Banco Mundial financia desplazamiento y violaciones de derechos en Tanzania

Manada de elefantes en el Serengeti No se puede alcanzar la protección de la naturaleza cometiendo violaciones de los derechos humanos (© Rettet den Regenwald / Mathias Rittgerott)

El gobierno de Tanzania quiere duplicar la superficie del Parque Nacional Ruaha lo que significa desplazar a más de 20.000 personas. En nombre de la conservación de la naturaleza y el turismo. El Banco Mundial facilita el plan, que pisotea los derechos de los pueblos indígenas y las comunidades locales. Por favor, firma la petición.

Noti­cias y actuali­zaciones Petición

Para: Presidente del Banco Mundial, Sr. Ajay Banga

“El Banco Mundial debe dejar de financiar el proyecto REGROW, el desalojo de más de 20.000 personas y guardas forestales acusados de violar derechos humanos.”

Leer la carta

El Banco Mundial financia un proyecto en Tanzania que dice proteger el medio ambiente, pero que se ha relacionado con graves violaciones de derechos humanos. En su último informe, Unaccountable & Complicit, el Instituto Oakland acusa al Banco de "consentir" desalojos, violaciones y asesinatos.

En el epicentro del escándalo está el Parque Nacional de Ruaha RUNAPA, zona protegida de Tanzania. Es hogar de millones de animales de la sabana, desde antílopes hasta cebras y punto caliente para aves: muchas cigüeñas blancas procedentes de Europa pasan aquí el invierno.

Para impulsar el turismo, el gobierno planifica casi duplica el tamaño del parque hasta más de dos millones de hectáreas y aumentar el número de guardas. El programa REGROW del Banco Mundial, dotado con 150 millones de dólares, apoya esta iniciativa. En octubre de 2022, la ministra Angeline Mabula anunció el desalojo de más de 20.000 personas.

"El proyecto REGROW no trata de biodiversidad y conservación. Por el contrario, el banco financia un modelo represivo y violento de crecimiento económico en base al aumento de los ingresos por turismo", Anuradha Mittal, Directora Ejecutiva del Instituto Oakland.

Según Oakland Institute, los habitantes locales acusan a los guardas del parque financiados por el Banco de asesinatos, violencia sexual y otros crueles abusos. Están confiscando grandes cantidades de ganado para destruir los medios de subsistencia de los pastores.

Estas estrategias de violencia y desplazamiento no son nuevas para los pueblos indígenas de Tanzania: más de 100.000 masai luchan por sus tierras y medios de subsistencia en el cráter del Ngorongoro y en el Serengeti.

Dos personas de las comunidades afectadas han presentado una reclamación ante el Banco Mundial, y 852 pequeños agricultores han interpuesto una demanda ante el Tribunal Superior de la ciudad de Mbeya.

Firma para decir al Banco Mundial que las violaciones de los derechos humanos y los desplazamientos son inaceptables. El organismo está financiado por los contribuyentes, por lo que podemos influir para poner fin a su complicidad.

Más información

Comunicado de prensa del Instituto Oakland

En un comunicado de prensa del Instituto Oakland, el 28 de septiembre de 202, la directora ejecutiva de la organización, Anuradha Mittal, declara: "En vista de la condena internacional de los desalojos forzosos de los masai en Ngorongoro y Loliondo, resulta asombroso que el banco sea cómplice de graves violaciones de los derechos humanos al apoyar la ampliación de otro parque nacional para el turismo."

Problemas con la expansión de las zonas protegidas

Ecologistas y activistas de derechos humanos de todo el mundo temen un fuerte aumento de los robos de tierras de las comunidades locales en nombre de la conservación de la naturaleza: durante la Cumbre de la ONU sobre Biodiversidad COP 15, celebrada en Montreal en diciembre de 2022, casi 200 países acordaron poner oficialmente bajo protección el 30% de sus tierras y aguas para 2030. Esto se conoce bajo el lema "30 por 30".

