Otra mina que no va en Perú: solidaridad con Cañaris

Protesta en Cañaris, Lambeyeque, Perú Cañarico no va

28 ene. 2013

Una empresa minera pretende imponerse a la voluntad de comunidades locales en el Perú. La comunidad campesina San Juan Bautista de Cañaris es un pequeño distrito al noroeste peruano, en la región de Lambeyeque. Tiene tasas altas de pobreza. Paradójicamente, la zona es rica en cobre de gran pureza.

La minera canadiense Candente Cooper con el apoyo del gobierno pretende imponer a sangre y fuego una inversión de mil ochocientos millones de doláres para obtener cerca de trecientos millones de toneladas de cobre al año durante 22 años. La policía y poder judicial están también del lado de la minera. Unos 150 policías arrojaron bombas lacrimógenas contra la población para desalojarla del acceso a la mina.

Como en el caso de Conga y otros proyectos mega mineros en el país, la población se ha levantado. La comunidad está dispuesta a continuar con las protestas. Los pobladores de Cañaris mantienen desde el domingo el plan de lucha contra el proyecto minero Cañariaco, de la citada compañía canadiense. Y el gobierno ávido de ingresos pretende nuevamente criminalizar a los campesinos quechuahablantes.
 
El paro indefinido iniciado el domingo 20 de enero plantea 4 puntos:
 
“1) Exigimos al Gobierno de Ollanta Humala que respete la Consulta Comunal del 30 de setiembre. Respaldados por el Convenio 169 de la OIT, como Pueblo Originario Quechua hablante, 97 % de la población DECIDIÓ CON LIBERTAD NO DARLE LA LICENCIA SOCIAL a la minera Candente Copper y su proyecto Cañariaco.
 
2) Rechazamos el permiso oficial de uso de agua que la Autoridad Nacional del Agua le ha concedido a la minera.
 
3) Rechazamos la Resolución Ministerial N° 002-2013-PCM que forma una 'Mesa de Trabajo' a espaldas de la comunidad y con mayoría de representantes pro mineros del gobierno y de Lambayeque, para quebrar nuestra justa lucha.
 
4) SI al Dialogo que respete los acuerdos de la Asamblea de la Comunidad:
 
a- Que el Gobierno plantee a la minera Candente que paralice sus trabajos en Cañaris.
b- Que se instale una Mesa de Dialogo en Cañaris con representantes del Gobierno que tomen decisiones vinculantes y con la participación del Comando Unitario de Lucha de Lambayeque.
c) Que la Mesa de Dialogo se instale después del inicio del Paro Indefinido el 20 de Enero”.

El martes 22 de enero, bajo la lluvia y mientras eran reprimidos, el regidor de Cañaris, Hilario Rodríguez, se manifestó en solidaridad con los comuneros. “Es lamentable el accionar de la policía nacional”, señaló. “El pueblo está haciendo su protesta de manera pacífica, con el fin de hacer su reclamo frente a esta empresa y el gobierno central. Estamos ubicados en el ojo de agua, donde nace el agua. Los comuneros son conscientes de que al explotar la mina va a causar un serio problema a la agricultura y a la ganadería, al medio ambiente. Entonces, yo respaldo y apoyo de manera contundente a estos campesinos que están en su derecho y han dicho que mientras no se retire esta empresa, la huelga va a continuar. En mi caso personal, estoy decidido a apoyar al pueblo, porque nos debemos al pueblo”.
 
El regidor también convocó a la prensa a difundir lo que está pasando. “Esperemos que la prensa informe la verdad, informe estos hechos. Muchas veces las prensas opacan la información y no difunden la verdad. Desde ya, nuestro llamado a los trabajadores de prensa a que informen como se está dando en estos precisos momentos”, pidió, mientras se escuchaban los disparos.
 
La comunidad, mientras tanto, volvió a ratificar que defenderá el resultado de la consulta popular del 30 de septiembre, radicalizando sus métodos si es preciso. “¡Defendamos nuestros Bosques Húmedos, las cuencas de agua, la agricultura orgánica y nuestra cultura ancestral del Buen Vivir!
 
¡Cañariaco No Va, Ahora, Ni Nunca!”, concluyeron.
 
Desde muchos lugares del mundo queremos presionar para que las inversiones respondan a los intereses de las personas y no de los mercados; que se escuche la voz de los pobladores que defienden sus tierras y su agua para la vida.

Sepa más sobre el cobre, minería y comercio global de metales y minerales, y cómo afecta a los pueblos y nos hace a todos responsables.

 

Comunicado llegado desde Perú

 

 

TIERRA Y LIBERTAD

ALTO A LA BRUTAL REPRESION EN CAÑARIS, QUE SE ABRA PASO AL DIÁLOGO

LA VOLUNTAD DEL PUEBLO INDIGENA DE CAÑARIS DEBE SER RESPETADA Y LA MINERA CANDENTE COPPER DEBE RETIRARSE

Las comunidades campesinas originarias y quechuahablantes de Cañaris y Marayhuaca – Incahusi, luego de haber realizado el 30 de setiembre 2012 un referéndum en el que 97% de los comuneros rechazó los intentos de establecer una gran explotación minera en su zona, se encuentran desde el 20 de enero 2013 movilizándose en un paro de resistencia pacífica. La protesta fue brutalmente reprimida por las fuerzas policiales de la DINOES recién llegadas de Lima, Jaén, Pucará y Chiclayo. Producto de esta acción policial hay cerca de 30 heridos, varios de los cuales de gravedad, sobre todo la comunera Lindaura Sánchez Vilcabana de 26 años de edad natural de Marayhuaca, Augusto Tantarico Bernilla natural de Pandachí-Cañaris, Santos Nicolás Pariacuri Furman natural de Saucepampa-Cañaris, internados en el Hospital "Las Mercedes " y Santos Tántarico Bernilla de 52 años natural de Pandachi- Cañaris, internado en el Hospital Regional de Chiclayo.

Recordamos que en noviembre de 2012 la junta directiva de la comunidad estuvo en Lima, como tantas otras veces, pidiendo diálogo y ser escuchados en el Congreso de la República, el Ministerio del Ambiente, la Defensoría del Pueblo y que la decisión de iniciar un paro sobreviene luego de infructuosas gestiones en que no se tomó en cuenta sus demandas.

Esta brutal represión policial se produce luego que voceros del gobierno insistieran en descalificar a los indígenas que protestan tildándolos de radicales y terroristas y de que el ministro del interior anunciara que abrirá nuevos “frentes policiales” en las zonas mineras. Una vez más, una alianza entre el gobierno y la  empresa minera busca imponer un proyecto minero a sangre y fuego, en contra de la voluntad de la población.

Frente a estos hechos, Tierra y Libertad demanda que de inmediato se detengan estas violaciones de los derechos indígenas y derechos humanos del pueblo indígena Cañaris, cese  todo acto de represión y se abra paso al diálogo con las comunidades campesinas y sus legítimos dirigentes.  

Tierra y Libertad se solidariza con la demanda legítima del pueblo de Cañaris para que se respete su voluntad y se retire la empresa Candente Copper de su territorio ancestral por poner en riesgo las lagunas, páramos y bosques húmedos que son sus fuentes generadoras de agua. 

 

Lima, 26 de enero 2013

COMITÉ EJECUTIVO NACIONAL



Más información:

Comisión Episcopal de Acción Social

Diario Correo