Vehículos eléctricos de Tesla: gigaminas para gigafábricas

Contaminación del mar por la fundición de níquel Las aguas residuales y la sobrecarga de la industria del níquel contaminan el mar en Sulawesi (© Jatam Sulteng)

20 oct. 2020

Sabemos que los automóviles de gasolina o diesel son terribles para el medio ambiente. Pero los vehículos eléctricos también suponen graves problemas ambientales, porque llevan una cantidad especialmente grande de materias primas, como níquel. Para acceder a estas materias primas, el jefe de Tesla busca globalmente níquel y considera invertir en la industria minera, por ejemplo en Indonesia.

"Donde sea que te encuentres en el mundo, por favor, extrae más níquel." Con este llamamiento urgente, Elon Musk, jefe de la empresa estadounidense Tesla, se dirige a la industria minera global. "Tesla le dará un contrato gigante por un largo período de tiempo si extrae níquel de manera eficiente y sensible con el medio ambiente".

Como respuesta, la empresa minera australiana BHP ya está impulsando la producción de níquel en respuesta a la llamada de Musk. BHP extrae níquel en varias minas de Australia occidental, como la enorme mina a cielo abierto Rocky's Reward.

Se necesitan enormes cantidades de metales y otras materias primas para construir los vehículos eléctricos de Tesla. Por ejemplo, 32 kg de níquel se encuentran en las baterías de litio de un automóvil de tamaño medio. Esto disparará la demanda. La agencia de noticias Reuters informó que Tesla está teniendo conversaciones iniciales con el gobierno de Indonesia sobre posibles inversiones en la industria del níquel. El país del sudeste asiático es uno de los mayores productores de níquel del mundo.

Consecuencias de la minería de níquel en Indonesia

En las selvas tropicales de las islas de Sulawesi y Wawonii ya extraen níquel empresas chinas y también la minera brasileña Vale, con consecuencias catastróficas para el medio ambiente y las personas que allí viven. Se están destruyendo ecosistemas de gran biodiversidad, a la vez que se contaminan ríos y aguas costeras ricas en vida marina, desplazando y envenenando a la población. Los operadores de las minas de níquel han solicitado al gobierno indonesio permiso para verter en el mar los residuos corrosivos y cargados de metales pesados.

A principios de este año, Indonesia dejó de exportar níquel sin procesar, no precisamente por razones ambientales, sino por consideraciones económicas: para fomentar las inversiones en la industria del níquel y la producción nacional de baterías de litio.

En septiembre, el gobierno indonesio anunció un contrato para construir una fábrica de baterías de litio con la empresa coreana LG Chem y la china Contemporary Amperex Technology Ltd (CATL), líderes mundiales en la fabricación de baterías.

Tesla necesita materias primas baratas

Según analistas del mercado, Musk está considerando la posibilidad de participar en proyectos de minería para mantener bajos los costos y asegurar el suministro de materia prima de sus giga y terafactorías.

Musk dice que cualquier cuello de botella a lo largo de la cadena de suministro de las baterías de iones de litio - desde la minería y el refinamiento de los metales que forman parte de las baterías que alimentan sus vehículos eléctricos y productos de almacenamiento de energía renovable hasta la producción real de las células de baterías- determinará la tasa de crecimiento de Tesla. El precio es el factor clave de la expansión.

Su líder considera a Tesla como el líder mundial en movilidad eléctrica y espera producir antes de 2030 en torno a 20 millones de coches eléctricos al año, así como camiones eléctricos. Tesla está construyendo actualmente una gigantesca fábrica europea al sur de Berlín para fabricar vehículos eléctricos y sus baterías.

Níquel, cobalto, manganeso, litio, grafito, además de acero, aluminio, cobre y plásticos

Tesla no especifica las cantidades exactas de materias primas que llevan sus baterías. Las baterías comunes de iones de litio de 50 kWh de capacidad se utilizan comúnmente suelen contener unos 32 kg de níquel, 11 kg de cobalto, 10 kg de manganeso, 6 kg de litio y más de 50 kg de grafito.

Tesla está trabajando según sus propias informaciones, en baterías para su coche de "gama media" Modelo E de Tesla (¡precio de venta de unos 42.900 €!), que contiene una cantidad aún mayor de níquel. El coche, que pesa 1.847 kg, también contiene acero, aluminio, cobre, plásticos y tierras raras (como p.ej. neodimio).

Todas estas materias primas, que se encuentran en diferentes lugares del mundo, tienen que extraerse, transportarse y convertirse en celdas de baterías y todas las otras piezas. Las diferentes etapas de producción requieren gran cantidades de agua y energía, especialmente petróleo y electricidad. Se generan enormes volúmenes de residuos tóxicos y aguas contaminadas.

En resumen, los coches convencionales con motores de gasolina o diesel suponen un grave daño para el medio ambiente y emisiones de carbono. Pero ahora también estamos viendo que simplemente reemplazar los más de 1,3 mil millones de vehículos con motor de combustión que circulan hoy en día por vehículos eléctricos para nada es respetuoso con el medio ambiente, ni precisamente neutro para el clima. Se requerirá la extracción y el procesamiento de miles de millones de toneladas de materias primas.

La movilidad eléctrica significará aún más automóviles circulando por calles y carreteras

Según la Dirección de Tráfico DEG española, el parque automovilístico español contaba al final de 2019 con 29,463 millones de unidades, un incremento de 2,2% con respecto al año anterior. En cuanto a los vehículos eléctricos, a finales del año pasado circulaban por España 53.847, un 60% más que en 2018. Se prevee que 2020 cerrará con 78.000 matriculaciones de vehículos eléctricos. (https://www.expansion.com/empresas/motor/2020/08/23/5f424f5f468aeb8d0b8b45b4.html)

Salva la Selva hace un llamamiento a gobiernos y a empresas para que en lugar de premiar e incentivar la compra de vehículos (con ayudas de hasta 4.000 €) promuevan conceptos de movilidad realmente respetuosos con el medio ambiente, que incluyan menos tráfico, caminos más cortos, vías para peatones y bicicletas y transporte público seguro, como autobús y tren.

Por favor, firma nuestra petición:

El automóvil eléctrico, destructor de la selva