Rumanía: ¡Madereros fuera del bosque!

Osos pardos Osos pardos: ¿pertenecerán pronto al pasado? © anzeletti / iStock (© anzeletti / iStock)
122.489 participantes

Fin de la petición: 4 ago. 2016

En los bosques ancestrales de los Cárpatos todavía viven osos y lobos. Pero existen empresas que se dedican a talar completamente los montes. Como la empresa Schweighofer que parece estar procesando troncos de dudosa procedencia. Parte de la madera se vende en Alemania. El Ministerio del Ambiente de Rumanía debe detener la tala ilegal.

Carta

Para: Ministerio del Ambiente de Rumanía

Impida la tala ilegal de bosques en los Cárpatos

Leer la carta

Empresas madereras talan árboles en los Cárpatos a menudo de manera ilegal. Desde 1989 se han talado sin permiso 400.000 hectáreas de bosques. La madera de Rumanía se convierte en parquet, laminados y pellets para exportar. “Uno de los mayores bosques ancestrales de Europa está siendo talado para calentar las casas de Austria y Alemania”, dice Alexander von Bismark de la Agencia de Investigación Ambiental EIA.

Un rol significativo en la destrucción de los bosques rumanos lo jugaría la empresa austríaca Holzindustrie Schweighofer. Esta protagoniza desde hace semanas un escándalo que sacó a la luz certificados manipulados, concesiones poco transparentes y sobornos.

Un vídeo de EIA revela las prácticas de la empresa Schweighofer. Von Bismark se presentó como comerciante de madera y negoció con representantes de la empresa. Según el ambientalista, la empresa vende “intencionada y conscientemente” madera talada ilegalmente.

El jefe de la empresa Gerald Schweighofer dice que las secuencias del video fueron descontextualizadas. Pero una carta que escribió al primer ministro rumano Victor Ponta para evitar una nueva ley de bosques más restrictiva muestra lo contrario. Y al menos de manera indirecta, amenaza denunciar a Rumanía ante un tribunal de arbitraje internacional.

Ahora Schweighofer quiere procesar todavía más madera en un aserradero en Reci, para lo que habría invertido 150 millones de euros. El ambientalista rumano Hans Hedrich considera que el aserradero es ilegal, porque falta un estudio de impacto ambiental. Según su estimación, “para dar el primer paso para salvar el bosque” es necesario detener toda la maquinaria de Schweighofer.

Por eso el Ministerio del Ambiente de Rumanía no debe otorgar ningún permiso para el aserradero de Reci y debe combatir el comercio ilegal de la madera.

Más información

Ambientalistas y periodistas de Rumanía hablan de una “mafia de la madera”. Propietarios de los bosques , empresas madereras, funcionarios y policía trabajan mano a mano.

El origen de la madera talada se oculta deliberadamente, y las madereras talan un ciertas áreas más árboles de lo permitido y mezclan los troncos ilegales con los talados legalmente. Los albaranes de entrega se falsifican con frecuencia. “El trabajo sucio lo hacen a menudo los transportistas”, dice Hans Hedrich de la organización rumana “Neuer Weg”.

La industria maderera Schweighofer está activa en Rumanía desde el año 2002 y según sus propios datos ha invertido 778 millones de euros. En 2013 la empresa tuvo beneficios de 510 millones de euros, en 2015 serán unos 700 millones. LA cantidad de trabajadores aumentaría de 2.600 a 3.150.

Los habitantes de la zona denuncian que Schweighofer ha sido favorecido sistemáticamente en las concesiones. Heins Hedrich habla de “privilegios feudales”.

Carta

Para: Ministerio del Ambiente de Rumanía

Estimadas Sras. y Sres.:

Los bosques de los Cárpatos son unos de los últimos bosques ancestrales de Europa. Aquí viven aún osos, lobos y linces; especies animales que ya han desaparecido en muchos países.

Por desgracia, este paraíso natural irremplazable está en peligro. Empresas sin escrúpulos talan superficies de bosques a lo grande. Desde 1989 habrían destruido 400.000 hectáreas de bosques sin permiso.

Actualmente, un escándalo sacude su país, en cuyo centro se encuentra la empresa maderera Schweighofer. Videos de la Agencia de Investigación Ambiental (EIA) han mostrado cómo Schweighofer también compra madera de procedencia dudosa, la procesa y la exporta. Otras organizaciones ambientales y periodistas han realizado acusaciones similares.

La industria maderera Schweighofer quiere comenzar un nuevo aserradero en Reci, cuya construcción es contraria a la ley según los ambientalistas. Existen diversos procesos judiciales relacionados. No se puede descartar que en el futuro se procese también en el aserradero madera ilegal.

Por favor, impida que la industria maderera Schweighofer obtenga el permiso para el aserradero en Reci y de modo general evite la tala ilegal de madera en Rumanía.

Atentamente,