Paraguay: la tierra es de los Avá Guaraní

Indígenas Avá Guaraní de Paraguay danzan sobre las ruinas de su templo "A dónde vamos a ir nosotros los Avá. Este es nuestro lugar. Si nos echan volveremos a entrar", dijo el cacique Ramón López. Foto: Conapi (© Conapi)
76.758 participantes

Fin de la petición: 10 jun. 2016

En las últimas semanas, indígenas Ava Guaraní sufrieron dos ataques en su territorio. En el trasfondo, el avance de la ganadería extensiva y el cultivo de soja para la exportación. Solidarízate con la comunidad Y'apo firmando la carta al gobieno paraguayo.

Noti­cias y actuali­zaciones Petición

Para: Presidente de la República de Paraguay, Sr. Horacio Cartes; Ministro del Interior Sr. Francisco José De Vargas

“Detengan el avance de la soja y la ganadería en Paraguay y sus consecuencias”

Leer la carta

En todo Paraguay, 900.000 personas han sido desplazadas por el avance de la frontera agrícola. Recientemente, cien familias Avá Guaraní, de la comunidad indígena Y’apo, en Corpus Christi, departamento de Canindeyú. Significa además deforestación en función de la expansión del monocultivo de soja y la ganadería.

El 20 de mayo, 300 policías antimotines invadieron la comunidad Y'apo, destruyeron y quemaron sus casas, su jerokyhá (templo), instrumentos sagrados y enseres personales y comunitarios. Los daños son irreparables y el dolor de las personas de la comunidad profundo. Se vieron obligados a refugiarse en sus bosques. No hubo resistencia. En junio hubo una nueva incursión de 50 guardias privados armados resultando muerto uno de ellos y varios indígenas heridos.

“La idea es sacarle a los indígenas de su territorio a los efectos de poner vacas y soja en el lugar, que de hecho ya hay”, denuncia la hermana Raquel Peralta, de la Coordinación Nacional de la Pastoral Indígena (Conapi), organización dependiente de la Conferencia Episcopal Paraguaya (CEP).

La empresa Laguna SA adquirió 5000 hectáreas de tierras habitadas por los indígenas y ha estado realizando tala de árboles intensiva en la comunidad indígena vecina y toda la zona de Yvyrarovana, cercana de la reserva natural del Mbaracayú, está siendo deforestada para ser convertida en plantaciones de soja.

El 85% de la tierra paraguaya está en manos de un 2,5% de propietarios, dando lugar a estos graves conflictos en torno al acceso a la tierra para las familias. En Paraguay resuena todavía la masacre de Curuguaty, en el mismo departamento, donde en un conflicto comparable murieron hace ahora dos años 11 personas en un tiroteo.

Súmate a la petición de Salva la Selva para solidarizarte y reclamar contra esta injusticia.

Más información

“El achicamiento y el despojo de los territorios indígenas es impresionante con este modelo económico en auge fomentado por el Estado y, en particular, del gobierno de turno”, denuncia la Hermana Raquel Peralta desde Paraguay. El desplazamiento de indígenas hacia las ciudades va en aumento. Muchos indígenas mendigan por las calles de las ciudades.

El modelo económico agroexportador avanza. Duplicar la superficie cultivada de 3 a 6 millones de hectáreas juntamente con la ganadería extensiva el objetivo marcado por los políticos paraguayos para la total industrialización del campo. La producción de soja para la exportación de 9 millones de toneladas al año significa acaparamiento de tierras, uso masivo de millones de litros de agrotóxicos y consecuente contaminación del agua, problemas de salud pulmonares y en la piel, muerte de personas, animales y plantas. Miles de hectáreas se han perdido cada año a pesar de la moratoria de tala en vigor hasta finales de 2013. La superficie de los bosques del país redujo de 9 a 1,5 millones de hectáreas entre 1950 y 2004 (según WWF).El monocultivo va además en detrimento de las formas de vida con cultivos variados de autoconsumo.

A nivel global, la soja está considerada como una materia prima de importancia clave

En los últimos 50 años, la producción mundial de soja se ha incrementando hasta 10 veces. El 80 % de la producción mundial se destina actualmente a la alimentación a bajo coste de animales de cría industrial en encierro para el consumo humano. Esto significa que las vacas, cerdos y pollos que se consumen en todo el mundo están alimentadas de soja en general transgénica. También se usa para la producción de harinas y subproductos industriales de aceites. Y el uso del biodiesel de soja para la generación de energía ha sido creciente en los últimos años.

