Quieren talar árboles y arbustos en Namibia para Europa

Jirafas © Pixabay / frei

Para evitar la "invasión de arbustos" en las sabanas en Namibia, pretenden transformar millones de árboles y arbustos en pellets de madera para la exportación y quemarlas en centrales eléctricas. Supuestamente, de forma amigable con el clima. El Ministerio de Cooperación y Desarrollo de Alemania (BMZ) tiene un proyecto de este tipo.

Petición

Para: Ministro de Desarrollo Dr. Gerd Müller; Senado; Autoridad Ambiental de Hamburgo

“Petición para firmar: Hay que preservar las sabanas de Namibia: los arbustos y los árboles no son combustible para las centrales eléctricas alemanas y europeas.”

Leer la carta

Alrededor de la mitad de Namibia está cubierta de arbustos densos, según la empresa estatal alemana Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ), encargada de ejecutar el proyecto. Estos, supuestamente desplazarían los pastos para ganado y reducirían la biodiversidad y la formación de aguas subterráneas.

El objetivo del proyecto alemán es utilizar la madera de una manera rentable y recuperar las sabanas como zonas de pastoreo para los rebaños de ganado. BMZ y GIZ tienen previsto desbrozar anualmente millones de toneladas de arbustos y árboles con maquinaria pesada y procesarlos en hasta 105 parques industriales de biomasa previstos para ello.

Dado que más del 80% de lo que crece anualmente no puede venderse en el país, la GIZ está también ayudando a comercializar las astillas de madera fuera de Namibia. Transformados en pellets, se transportarán por barco a Alemania.

La ciudad de Hamburgo ha acordado una “Colaboración sobre biomasa con Namibia”, después de que GIZ se acercara a la administración con la idea, de quemar la madera en forma amigable con el medio ambiente en centrales eléctrica como la de Tiefstack, en Hamburgo.

En un informe, los investigadores sobre clima y ecosistemas, Prof. Dr. Ibisch y Dr. Schick de la Universidad de Desarrollo Sostenible de Eberswalde critican duramente el proyecto y los argumentos esgrimidos: "El conocimiento actual no respalda en absoluto la suposición de que una exportación sostenible de biomasa arbustiva desde Namibia sea posible y sensata, ¡y menos si el objetivo es contribuir a proteger el clima!".

Tras protestas de organizaciones ecologistas entre las que se encuentra Salva la Selva, Hamburgo suspendió el proceso de evaluación del proyecto y lo entregó al Ministerio de Cooperación Económica y Desarrollo de Alemania (BMZ) para que lo continúe.

Más información

¿Son los arbustos y árboles un problema ecológico?

Las sabanas de Namibia son un hábitat con una enorme biodiversidad. Muchos de los animales silvestres que las habitan se alimentan de las plantas leñosas. Por ejemplo, los antílopes comen los brotes bajos, mientras que los elefantes y las jirafas comen las ramas e incluso de las copas de los árboles, a gran altura. La fauna de las zonas protegidas, que cubren casi el 20% de la superficie de Namibia, constituye un importante atractivo turístico para el país.

La GIZ y la autoridad ambiental de Hamburgo justifican la tala masiva de millones de arbustos y árboles en a zona aduciendo ante todo motivos ecológicas. Con términos como matorral, maleza, etc., parecen dar una connotación negativa y sugerir que los arbustos son malos o constituyen un problema. Pero los arbustos y árboles son especies autóctonas típicas de las sabanas. En este entorno, la acacia ((Senegalia mellifera), es por ejemplo el principal alimento de muchos animales salvajes, como las jirafas.

Que efectivamente se trate de un “problema ecológico” no es seguro desde un punto de vista científico. Los profesores Dr. Pierre Ibisch y Dr. Axel Schick de la Universidad de Eberswalde critican el proyecto en un informe independiente. Sus afirmaciones sobre la ejecución del proyecto son tajantes:

"Se han podido observar cambios en la vegetación en varias regiones áridas de todo el mundo. Sin embargo, la propagación de las plantas leñosas es un fenómeno complejo y de múltiples niveles, que requiere una comprensión más holística. Ni las tasas de crecimiento ni las superficies mencionadas de las plantas leñosas de Namibia se ajustan a los conocimientos científicos actuales. Por tanto, el proyecto se basa en supuestos falsos. La idea de importar madera de arbustos de Namibia está totalmente desaconsejada".

Estos científicos también califican de "prejuiciosa" la expresión "invasión de matorrales" que se encuentra en "estudios que se centran en pastos y hacen hincapié en los impactos negativos sobre la producción de forraje". Desde una perspectiva ecológica neutra, el término es tendencioso, dicen. En su lugar, hablan de "expansión de plantas leñosas" o "cambios en la vegetación".

Tampoco la afirmación de que los arbustos y los árboles reducen la formación de aguas subterráneas se fundamenta científicamente. Al parecer, la información procedería de un único estudio limitado a un ámbito local y no puede aplicarse en modo alguno a grandes zonas de Namibia.

Lo que sí es cierto es que la quema masiva de árboles no es respetuosa con el medio ambiente ni con el clima, escriben 800 científicos y 120 organizaciones ecologistas -entre ellas Salva la Selva- a la Unión Europea.

