ciento el mercado más grande, del que 32 por ciento corresponde a importaciones alemanas y 20 por ciento a francesas.

Con su política de no importar madera ilegal ha fracasado la UE estrepitósamente y financia el conflicto en la República Centroafricana.

Nuestras exigencias mínimas son por lo tanto:

Por favor, garanticen que no se importe más madera de la República Centroafricana. Por favor, hagan más estricto el Reglamento Europeo de la Madera y las leyes nacionales, para que las importaciones ilegales se puedan evitar de una manera efectiva.
Atentamente,

Firma la petición

Con tu ayuda al­can­za­mos las 200.000:

158.664

Sus datos sólo se utilizan en el marco de nuestras campañas. Sus datos no se entregan a terceros. Le informaremos sobre futuras campañas.

Actividad Reciente