Manifestación ante el Congreso Forestal Mundial: plantaciones no son bosques

Guadalupe Rodríguez entrega una petición a representante de la FAO Guadalupe Rodríguez de Salva la Selva entrega petición a autoridades del Congreso Forestal Mundial (© Rettet den Regenwald)

16 sept. 2015

Salva la Selva entrega una petición secundada por más de 115.000 personas.

Proteger los bosques en lugar de fomentar la expansión de las plantaciones de árboles, fue la demanda central de una gran manifestación la pasada semana en Durban, que finalizó ante la sede del Congreso Forestal Mundial de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación FAO.

Para expandir globalmente plantaciones industriales de árboles se talan bosques en muchos lugares del mundo. Bajo la actual definición de bosques de la FAO tales monocultivos a gran escala no cuentan como bosques talados y se consideran "reforestaciones" con las que se pretende compensar la destrucción de los bosques y se presentan como falsa solución al cambio climático. Sin embargo, las plantaciones industriales de árboles se están extendiendo cada vez más afectando la vida, la alimentación, el abastecimiento de agua y el acceso a la tierra de gran cantidad de comunidades en todo el mundo. Por eso, organizaciones ecologistas se unieron bajo la consigna “Plantaciones de árboles no son bosques” y dirigen su petición al Congreso Forestal Mundial que tuvo lugar la pasada semana en Durban, Sudáfrica.

Miles de estudiantes y ecologistas bajo la consigna “Bosques para la vida, NO para el negocio”

Por un momento, pareció como que los funcionarios de la FAO no iban a salir a recibir la petición. Alegando “motivos de seguridad” dijeron que no era recomendable salir a las puertas de la sede en la que estaba teniendo lugar el Congreso Forestal Mundial de la FAO en Durban. Pero lo masivo de la manifestación, más de 3.000 personas, tuvo un efecto motivador: el manager del programa del Congreso, Sr. Motsamai Nkosi salió para recibir las críticas. El mensaje era claro: “La ONU, organismo al que está suscrito la FAO, tiene que entender que las plantaciones de árboles no son bosques, sino 'desiertos verdes'”.

La activista de Salva la Selva Guadalupe Rodríguez destacó que a muchas personas les ha sido robado su sustento a consecuencia de la expansión de las plantaciones. Sin embargo, la ONU insiste en llamar 'bosques' a las plantaciones industriales de árboles y en afirmar que contribuyen a proteger el clima, a pesar de que la realidad es la contraria.

“Las plantaciones de árboles son un robo de vida, agua y tierras”, se leía en una de las grandes pancartas al frente de la manifestación. “Bosques para la vida, NO para el negocio”, decía otra. La juventud de 40 escuelas cantó y sostuvo en alto sus propias pancartas con mensajes como “Sin bosques no hay futuro”, “Que se vea el verde, “Los árboles proveen oxígeno”, o “Los árboles y las personas solían ser amig@s”.

Programa Alternativo de la Sociedad Civil CSAP en Durban, paralelo al Congreso Forestal Mundial de la FAO

La manifestación se enmarcó en un amplio Programa Alternativo de la Sociedad Civil (CSAP, por sus siglas en inglés) coordinado por organizaciones de la sociedad civil sudafricana lideradas por Timberwatch, en el que Salva la Selva participó activamente durante toda la semana con diferentes charlas, discusiones y talleres.

Al final de la intensa semana de actividades, miembros del CSAP encontraron una nueva oportunidad para encontrarse y debatir con funcionarios de la FAO encabezados por Tina Vahanen, vicesecretaria del Congreso Forestal Mundial. Tocaron el grave problema de la expansión de las plantaciones forestales y el modo en que las políticas forestales internacionales favorecen a la gran industria y no a las comunidades locales. Representantes de diferentes organizaciones transmitieron sus posiciones y reflexiones de la semana.

Ahora, la FAO tiene que cambiar su definición de "bosque". Hasta que eso no suceda, el discurso de la FAO (adoptado por muchos gobiernos e instituciones) continuará siendo doble y confuso. La petición a la FAO continua activa hasta que la FAO cambie su definición de “bosque” de manera que no incluya las plantaciones forestales. Pues insistimos: las plantaciones de árboles NO son bosques.