Maquinaria pesada que daña el equilibrio del suelo

Los métodos previstos para la tala de arbustos y árboles y su eliminación son, sin duda, cualquier cosa menos ecológicos. Como se puede ver en numerosos estudios, artículos, presentaciones de proyectos y vídeos, los arbustos y los árboles se van a retirar con maquinaria pesada, como vehículos oruga y excavadoras, para cortar, triturar y transportar la vegetación.

Pasar por encima de millones de hectáreas de tierra con estas máquinas de muchas toneladas de peso tendría, sin duda, un grave impacto en el suelo y en el resto de la vegetación. Planifican construir hasta 105 parques industriales de biomasa, equipados con maquinaria, instalaciones de almacenamiento, etc.

Otro problema es que, tras la poda, los arbustos y árboles brotan rápidamente de los tocones y las raíces y crecen densamente en poco tiempo. Para evitarlo, se arrancan algunos tocones y raíces del suelo con excavadoras y se nivelan las zonas, tal y como documenta la GIZ en un estudio encargado por el Instituto Sudafricano de Evaluación Ambiental (SAIEA) titulado "Strategic Environmental Assessment of Large-Scale Bush - Thinning and Value-Addition Activities in Namibia" de 2015. O se rocían con herbicidas que matan toda la vegetación y envenenan la naturaleza.

¿Qué rol juega la ganadería?

Los ganaderos, en particular, han convertido grandes partes de las sabanas en pastos para el ganado. Allí producen carne de vacuno para la exportación. Las sabanas que previamente eran un continuo fueron parceladas y divididas para esta actividad económica, impidiendo el libre paso, limitando el hábitat de algunos animales salvajes o desplazándolos.

Casi 28 millones de hectáreas de tierra, 70% de la superficie agrícola de Namibia, son propiedad de los llamados namibios previamente favorecidos (Previously advantaged Namibians), según la Oficina de Estadística de Namibia. Se trata de propietarios de fincas con raíces europeas cuyos antepasados se apropiaron de la tierra durante la época colonial.

En la historia reciente, entre 1884 y 1915, Namibia fue una colonia alemana. Los ocupantes alemanes expulsaron a los herero y nama de sus tierras y los eliminaron deliberadamente en un genocidio. Actualmente, el gobierno alemán está negociando con Namibia el reconocimiento público del genocidio por parte de Alemania y el pago de indemnizaciones. Los herero y los nama rechazan las negociaciones porque han sido excluidos de ellas. Las negociaciones sin los descendientes de las víctimas son una farsa.

En la actualidad, unos 2.250 ganaderos de las zonas de la sabana tienen explotaciones enormes, cada una de ellas con una media de varios miles de hectáreas. Se dedican a la cría extensiva de ganado para la exportación. El ganado se alimenta de pastos y hierbas silvestres, no muerde plantas leñosas. La propagación de plantas leñosas reduce la capacidad de carga de los pastos para el ganado y, por tanto, el número de cabezas de ganado en la tierra.

Es el resultado de una mala gestión de la tierra, signo de degradación de la sabana. Si se eliminan los arbustos y los árboles, los grandes terratenientes pueden aumentar sus rebaños de ganado y hacer más negocio.

Originalmente, los incendios naturales de la sabana provocados por los rayos también regulaban la propagación de los arbustos y los árboles. Pero en los pastizales, los incendios suelen ser suprimidos por los propietarios. Los cambios en las precipitaciones debidos al cambio climático y la mayor concentración de CO2 en la atmósfera también parecen favorecer el crecimiento de las plantas leñosas.

¿Qué intereses hay detrás de los proyectos de biomasa en Namibia?

En Namibia, los proyectos de biomasa son impulsados en gran medida por la GIZ. La empresa federal ejecuta desde octubre de 2013 el proyecto "Aprovechamiento de la biomasa de los arbustos" en Namibia por encargo del Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo (BMZ) y con una financiación de más de 24 millones de euros. El objetivo del proyecto definido allí es: "Se establece un sector de la biomasa que contribuye al desarrollo económico y a la restauración de los pastos".

Carta

Para: Ministro de Desarrollo Dr. Gerd Müller; Senado; Autoridad Ambiental de Hamburgo

Estimado Dr. Müller,

Estimadas Señoras y Señores:

Acogemos con gran satisfacción el hecho de que quieran promover las energías respetuosas con el clima.

Sin embargo, nos oponemos firmemente a la quema en centrales eléctricas de pellets de madera producidos a partir de arbustos y árboles.

Por lo tanto, no podemos apoyar de ninguna manera las actividades del proyecto del BMZ para "Uso de la biomasa arbustiva" en Namibia.

Talar arbustos y árboles de amplias áreas de la sabana de Namibia para exportarlos y convertirlos en parques industriales en pellets de biomasa de madera y luego quemarlos en centrales eléctricas en Alemania no es una forma ecológica de generar energía.

Las sabanas africanas son esenciales para la conservación de la biodiversidad y depósitos importantes y naturales de carbono para la protección del clima y en ningún caso son adecuadas como combustible para las centrales eléctricas.

¡Detengan los planes de tala de arbustos y árboles a gran escala para su exportación y para quemarlos en centrales eléctricas!

Un saludo atento,

Esta petición está disponible en los siguientes idiomas:

93.603 participantes

Con tu ayuda al­can­za­mos las 100.000:

Sus datos sólo se utilizan en el marco de nuestras campañas. Sus datos no se entregan a terceros. Le informaremos sobre futuras campañas.

Actividad Reciente