Un compromiso malo para el medio ambiente y la salud

13 abr. 2016

El parlamento Europeo votó por la posibilidad de siete años más de glifosato en Europa.

El Parlamento Europeo votó hoy 13 de abril 2016 a favor de la prolongación del permiso al uso de glifosato en Europa. Pero en lugar de aprobarlo para los 15 años que proponía la Comisión Europea lo ha hecho para 7 años. Este flojo compromiso fue propuesto por los conservadores y se aprobó con mayoría de 374 votos a favor, 225 en contra y 102 abstenciones. Previamente, la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria se manifestó en contra. Por su parte, otros grupos como Los Verdes pedían acabar con el uso de glifosato en Europa.

Del mismo modo, cada vez más países europeos, gobiernos locales y organizaciones ecologistas europeos manifiestan su gran preocupación en torno al extendido uso del agrotóxico glifosato, muy especialmente desde que la Organización Mundial de la Salud OMS declarara a la sustancia como probablemente cancerígena.

A principios de marzo, la Comisión Europea postergó una votación sobre la prolongación de la autorización al uso de glifosato en Europa, por falta de mayoría en la comisión responsable, formada por expertos de todos los países miembro. Esta comisión se volverá a reunir en mayo, probablemente el día 18. La postergación se debe a la gran presión que la sociedad ha ejercido y han sido muchas las campañas -entre estas la de Salva la Selva- y movilizaciones para promover la prohibición del glifosato.

Según su comunicado de prensa, el Parlamento Europeo pide ahora a la Comisión Europea trabajar en un plan de reducción del uso del veneno y prohibir algunos de las sustancias con las que se mezcla el glifosato en sus diferentes presentaciones. Reclama una evaluación independiente así como la publicación de la evidencia científica que llevó a la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria -al contrario de lo que aseguró la OMS- a emitir su dictamen favorable sobre la autorización.

El permiso para el uso de glifosato en Europa vence a finales de junio. Hasta entonces todavía se debe tomar la decisión definitiva acerca de si se autoriza o no seguirlo utilizando y durante cuántos años. La decisión del Parlamento Europeo no es vinculantes sino que no es vinculante y simplmente tiene caracter de "recomendación".

En los pasados días, el grupo de los Verdes promocionó una iniciativa en el Parlamento Europeo invitando a eurodiputadas y eurodiputados a realizar un test de orina, para elaborar una pequeña estadística simbólica acerca de la presencia de glifosato en el organismo. Esta idea surgió tras el resultado de un estudio llevado a cabo por la Fundación Heinrich Böll que llegó a la conclusión de que de 2000 personas analizadas, se hallaron rastros de glifosato en más del 99%.

Conclusión: teniendo en cuenta la gran oposición social que existe contra el glifosato, puede considerarse que el compromiso del Parlamento Europeo es más bien flojo y han de seguir las movilizaciones en torno al tema del #glifosato.