Uranio amenaza reserva de animales salvajes

Jirafas, cebras, ñus en la Reserva Selous Animales en la Reserva Selous
59.816 participantes

Fin de la petición: 22 may. 2014

La Reserva de Selous en Tanzania es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde 1982. Ahora el gobierno de Tanzania y la UNESCO hacen posible la minería de uranio -que se utiliza como combustible en centrales nucleares- dictando así sentencia de muerte para la naturaleza. Apoye la protesta.

Noti­cias y actuali­zaciones Petición

Para: Sra. Irina Bokova, Directora General UNESCO, 7, place de Fontenoy, 75352 Paris 07 SP France, i.bokova@unesco.org

Leer la carta

Selous es la reserva más grande de África y alberga la mayor población de perros salvajes africanos (Licaon pictus) en grave peligro de extinción y la mayor población de elefantes de toda Africa Oriental.

UNESCO nombró la Reserva de Selous Patrimonio de la Humanidad en 1982 y la describe como un“inmenso santuario de 50.000 km2, poco alterado por la presencia del hombre, (donde) vive un gran número de elefantes, rinocerontes negros, onzas, jirafas, hipopótamos y cocodrilos. El parque comprende zonas de vegetación muy variadas, desde matorrales densos hasta praderas boscosas abiertas”.

Sin embargo, UNESCO ha aprobado un cambio de límites que describe como "menor" en la reserva, para que el área para la mina de uranio quede fuera. Se trata de 200 km2. La mina de uranio está prevista justo en medio del corredor migratorio de los elefantes entre Mozambique y Tanzania.

Peligrosa y contaminante minería de uranio

Toda la biodiversidad y naturaleza de Selous quedan expuestas a 60 millones de tonaladas de desechos radiactivos y venenosos que producirá la mina durante los 10 años que durará el proyecto, -139 millones de toneladas si se prolonga. No existe un método comprobado para evitar que los desechos contaminen las aguas superficiales y los acuíferos, y que no se expandan al interior de la reserva con los vientos.

Las críticas no se han hecho esperar: ecologistas denuncian que UNESCO falla en su misión con esta lamentable y vergonzosa decisión. Además, deja ver la clara influencia de los intereses corporativos y lobbies gubernamentales sobre organismos como UNESCO. Y sientan un horrible precedente que amenaza otros sitios declarados patrimonio de la humanidad sobre los que pesan similares intereses.

No podemos permitirlo. Firme hoy mismo la carta.

Más información

Mientras publicita los nuevos sitios que han declarado como patrimonio mundial de la humanidad, la UNESCO no ha comentado públicamente nada sobre su decisión de modificar los límites de Selous permitiendo que se lleve a cabo el proyecto de uranio Mkuju River, de la compañías rusa ARMZ subsidiaria de ROSATOM y la canadiense Uranium One. Paradójicamente, la UNESCO declaró el pasado año la minería de uranio y la represa hidroeléctrica como “incompatibles con el estatus de patrimonio de la humanidad”.

Pero todo está listo. Al mismo tiempo, el gobierno de Tanzania ha firmado un 'memorando de entendimiento' con una compañía brasileña para construir una megarepresa hidroeléctrica sobre el río Rufiji, en el corazón de la reserva de Selous, concretamente en Stiegler's Gorge. Se explica porque seguramente el proyecto minero necesita energía adicional.

La convención de la UNESCO ha sido ratificada por 189 estados, y la institución administra una lista de lugares que constituyen Patrimonio de la Humanidad, que incluye un total de 962 lugares. De estos 188 son patrimonio natural, como es el caso de Selous en Tanzania.

La minería de uranio ha causado impactos devastadores sobre la naturaleza y la salud allá donde se ha llevado a cabo. Con esta decisión la UNESCO es responsable de cualquier daño que sufran las personas y la naturaleza de la Reserva Selous. Es de destacar la especial responsabilidad del conglomerado ruso-canadiense, por sus intereses corporativos en Tanzania.

Carta

Para: Sra. Irina Bokova, Directora General UNESCO, 7, place de Fontenoy, 75352 Paris 07 SP France, i.bokova@unesco.org

Estimada Sra. Bokova:

Ante la decisión que posibilita la minería de uranio en la Reserva Selous en Tanzania, me pregunto si los miembros del Comité son conscientes sus impactos: millones de toneladas de residuos radioactivos y tóxicos que deberán ser almacenados de manera segura y separada del medio ambiente durante miles de años. Polvo radioactivo, contaminación de ríos y acuíferos, y merma las fuentes de agua. La contaminación radioactiva de las minas puede persistir durante cientos de años.

UNESCO se deja influenciar por intereses corporativos y lobbies gubernamentales. Sienta además un horrible precedente que amenaza otros sitios declarados patrimonio de la humanidad sobre los que pesan similares intenciones de explotación.

Con su decisión, UNESCO se vuelve en contra de sus propios principios como guardianes del patrimonio natural de la humanidad, y en contra de la vida silvestre y de los esfuerzos de las poblaciones indígenas del este de África para defender sus derechos.

Me uno a los grupos ambientales al urgirle a reconsiderar su decisión de modificar los límites de la Reserva Selous, y hago un llamamiento a que solicite al gobierno de Tanzania de abstenerse a realizar la explotación de uranio en la misma o en tierras sustraídas a la misma.

Atentamente,

Noti­cias y actuali­zaciones