Si esta propuesta se implementa de mala manera, hasta 300 millones de personas podrían llegar a perder sus tierras y sus medios de subsistencia. Sin embargo, la expansión indiscriminada de las zonas protegidas no detendrá la destrucción del medio ambiente y la extinción masiva de especies.

Junto con numerosas organizaciones, Salva la Selva está difundiendo la petición "Para proteger la biodiversidad se deben respetar los derechos de los pueblos indígenas" que informa detalladamente sobre esta amenaza.

Respuestas del Banco Mundial

En su respuesta a las acusaciones de desplazamiento, el Banco alegó que su "mandato no se extiende a supervisar el comportamiento de organismos de los gobiernos de los países miembros ni a intervenir en casos de presunta mala conducta no relacionados con un proyecto financiado por el Banco Mundial".

También afirma: "En la medida en que el gobierno lleve a cabo desalojos con el fin de ampliar los límites del parque, tales actividades quedarían fuera del ámbito del proyecto."

En cuanto a las acusaciones de actos violentos cometidos por guardas de seguridad, el Banco Mundial escribe que no financia armas y que crímenes como asesinatos extrajudiciales deben denunciarse ante las autoridades. El banco ignora el hecho de que las fuerzas de seguridad del Estado están implicadas en actos de violencia, como los de Loliondo contra los Maasai.

Testimonios de las personas afectadas

El Instituto Oakland cita a una persona de las comunidades:

"Las personas que viven en Mbarali están sufriendo inmensamente la presencia de los guardas armados de RUNAPA (Parque Nacional de Ruaha). Los tratan con crueldad, incluso los matan sin razón. No hay estado de derecho. RUNAPA está arrebatando tierras a agricultores y pastores y nos vemos obligados a abandonar nuestras tierras ancestrales. Si no se toman medidas, las comunidades de Mbarali se hundirán en la pobreza, lo que no es el objetivo del proyecto REGROW".

Otra persona afectada declaró a The Guardian:

"A muchos agricultores no se les permitió trabajar sus granjas este año, lo que ha causado hambre y pobreza. Muchos habitantes de las comunidades afectadas se enfrentan a un futuro incierto y al sufrimiento psicológico… Quisiera que el Banco Mundial detuviera inmediatamente el proyecto y que investigue las denuncias de graves violaciones de derechos humanos con arreglo al derecho penal en el área del proyecto".

Primeras consecuencias para la población

Según Oakland Institute, la amenaza de desalojo ya está repercutiendo negativamente en la vida cotidiana. Grandes extensiones de arrozales no se han cultivado por temor a desalojos antes de la cosecha. En varias comunidades ya se han señalado casas para su demolición. Las obras de construcción de una escuela secundaria en la villa de Luhanga se han paralizado. En el pueblo de Iyala, el número de alumnos que pasan de la escuela primaria a la secundaria ha disminuido drásticamente. Los padres han dejado de enviar a sus hijos a la escuela debido a la amenaza de desalojo.

Turismo

El turismo es uno de los sectores económicos más importantes y generador de divisas para Tanzania.

El plan del Gobierno para impulsar el turismo se basó, entre otras cosas, en un estudio del Banco Mundial. En enero de 2014, destacaban el potencial sin explotar del país. De un millón en 2013, podrían llegar ocho millones de turistas en 2025. Al parecer, el gobierno de Tanzania se decanta en particular por turistas de China, India y Rusia.

Programa de financiación REGROW

REGROW se puso en marcha en 2017 y está previsto para ocho años. El programa de financiación incluye "mejorar la gestión de los recursos naturales y turísticos en zonas prioritarias del sur de Tanzania e incrementar el acceso a oportunidades de ingresos alternativas para la población local".

El proyecto abarca cuatro zonas protegidas: Parque Nacional de Mikumi, Parque Nacional Nyerere, Parque Nacional de las Montañas Udzungwa y Parque Nacional Ruaha.

