Con Bolsonaro aumentó deforestación de la Amazonía brasileña

Árboles talados a orillas del río Xingu, Brasil © João Zinclar

1 dic 2020

A estas alturas, a nadie le extraña la noticia visto lo visto. El Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales INPE del Brasil, órgano especializado en la investigación espacial, informó el lunes sobre el aumento de la deforestación de la Amazonía desde el inicio del gobierno de Bolsonaro.

Las causas residen en el debilitamiento de la protección ambiental.

La deforestación en la selva amazónica en 2020 es la más elevada de los últimos 12 años, según el sistema de vigilancia de deforestación PRODES, del INPE. Desde 2008 en que no se habían vuelto a repetir las cifras, los peores años han sido los dos últimos, con algo más de un millón de hectáreas cada uno. Hay que señalar, que la tasa anual de deforestación PRODES se utiliza como indicador para la proposición de políticas públicas y para la evaluación de la eficacia de su aplicación.

Este incremento de la deforestación ha tenido lugar a pesar de la operación militar enviada por el gobierno a la selva, con el argumento de controlar actividades ilícitas en los incendios y en los períodos de mayor deforestación.

No sólo para la selva tropical constituye un peligro el gobierno de Bolsonaro. Los pueblos indígenas que la habitan también se encuentran seriamente amenazados por esta destrucción.

Salva la Selva está difundiendo una petición al gobierno de Bolsonaro, en la que denuncia el genocidio que significan sus políticas.