Hidroeléctrica en Panama: financistas alemanes revisarán proyecto

Protesta contra hidroelétrica Barro Blanco Bruno Wenn (izda.) gerente de DEG recibe firmas de protesta y promete revisión

29 jun. 2012

Nos fuimos directamente a los responsables y les entregamos las 38.600 firmas de protesta contra el proyecto hidroeléctrico Barro Blanco en Panamá recogidas a través de la web de Salva la Selva en 5 idiomas.

Junto con otras dos entidades similares, una holandesa y otra centroamericana, el banco público alemán de desarrollo DEG (Deutsche Investitions- und Entwicklungsgesellschaft GmbH ) financia parte de la hidroeléctrica en el río Tabasará con 25 millones de US$. Su gerente Bruno Wenn recibió en mano las firmas de protesta. Aprovechamos su presencia en una jornada del Ministerio de Cooperación y Desarrollo alemán.

El proyecto hidroeléctrico que DEG financiaría en Panamá contradice los estándares ambientales y de derechos humanos y así también los del propio banco DEG. Barro Blanco se encuentra en el lado sur del territorio autónomo de los indígenas Ngäbe Buglé, reconocido por el estado, y que quedaría en parte inundado por el embalse. En el área viven 5000 indígenas Ngäbe, cuyo abastecimiento de agua y actividades agrícolas dependen casi completamente del río Tabasará y de los suelos fértiles. La hidroeléctrica amenaza la supervivencia de los Ngäbe, cuyas protestas han sido reprimidas violentamente por la policía panameña. En este contexto, en febrero hubo dos personas fallecidas y muchos heridos. Por eso, exigimos al banco DEG que retire la financiación del proyecto.

Bruno Wenn aseguró durante la entrega de firmas, que la DEG toma muy en serio las críticas de Salva la Selva y que comprobará los datos aportados. Además, declaró que hasta ahora la DEG tan sólo ha comprometido la financiación para el proyecto Barro Blanco, que aún no se habría hecho efectiva y podría ser retirada en cualquier momento.

A mayores, criticamos a DEG por su poco transparente comunicación sobre el caso: en un escrito “Resumen de los impactos sociales y ambientales del proyecto” que DEG envió a Salva la Selva y a todas las personas que participaron en la protesta, la posición de DEG es completamente superficial. Los datos del escrito no eran comprensibles ni verificables. Por su parte, los indígenas Ngäbe rechazan el Estudio de Impacto Ambiental presentado para el proyecto por ser totalmente insuficiente e inaceptable. También frente a este punto aseguró Bruno Wenn, que las informaciones que se le están pidiendo sobre el proyecto Barro Blanco serán puestas a disposición. Le tomamos la palabra y quedamos pendientes.

Por favor, continúen apoyando la protesta: Bancos europeos destruyen la selva en Panamá