De los 150 millones de dólares, 106 se destinarán a ampliar las infraestructuras de las zonas protegidas, por ejemplo para la construcción de carreteras que mejoren el acceso a miradores, pistas de aterrizaje y centros de visitantes. Además, se ha destinado dinero a la construcción de siete puestos de seguridad y equipamiento para los guardas de seguridad. El objetivo es que los mismos impidan el uso "ilegal" de los recursos, incluidos la agricultura y el pastoreo.

Se destinaron 11,5 millones de dólares a medios de subsistencia alternativos para la población local. Varios miles de personas debían formarse para trabajar en el turismo, por ejemplo como guías de safari, produciendo y vendiendo artesanía y cultivando alimentos para los turistas. Sin embargo, el proyecto ha quedado muy lejos de estas cifras.

En octubre de 2023, el Banco Mundial había desembolsado 92 millones de dólares. De los cuales, 28 millones se entregaron tras efectuarse la queja oficial de los miembros de la comunidad en junio de 2023.

Parque Nacional de Ruaha

La zona del actual parque nacional fue denominada Reserva de Caza de Saba por el gobierno colonial alemán en 1910. En 1946, la administración colonial británica le cambió el nombre por el de Reserva de Caza de Rungwa. Fue declarado parque nacional en 1964 con el establecimiento de la actual Tanzania.

El gobierno afirma que las comunidades ahora afectadas por el desplazamiento han estado dentro de los límites del parque RUNAPA desde la ampliación prevista en 2008 y, por tanto, serían ilegales. Los pobladores lo rebaten porque la ampliación nunca se llevó a cabo y nunca se obtuvo su consentimiento.

La cuenca del Gran Río Ruaha es conocida como la "columna vertebral ecológica" de Tanzania. El parque nacional alberga una de las mayores poblaciones de elefantes y leones del país, así como más de 570 especies de aves. También se pueden encontrar en la zona leopardos, guepardos, hienas, perros salvajes, jirafas, búfalos, cebras, facóqueros y antílopes. En el río viven muchos hipopótamos, cocodrilos del Nilo y hay muchas especies de peces.

En los años setenta y ochenta se construyeron dos centrales hidroeléctricas en el Gran Ruaha. También se utiliza para regar los arrozales propiedad de grandes empresas. El gobierno intenta ampliar la energía hidroeléctrica, el cultivo de arroz y el turismo, aunque el nivel del río ha descendido en los últimos años. Se acusa injustificadamente a la población local de ser la responsable de este descenso, lo cual es absurdo.

Población indígena

Los pueblos indígenas sangu, sukuma y masai han vivido en la región durante generaciones.

Los Sangu son los habitantes originales de los humedales de Ihefu. Ya pastoreaban su ganado en el Gran Ruaha en la época precolonial.

Carta

Para: Presidente del Banco Mundial, Sr. Ajay Banga

Estimado Ajay Banga,

He recibido preocupante información sobre el proyecto REGROW (Resilient Natural Resource Management for Tourism and Growth) del Banco Mundial en Tanzania. Como documenta el informe Unaccountable & Complicit del Oakland Institute, el apoyo del Banco al gobierno tanzano parece estar directamente relacionado con desalojos masivos y violaciones de derechos humanos para la ampliación del Parque Nacional Ruaha (RUNAPA).

Aunque los documentos del Banco afirman que el proyecto no dará lugar a reasentamientos, el Ministro de Tierras, Vivienda y Desarrollo de Asentamientos Humanos anunció públicamente el 25 de octubre de 2022 que el gobierno reubicará forzosamente a más de 20.000 personas de la zona para facilitar la expansión de RUNAPA.

Desde las comunidades acusan de asesinatos y numerosos actos de violencia a los guardas forestales financiados para la autoridad del parque nacional TANAPA por REGROW, desde el inicio del proyecto en 2017. Las autoridades también están confiscando y subastando un gran número de cabezas de ganado, impactando gravemente el sustento de vida de los pastores. La violencia y las confiscaciones parecen estar dirigidas a presionar a la población para que abandone la zona.

