Ikea y los bosques: ¿Cómo dormir tranquil@?

66.575 participantes

Fin de la petición: 20 may. 2014

La tienda de muebles Ikea tala de raíz los bosques rusos -incluidas muchas superficies de bosques ancestrales. Árboles centenarios caen al mismo tiempo que destruyen los suelos para su transporte con grandes tractores. No parece que -como aseguran en su página web- tengan “un impacto mínimo en el medio ambiente”.

Carta

“Tenéis derecho a dormir tranquilos”, dice uno de los últimos anuncios televisivos de la gran multinacional de muebles Ikea. Por 99 Euros se puede comprar en sus tiendas el modelo de mesa Jokkmokk con cuatro sillas. Sus características “Pino macizo; material natural que envejece maravillosamente bien”. Ikea vende cien millones de muebles cada año en todo el mundo. La demanda de madera de 12 millones de metros cúbicos es gigantesca. El precio lo paga la naturaleza.

Gran parte de la madera para los muebles procede del norte de Rusia, como delatan los finos anillos del tronco: en el clima frío de cerca del Círculo Polar, los árboles crecen muy lentamente. La filial de Ikea Swedwood obtuvo una concesión para explotar 300.000 hectáreas de bosques naturales en la región de Carelia. Desde entonces, los bosques tienen la soga al cuello, incluidas algunas superficies que hasta ahora no habían sido intervenidas por la industria.

Pesadas máquinas cosechadoras tumban los árboles centenarios en cuestión de segundos. Los gigantes neumáticos aplastan el delicado suelo del bosque. Cada máquina arranca ochocientos árboles por día, les pelan las ramas y los apilan para transportarlos a la fábrica de muebles. La recuperación de suelos y bosques tardará muchas décadas. Cada día, Ikea continúa con la corta de más y más bosques ancestrales ricos en especies forestales. El paisaje estéril y desértico se expande. ¿Cómo podemos dormir tranquilos?

Tala a matarrasa de bosques con certificación FSC

Por favor, apoye la protesta de la organización sueca Protect the Forest (Proteger el Bosque). Ikea debe detener inmediatamente la tala a matarrasa de bosques naturales.

 

Más información

Tala a matarrasa de bosques con certificación FSC

Ikea considera la tala de los bosques boreales “gestión responsable verificada”. Para ello, la multinacional se remite al sello de certificación forestal FSC (Forest Stewardship Council) con sede en Bonn, Alemania. La tala a matarrasa en Carelia está certificada FSC. “Dejamos 16-17 por ciento de los bosques particularmente sensibles en pie, lo que está dentro de los estándares del FSC”, aclara la portavoz de Ikea Josefin Thorell a los grupos ecologistas. “Hemos andado un largo camino, pero solo es el principio”, fantasea Steve Howard, Jefe de Sostenibilidad de la multinacional Ikea.

Pero en la práctica, no respetan los estándares y cientos de certificados forestales dudosos son el resultado, como documenta FSC-Watch (Observatorio del FSC) desde hace muchos años. También en Escandinavia y en los Trópicos se saquean bosques hasta ahora intactos con la bendición del sello de certificación de la industria maderera.

Y no sólo la madera es un gran problema en Ikea: cada año, la empresa utiliza 40.000 toneladas de aceite de palma sobre todo para la producción de velas y otros productos como galletas. Para el establecimiento de plantaciones de palma la industria tala los bosques tropicales. Y también en este caso se justifica Ikea con otro sello “verde” de certificación, el de la Mesa Redonda para el aceite de palma sostenible” (RSPO, por sus siglas en inglés).

Más informaciones en inglés, en las webs de Protect the Forest y Mongabay.

Carta

Grupo Ikea
Sr. Mikael Ohlsson, presidente y Chief Executive Officer (CEO) del grupo Ikea
Bargelaan 20, Leiden, NL 2333CT, Paises Bajos
TEL +31 71 565 7100; Fax: +31 71 565 7180

Estimado Sr Ohlsson:

Ikea hace publicidad con “sostenibilidad” y “gestión forestal sostenible”. Pero en la práctica no es lo que llevan a la práctica en Rusia. En la región de Carelia, la filial de Ikea Swedwood, está talando en una concesión de 300.000 hectáreas de bosques para abastecer la demanda de madera de la multinacional para la producción de sus muebles. Además, Swedwood compra in situ grandes cantidades de madera a otras empresas.

Los bosques naturales, incluidas superficies de bosques intactos, se talan con máquinas cosechadoras. La biodiversidad resulta eliminada, los suelos destruidos por los pesados neumáticos de las máquinas forestales. Los suelos necesitarán décadas para regenerarse. Tan sólo cerca del diez por ciento de los bosques boreales han quedado en su estado original.

La tala con máquilas pesadas y la corta de los árboles centenarios no merecen en absoluto un “sello verde”. El sello de certificación de la empresa FSC International Center GmbH, con sede en Bonn y la certificación de las concesiones a Swedwood para la extracción de madera son a todas luces un lavado verde. FSC ha recibido desde hace años críticas de organizaciones ambientales por sus estándares flojos, y ha sido acusado de otorgar cientos de certificados dudosos e incluso casos de fraude. Engaños (ver entre otros www.fsc-watch.org). Por eso, no reconocemos a FSC.

A pesar de las quejas de grupos ambientales como Protect de Forests de Suecia y SPOK Karelia de Rusia, las prácticas destructivas de Swedwood continúan al mismo ritmo.

Por favor, detenga inmediatamente la tala de los bosques naturales. Los bosques que quedan en Rusia deben conservarse, en lugar de terminar como materia prima barata para Ikea. ¿Cómo puedo "dormir tranquil@", como me ofrece Ikea en su reciente publicidad televisiva?

Atentamente,