Grandes planes de volar con aceite de palma en suspenso

Fotomontaje: turbina de avión ante selva quemada

19 oct. 2017

Por el momento, los planes que anunciaba la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) de volar utilizando millones de toneladas de bioqueroseno diciendo que sería neutral para el clima han quedado en suspenso.

El anunciado “crecimiento neutro para el clima” del sector se ha revelado como una estrategia de relaciones públicas. Lo único que puede ayudar al clima en este caso es volar menos.

La conferencia de OACI en México reunió a los 25 estados miembro de la organización, los cuales rechazaron la Propuesta de Visión de la OACI sobre los Combustibles de Aviación Alternativos hasta 2050. Las metas de mezcla de grandes cantidades de biocombustibles -5 millones de toneladas en 2025, 125 millones de toneladas en 2040 y 285 millones de toneladas en 2050- han quedado fuera de discusión.

Organizaciones ambientales y de desarrollo de todo el mundo se han mostrado satisfechas con esta decisión. Antes del encuentro de OACI se habían expresado en una carta abierta a los miembros de la OACI pidiendo que retiraran los planes de la industria de la aviación de utilizar biocombustibles a escala masiva.

También Salva la Selva ha criticado enérgicamente estos planes. La petición ¿Volar con aceite de palma? ¡Qué mala idea! recogió las firmas de más de 182.000 personas de todo el mundo.

Para la biodiversidad y ecosistemas como las selvas tropicales, el cultivo para la producción de las materias primas para biocombustibles significa una catástrofe. Los extensos monocultivos ocupan áreas donde previamente había selvas. También es más que cuestionable que la energía a base de plantas contribuya a salvar el clima.

Y encima, no hay disponibilidad de las cantidades de materia prima necesarias para los objetivos propuestos por OACI. La enorme demanda de queroseno de la industria de la aviación, supera gran medida la producción mundial de aceites vegetales y otras materias primas posibles para la producción del bioqueroseno.

La opción más probable en cuanto a posibles cantidades sería el aceite de palma, con una producción anual de 65 millones de toneladas. Sin embargo, para establecer más plantaciones de palma en los países tropicales se necesita talar primero las últimas selvas de la tierra, y desplazar a las personas que habitan esas áreas.

No existe actualmente la tecnología y plantas de producción de bioqueroseno de algas, madera y otras materias primas celulósicas.

Aunque OACI reconoce en su resolución que la sostenibilidad de combustibles alternativos para la aviación es muy significativa para los esfuerzos de la industria de la aviación de reducir sus emisiones de CO2.

El paso más importante es en cualquier caso, eliminar los planes de crecimiento de la industria. Lo único que puede ayudar realmente al medio ambiente es volar menos.

Más información:

Biofuelwatch, Octubre 2017: Aviation biofuels:How ICAO and industry plans for'sustainable alternative aviation fuels could lead to planes flying on palmoil

Transport&Environment, 14 Octubre 2017: Countries reject plan for aviation biofuels targets

Por nuestra parte, continuamos recogiendo firmas hasta que se reconozca este uso masivo de biocombustibles como un sinsentido.