El informe Unaccountable & Complicit aporta pruebas difíciles de refutar de que el gobierno tanzano está violando los políticas operativos de salvaguarda del Banco Mundial al planificar desalojos sin un plan formal de reasentamiento y sin el debido proceso de consulta e indemnización. El equipo del proyecto REGROW negó cualquier responsabilidad al Instituto Oakland y, en consecuencia, no tomó ninguna medida cuando se le informó de las violaciones de los derechos humanos. La inacción continuada es inaceptable.

Las atrocidades cometidas por el gobierno tanzano contra su propia población y el evidente desprecio por los procedimientos del Banco Mundial descalifican a nuestros ojos al país para recibir financiación.

Le insto a que detenga nuevos pagos en el marco de REGROW y ponga fin de inmediato a esta complicidad del Banco Mundial.

Atentamente,

Noti­cias y actuali­zaciones

El Banco Mundial inicia una investigación

El Banco Mundial está investigando las acusaciones contra el proyecto REGROW en Tanzania, que financia y que pretende ampliar el Parque Nacional de Ruaha. La investigación se centrará en la autoridad del parque nacional, TANAPA, cuyos guardas están acusados de asesinato, tortura y violación, así como de confiscar ganado de forma ilegal.

La investigación se inició a raíz de una queja de habitantes del distrito de Mbarali, en cuyo nombre reclamó el Instituto Oakland, en junio de 2023. "Debido a que esta violencia es sistémica, la investigación del Banco no puede centrarse en unas pocas 'manzanas podridas', en guardabosques individuales. Debe reconocer que la violencia y los abusos son instrumentos de una mala política para expulsar a la gente de sus tierras", afirma su directora ejecutiva, Anuradha Mittal.

Salva la Selva celebra la decisión del Banco Mundial, aunque, por supuesto, se trata tan sólo de un primer paso. La petición está pie: el Banco debe dejar de realizar pagos en el marco de REGROW y poner fin a su complicidad con TANAPA y el gobierno tanzano.

Footnotes

casi duplicaSobre el papel, el gobierno amplió los límites del Parque Nacional Ruaha RUNAPA a más de 2 millones de hectáreas (20.226 km2) en 2008, pero la decisión no llegó a aplicarse. Los habitantes de las comunidades legalmente registrados nunca dieron su consentimiento libre, previo e informado (CPLI) y permanecen en la zona.

En su documento de proyecto, el Banco Mundial indica 13.000 km2 como el tamaño de RUNAPA.

Ahora, el gobierno está llevando a cabo la ampliación del parque y en octubre de 2022 anunció planes para desalojar comunidades por estar situadas dentro del RUNAPA.


programa REGROWEl nombre completo del programa de financiación es Resilient Natural Resource Management for Tourism and Growth. La información detallada se encuentra en el sitio web del Banco Mundial.


de 20.000 personasLos habitantes de las cinco comunidades Luhanga, Madundasi, Msanga, Iyala y Kilambo, cerca del Parque Nacional de Ruaha, serán desalojados. También están afectadas 47 comunidades dependientes de otras 14.


crueles abusosEn su informe, el Oakland Institute lo describe detalladamente a partir de la página 10.


para destruirLa publicación Peoples Dispatch informa también sobre los desalojos y la violencia en Los agricultores tanzanos pagan la "conservación" con sus tierras y sus vidas


reclamación ante el Banco MundialFormalmente se requieren tan sólo dos firmas, pero la reclamación de los dos comuneros está realizada en nombre de numerosas personas que también querían firmarla. Permanecen en el anonimato por razones de seguridad.

El acuse de recibo de la reclamación se encuentr aquí

Esta petición está disponible en los siguientes idiomas:

73.556 participantes

Con tu ayuda al­can­za­mos las 100.000:

Sus datos sólo se utilizan en el marco de nuestras campañas. Sus datos no se entregan a terceros. Le informaremos sobre futuras campañas.

Actividad Reciente

Suscríbete ahora al boletín de Salva la Selva

Recibirás alertas de acción y actualizaciones - ¡con tu ayuda seguimos salvando la selva!