El negocio de la soja transgénica está pues al alza y genera grandes ganancias en Latinoamérica donde se plantan 46 millones de hectáreas de soja cada año.

En Paraguay, la producción de soja se duplicó en los últimos diez años alcanzando los 3,1 millones de hectáreas y es el cuarto exportador de sus derivados. Las exportaciones de soja de Paraguay al exterior generaron unos 2.000 millones de dólares en divisas en el 2011.

¿Cómo lo hacen?

El estado paraguayo es generoso con los sojeros, que en general son los políticos, terratenientes y empresas multinacionales como Archer Daniels Midland, Bunge, Monsanto, Cargill, Louis Dreyfus Commodities y Noble: casi no les cobra impuestos, no les multa por deforestar ni por contaminar con agrotóxicos.

La soja y la carne, las dos principales exportaciones de Paraguay, generan un 20 % de su PIB y la gran mayoría de sus exportaciones, pero solo contribuyen con un 2 % a los ingresos fiscales.

Las cifras

En Paraguay:

3 millones de hectáreas de soja producen entre 2.700 y 3.000 kilos por hectárea

8 millones de toneladas utilizan un promedio de 8 litros del herbicida Round Up (glifosato), por cada hectárea de cultivo de soja transgénica del tipo RR (ambos productos de la multinacional Monsanto), un total de 24 millones de litros de agrotóxicos. El 98% de la soja de Paraguay sería de este tipo.

En Europa:

La Unión Europea importa cerca de 34 millones de toneladas de soja para alimentación animal, la mayor parte de Sudamérica. Para producir esta cantidad de soja son necesarias una superficie estimada de 15 millones de hectáreas de tierra -la superficie de Bélgica, Holanda y Austria juntas-.

En el mundo:

Por la demanda en constante aumento, la producción de soja se multiplicó por diez desde 1960, alcanzando los 260 millones de toneladas. Más de tres cuartos de esta cifra de soja es genéticamente modificada.

Más información:

Indígenas avá-guaraní danzaron sobre las ruinas de su templo 

Cuatro monjas contra 300 policías

De capangas y “productores”, de jueces y policías

Cuando los transgénicos acaban con un pueblo

Puede ver tambien:

Soja y su modo de producción, en los temas de Salva la Selva

Carta

Para: Presidente de la República de Paraguay, Sr. Horacio Cartes; Ministro del Interior Sr. Francisco José De Vargas

Estimado Sr. Presidente Cartes,
Estimado Sr. Ministro De Vargas,
Estimadas Sras. y Sres. de Comisiones de Derechos Humanos y Pueblos Indígenas:

Me sumo a las y los miembros del Equipo de la Pastoral Indígena, para manifestar mi repudio e indignación ante el repetido atropello y violación de los derechos de los indígenas Ava Guaraní de la comunidad de Y'apo, Dpto. de Canindeyú. Según la Pastoral, cien familias fueron desalojadas en mayo por la policía y personas particulares de la empresa "La Laguna S.A", bajo las órdenes de abogados y del administrador de dicha empresa y nuevamente en junio en el mismo lugar, sucedió otro atropello similar con personal de Laguna S.A, con resultado de un guardia muerto y varios indígenas heridos.

Exijo al gobierno paraguayo:

-que detenga la deforestación provocada por el avance de la soja y la ganadería extensiva.
-que tome medidas para reparar los daños y perjuicios ocasionados a la comunidad,
-cumpla con los mandatos constitucionales, las leyes internacionales y nacionales relacionadas a la protección de los pueblos y territorios indígenas, en este caso de los Ava Guaraní de la comunidad de Y'apo.

Me solidarizo y animo a los afectados directos como así también a las personas de buena voluntad a sumarse a la gran tarea de la defensa de la vida, la dignidad y los derechos humanos y la naturaleza. Atentamente,

Copia para:

Comisiones de Derechos Humanos de Cámara de Diputados y Corte
Comisión de Pueblos Indígenas de Cámara de Diputados
Instituto Paraguayo del Indígena - INDI
Fiscalía General

Firmado:

Noti­cias y actuali­zaciones